Editorial / JUN 04 2020

Sin alcalde

No pueden ser estos tres meses otro viacrucis para la ciudad y eso depende, en gran parte, del gobernador del Quindío.

 

Sin alcalde

Uno de los pecados cometidos por el gobernador saliente del Quindío en ejercicio de sus funciones fue haber dejado la capital quindiana durante casi un año y medio en manos de una persona que no estuvo a la altura de las circunstancias, que carecía de liderazgo, que pasó su tiempo como alcalde designado pidiéndole permiso a las personas que lo rodeaban para tomar decisiones, que no sabía comunicar, que no supo qué hacer con la ciudad y que hasta en el saludo de Navidad hablaron por él. 

Quedó muy claro que la designación de Óscar Castellanos Tabares, como primera autoridad del municipio fue un cálculo político con resultados nefastos para Armenia. Eso lo sabe el padre Carlos Eduardo Osorio Buriticá, sabe que se equivocó, que no pensaron en la ciudad, solo se acataron órdenes y Armenia tuvo que pagar un precio muy alto, fue un año y medio perdido, triste hasta para los propios funcionarios y contratistas de la alcaldía que no sabían para dónde iba esa administración. En la historia del municipio quedará el paso de Castellanos por el CAM como una fría, gris y eterna tarde ante la cual lo único que se puede hacer es esperar a que pase.

Cuando quedó vacante la posición de alcalde de Armenia en 2018, muchos se frotaron las manos y lo que se montó fue un show mediático, incluso con transmisión por televisión, dizque para designar de una terna al que reuniera los méritos suficientes para el tamaño de la responsabilidad que asumiría. Carreta. Todo estaba fríamente calculado y los cálculos salieron mal, muy mal. Tanto la interinidad, por casi tres meses, como luego la designación de Castellanos, hicieron que un muy buen plan de desarrollo ‘Armenia, más Ciudad’ quedara en el aire.

De todo lo que pasó en ese entonces, el actual gobernador, Roberto Jairo Jaramillo Cárdenas, estuvo al tanto. Tuvo incluso candidato para integrar la terna. Hoy, por esos giros del destino, volvió a tener qué ver con la designación de alcalde encargado, solo que esta vez de forma directa. Ojalá el criterio haya sido técnico y no de cálculo político como en aquel entonces y otra vez Armenia pierda tres valiosos meses. 

Dijo en diálogo con medios de comunicación el gobernador que ojalá hubiera mesura en todo lo relacionado con el proceso por el que deberá responder el alcalde titular José Manuel Ríos Morales, pero es que los ciudadanos ya no tienen confianza, ni paciencia. Ya se les agotó. Por eso, además, es que en las redes sociales de los medios de comunicación que han divulgado la noticia de la designación del señor Jorge Fernando Ospina Gómez como alcalde encargado de Armenia, los comentarios no han sido favorables.

Aunque ya hay un alcalde designado, la administración municipal entrará, como mínimo, en una pausa de tres meses. Sin alcalde titular no se van a tomar las decisiones trascendentales que requiere la ciudad, todo va a ser de trámite, ni siquiera tendrá tiempo el remplazo temporal de Ríos Morales de estudiar la situación local y muchas ideas y proyectos entrarán en el congelador, porque en resumen es como si Armenia estuviera sin alcalde.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net