General / Agosto 26 de 2012

El poeta quindiano que fue, y los que serán

A excepción de la poesía de Luis Vidales —concretamente el deslumbrante lenguaje de Suenan timbres— y, quizá, la cuentística de Adel López Gómez, la producción literaria de los nacidos en el Quindío no ha recibido las palmas de la academia ni el espaldarazo de los lectores.

Tal fenómeno corresponde, desde luego, a diversos factores que van de la escasa circulación de las obras al, para algunos, inexistente menosprecio de los círculos mediáticos de las grandes capitales al trabajo hecho en las regiones.

No es el momento ni el espacio para dilucidar el porqué ciertos escritores del Gran Caldas con propuestas calificadas, en algunos casos merecedoras de galardones, son desconocidos por el grueso del público lector. Sí es oportuno, por el contrario, aludir a la consensuada urgencia de activar un circuito de distribución para que las fronteras administrativas no se marquen en los mapas culturales y mentales de los habitantes del Eje Cafetero.

Los siguientes poetas quindianos han cultivado la expresión artística como elemento gravitacional de sus vidas por lo cual es fácil encontrar en sus versos el dolorcillo en las costillas que según Jaime Jaramillo Escobar es la marca de los artistas. Probablemente para caldenses y risaraldenses, incluso para quindianos, los nombres y rostros sean por completo desconocidos.

Ya es hora de romper el cerco de silencio levantado por motivos diferentes a la calidad alrededor de estos y otros poetas.

A fin de cuentas no sólo en los pabellones de la Feria del Libro de Bogotá o en los cócteles del Hay Festival, la poesía habita.


Julio Alfonso Cáceres
Armenia. (1916-1980). Poeta y periodista. Vértebras (1938), Hélices de angustia (1945), Panoramas del hombre y del estilo (1949), Canciones para Emma (1955), Vaguedad de los días (1963), La soledad reciente (1972).

Arquitectura de tu silencio
Un marinero empuja su barco de papel
sobre las aguas bruscas de un mar amotinado…
las playas de la tarde limitan sus sirenas
y una estrella enmudece sobre el dolor de un muelle.

Más allá un tren suicida rompe colinas grises,
pasan desaforadas escuadras de pañuelos,
hay lágrimas rondando tiquetes y estaciones
y besos retardados contra las ventanillas.

Después un soplo aleve consterna el cielo cándido,
veloces pavimentos ruedan bajo los astros;
mientras cortan las hélices los caminos del ángel
al lado de un retrato desfallecen los mapas.

Todo en ti es movimiento sin que tu lo comprendas.
Cuando calla la noche pende de tu silencio.
Al borde de tus labios de ingenuo terrorismo
se asoman los diamantes versátiles del sueño.

Hay un fragor de vinos desatados,
un empuje de dagas y tabernas,
una compacta urgencia de cinturas quebradas
y de sexos tendidos al afán de la carne.

Cállate siempre en linos de sonrisa,
en esquemas de yerta primavera;
que tu silencio esconde regocijos de níspero
para sembrar colmenas entre mi sangre tensa.

Cállate siempre, siempre…
para que el viaje se haga sin salir de tus ojos.

Detrás de tu silencio de vidrios asombrados,
suben liras dementes hasta el barro de mi alma…
Tomado de La soledad reciente (1972).


Gustavo Rubio Guerrero
Armenia. (1952). Poeta y narrador. Los muros y la rosa (1997), El amor esa bestia un tanto sola (2003), Te das cuenta que no hay nada que amar (2007), Poemas del cuarto, segunda parte (2007).

Cacique
Aprendió trucos de robar color al cielo
A la noche perfume de sombra
Sin recato administró la luz municipal
El cacique llegó de Pereira un día cuya memoria
Extraña es al pasado de la lengua
Trajo varios conejos y consejos para sobrevivir
Una vez la casa cayera en deshora
Aprendió de mentira a decir sí a cuanto se moviera
Brindó favores a marrulleros obsesos
Y condecoró poetas de medio pelo
Cacique bailador de sones en desuso
Movía el cinismo como bambuco en zorra
Puso a bailar abogaditos y putas
Y con él toda la región cantó Cambalache
Inventó otros caciquitos mientras reía su madre
Cacique de mala muerte nefasto fue su paso
Quién detiene el desierto de sus días
Quién a sus muros de niebla les pone una bombilla
Es éste apenas el comienzo de su ausencia
Una tarde la rosa vendrá por él
Desmadrado ladrón de primaveras y alegrías

Tomados de Los muros y la rosa (2ª edición, 2010).


Omar García Ramírez
Armenia. (1960). Poeta y artista plástico. La dama de los cabellos ardientes (1994), Sobre el jardín de las delicias y otros textos terrenales (1994) y Urbana geografía fraterna (1997), entre otros.

Hombre lobo
El hombre lobo
sale de su guarida
a buscar ninfas de níveos cuellos y esculturales formas…

El hombre lobo
sale de la obscuridad de sus pensamientos
a la claridad de sus actos sangrientos.

¿Qué será del hombre lobo
cuando una noche cualquiera
de luna llena los guardias de la perrera municipal
lo encierren en una celda junto a un furioso dóberman que acaba de mordera un policía y una perrita rubia de la vida alegre?

¿Cómo explicarles que él no es un vil can,sino un hombre que lleva una vida de perros?
Tomados de Urbana geografía fraterna (1997).


Carlos A. Castrillón
Armenia. (1962). Ensayista, poeta y traductor. El rostro de los objetos (1990), Compendio de virtudes y alabanza (2003), Libro de las abluciones (2010). Burlemas e infortunios en la ironía de Les Luthiers (2011).

Problemas del hombre contemporáneo
Si intentas vencer, ya está vencido.
Manual de Aikido, IIa.

Todas las mañanas lo despierta el mismo deseo.
Tratar de encontrar
una salida decorosa para su vida:
un fuego de amor, alguna voz silenciosa,
un verso salvador que traiga el aire,
un destello del aire en su respiración pausada.

Todos los días el mismo deseo.
Desaparecer sin que nadie lo note,
como quien dobla un esquina, pero sin que lo encuentren luego
tirado por ahí con algunos gusanos en el cuerpo;
sin quedar haciendo falta
en un dormitorio, en la silla que mece su fantasma,
o en la luz que abre zanjas por los corredores.

Con un alma estéril para los abrazos,
desea vivir sin edad,
como los viejos y como los niños,
con ese pudor que solo es propio de los ciegos.

No sabe qué hacer con el tiempo.
Tantea los minutos como monedas en el bolsillo,
Los lanza al aire como quien regala dulces a las colegialas.
(Siempre hay un límite para la mano,un pedazo de piel que no se toca).

No dice mentiras, pero ya se le olvidaron todas las verdades.

Y cuando llega la hora del suicidio,desecha el veneno para ratas
por lo que pudieran pensar sus amigos.

Tomado de Libro de las abluciones (2010).


Juan Aurelio García G.
Armenia. (1964). Docente, poeta y ensayista. Mi poema es más hermoso que el tuyo (1998), Diccionario de humana anatomía (1998) y Oh Rossi/Los poemas de La Sierra (2000).

Se toparon de suerte
Se toparon de suerte
tras largos años de ausencia
se pusieron al día de noticias
convocaron recuerdos
concertaron el cuarto
de una vieja pensión
se quitaron los trajes
de hoy, de ayer, de tantos años
su traje de novia, de madre, de maestra
su impecable camisa de esposo circunspecto
su sonrisa verde de sábado en la tarde
–no, por supuesto, el peluquín–.
Se quitaron el polvo
las láminas del viento
hasta exhumar sus sexos
entre las carnes fósiles
y en contra de poema
de ramitas tan secas
rehicieron el amor.

Tomados de Noticias de Suburbia (Inédito).


Angélica Beltrán Lozano
Calarcá. (1983). Licenciada en Español y Literatura. Profesional en Ciencias de la Información de la universidad del Quindío. Libro inédito Saturday night poetry, prologado por Adalberto Agudelo.

Variaciones en torno a una puerta
Rememora los placeres del viento,
va y viene para sincronizar
con los corazones de los árboles del no-olvido.
La puerta lucha
para no olvidar sus raíces, sus pies de fango
a veces delira con muñones y bastones de palo.
En los días de invierno
estalla contra los marcos
para sacudirse la nostalgia
cuando ya no puede
con tanto hastío
se desquita contra los dedos
de algún niñito distraído.

Tomados de Saturday night poetry (Inédito).


Carlos Alberto Villegas U.
Calarcá. (1961). Ph. D. en La lengua, la literatura y su relación con los medios de comunicación, universidad Complutense de Madrid, con la tesis Psicogénesis de la risa, la risa como construcción de cultura S.C.L. Actualmente es T.A. (Teaching Assistantship) of the Maestry Creative Writing of the University of Texas, El Paso. Poeta quizás, escritor, talvez, inédito, sin duda.

Confesión de Homero
Alguien me habita
como a un vetusto caserón sin límites.
Me recorre lentamente.
En los pasillos de mis venas
musita cábalas antiguas
y teje poemas y leyendas.
Sus anhelos de mar se asoman
a las gastadas ventanas de mis ojos.
Es el otro que a veces me supera
emerge por mis poros
me sigue presuroso
por los dédalos infinitos
de una ciudad sin destino
se ríe de mi triste condición de burócrata
sabe que al final de la jornada
tendremos los dos idéntica estatura.

Tomados de Bitácora de Ulises.


Por Ángel Castaño Guzmán

Enviar | Imprimir |

COMENTAR ESTE NOTA

Otras Noticias

Pronóstico y alertas ambientales para hoy viernes 29 de agosto de 2014.


A las 6:30 de la tarde de hoy será el debut del Circo D’Italia ubicado al frente del estadio Centenario de Armenia, el cual cuenta entre sus atracciones un novedoso carro ‘Transformer’ nunca antes visto en el departamento.


Me río del despecho, Por qué no te callas, La cinco maridos y Me acusan de ser taimado son algunas de las canciones de su último compacto, las que presentó en visita en Armenia.