Editorial / ENERO 20 DE 2021

Revocatoria

Le quedan tres años al alcalde de Armenia, si la revocatoria no prospera como todo parece indicar por las objeciones que pueda tener y por los votos que se requieren, para saber si era o no digno de gobernar la ciudad.

Revocatoria

Un poco apresurada e inconveniente resultó la propuesta de un grupo de ciudadanos de inscribir un comité para promover la revocatoria del mandato constitucional del alcalde de Armenia, José Manuel Ríos Morales. Le asiste todo el derecho a la sociedad civil de protestar por las vías legales, como en efecto lo están haciendo las personas inconformes con la labor del mandatario, pero en este caso particular se deben sopesar otras consideraciones antes de hacer un juicio final sobre la labor de la primera autoridad municipal.

Lo primero que debe tenerse en cuenta es el factor tiempo. El primer año de gobierno fue, para todos los alcaldes del país, un periodo atípico por la pandemia. Mal de muchos consuelo de tontos, dice el refranero popular y es verdad, pero resulta válido en esta oportunidad porque la realidad de la capital quindiana, en cuanto a avances de su plan de desarrollo, no difiere mucho de lo que sucede en otras zonas. A todos los alcaldes les tocó concentrarse en atender la emergencia sanitaria, en detrimento del cumplimiento de las metas propias de cada territorio.

Lo segundo es las vueltas que dio el plan de desarrollo antes de ser aprobado y en lo cual poco o nada tiene que ver el alcalde de los armenios. Basta recordar que fue un alcalde designado el enviado para colgar a última hora unos artículos nefastos para la ciudad, un sapo monumental que entero se tragó el concejo, agregando errores de procedimiento que desencadenaron un lío mayor para cuya solución hubo que acudir al Tribunal Administrativo del Quindío. Plan de desarrollo, en firme, tiene Armenia desde el mes de octubre, por eso alegar hoy incumplimiento del mismo resulta algo precoz.

Otra cosa es que el alcalde de Armenia poco o nada contundente haya hecho para aliviar los problemas heredados, que se le cuestione su independencia para gobernar, que esté en tela de juicio su capacidad de liderazgo, pero esos no son suficientes motivos para buscar su inmediata caída. Al alcalde habría que darle un compás de espera, por lo menos un semestre más, para que empiece a mostrar resultados o para que ratifique que no está preparado para sacar del hueco al que cayó la otrora llamada y con razón ‘Ciudad Milagro’.

El hoy alcalde no llegó al CAM por un deseo mayoritario de los armenios, su votación fue muy pobre, menos de treinta mil personas lo eligieron, apenas por tres mil votos superó los sufragios en blanco, pero llegó por la vía de la democracia y eso se debe respetar.  El ahora ejecutivo local comenzó a gobernar a partir del inconformismo de la mayoría y, hasta el sol de hoy, no ha podido revertir esa percepción. 

Del movimiento que hoy promueve la revocatoria, para que luego sus integrantes sean dignos de enarbolar la bandera de la independencia y el amor por la ciudad, lo que se espera es que no estén fletados por enemigos políticos del actual alcalde y que no tengan intereses electorales en el corto y mediano plazo. Ya pasó con el voto en blanco hace unos años, quien lideró ese movimiento lo utilizó para revivir su nombre y luego se lanzó como candidato, por fortuna se quemó, porque no tenía la altura moral para mandar.

Para quitarse tantas dudas que sobre su capacidad pesan, el alcalde se tiene que desmarcar, se tiene que liberar, tiene que sacudirse y pensar únicamente en la ciudad; solo así podrá tener la gobernanza que le falta y por lo cual tiene respirando en la nunca a un grupo de ciudadanos buscando una apresurada e inoportuna salida definitiva del despacho. En la cabeza del alcalde no puede haber espacio para pensar en las próximas elecciones ni en agradar o cumplirle a alguien diferente que no sea a los trescientos mil armenios.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net