Ciencia y Tecnologí­a / ABRIL 24 DE 2022 / 2 meses antes

‘Guerra’ contra el planeta

Autor : Diego Arias Serna

‘Guerra’ contra el planeta

Ante tanta barbaridad con el planeta que nos sirve de casa, a veces – horrorizados – desearíamos taparnos los ojos, pero lo que urge es actuar de manera eficaz en su defensa y protección.

“Es hora de que dejemos de quemar nuestro planeta y empecemos a invertir en las abundantes energías renovables que nos rodean”: António Guterres, secretario general de la ONU.

Desde 2017 la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) designó el 21 de abril como el Día Mundial de la Creatividad y la Innovación, celebrándose oficialmente por primera vez en 2018. Surgió con el propósito de promover el pensamiento creativo multidisciplinario que contribuya a lograrse un futuro sostenible, tanto para el planeta como las personas y la sociedad. Además, el 22 del mismo mes en 1970, la ONU decretó la celebración del Día Mundial de la Tierra, lo cual fue posible gracias a las protestas que se dieron en el mundo con miras a proteger más el medioambiente. 

Así que ya van 52 años haciéndole ese “tributo” a la Pachamama, supuestamente de respeto, aclamación a la sostenibilidad, peticiones al reciclaje y promoción de acciones más saludables, pero parece que ha sido un “saludo a la bandera”, porque lo que es más visible - por el deterioro - es que la humanidad lo que ha hecho desde hace varias décadas es “declararle la guerra”. Ahora se cree que, entre todos, con creatividad e innovación se puede salvar la Tierra. Los optimistas esperan que se logre, mientras que los pesimistas piensan que la naturaleza está a punto de infartarse.

La ONU hace llamados urgentes porque nuestra Madre Tierra pide que actuemos. Como expresa en su página web, la naturaleza está sufriendo: el calor extremo, los incendios forestales y las inundaciones afectan a millones de personas. Los cambios provocados por el hombre en la naturaleza y la biodiversidad pueden acelerar la destrucción y sólo podemos solucionarlo si actuamos ya. En el marco de esta fecha, Antonio Guterres hizo un llamado para acelerar el fin de nuestra adicción a los combustibles fósiles y acelerar el despliegue de energías renovables limpias.

Según ese organismo, el cambio climático (CC) inducido por el ser humano está causando una perturbación peligrosa y generalizada en la naturaleza, afectando a miles de millones de vidas en el mundo, señalándose que  ese fenómeno puede ser un proceso natural en el que la temperatura, las precipitaciones, el viento y otros elementos varían durante décadas o más. Recuerda que, en millones de años, nuestro mundo ha sido más cálido y más frío de lo que es ahora. No obstante, en la actualidad estamos experimentando un rápido calentamiento sin precedentes debido a las actividades humanas, principalmente por la quema de combustibles fósiles que generan emisiones de gases de efecto invernadero.

¿Qué es el cambio climático?

En un ejercicio pedagógico en su sitio en internet, la ONU se pregunta: ¿Qué es el cambio climático?  En parte de la respuesta afirma: “Las crecientes emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de la actividad humana actúan como una manta que envuelve a nuestro planeta, atrapando el calor del sol y elevando las temperaturas. Algunos ejemplos de emisiones de gases de efecto invernadero que provocan el cambio climático son el dióxido de carbono (CO2) y el metano. Estos provienen de la quema de combustibles fósiles, como la gasolina que utilizamos para conducir un carro o el carbón que utilizamos para calentar un edificio. El desmonte de tierras y bosques también puede liberar dióxido de carbono”.

Recuerda que “los vertederos de basura son otra fuente de gases de efecto invernadero. Los sectores de la energía, la industria, la agricultura y la eliminación de residuos son algunos de los principales emisores de gases de efecto invernadero. Las concentraciones de este gas han alcanzado sus niveles más altos en dos millones de años y siguen aumentando. Como resultado, la Tierra está aproximadamente 1,1 °C más caliente que en el siglo XIX. La última década, de este siglo, fue la más cálida de la que se tiene constancia. Mucha gente piensa que el cambio climático significa principalmente que tendremos temperaturas más cálidas. Sin embargo, el aumento de la temperatura es tan solo el comienzo”.

Advierte la Organización de Naciones Unidad que “debido a que la Tierra es un sistema en el que todo está conectado, los cambios en un área pueden influir en los cambios de todas las demás. Las consecuencias del cambio climático son, entre otras, sequías intensas, escasez de agua, incendios graves, aumento del nivel del mar, inundaciones, deshielo de los polos, tormentas catastróficas y disminución de la biodiversidad. Las personas experimentamos el cambio climático de diversas maneras. Afecta a nuestra salud, a la capacidad de cultivar alimentos, a la vivienda, a la seguridad y al trabajo”. 

Reconoce que “algunos de nosotros ya somos más vulnerables a los efectos del cambio climático, como las personas que viven en los pequeños estados insulares en desarrollo. Varias condiciones causadas por el cambio climático, como la subida del nivel del mar y la intrusión de agua salada, han avanzado hasta el punto de que comunidades enteras han tenido que reubicarse. Se prevé que en el futuro aumente este número de ‘refugiados climáticos’. En un informe de 2018, miles de científicos y revisores gubernamentales coincidieron en que limitar el aumento de la temperatura global a no más de 1,5 °C nos ayudaría a evitar los peores efectos del cambio climático y a mantener un clima habitable”

A mayor contaminación, más responsabilidad

Vaticina la ONU: “Sin embargo, la trayectoria actual de las emisiones de CO2 podría aumentar la temperatura global hasta en 4,4 °C para finales de siglo. Las emisiones que provocan el cambio climático proceden de todas las partes del mundo y nos afectan a todos, pero algunos países producen muchas más que otros. Los 100 países que menos emiten generan el 3 % de las emisiones totales. Los 10 mayores emisores aportan el 68 %. Todo el mundo debe tomar medidas en relación con el clima, pero las personas y los países que crean más problemas tienen una mayor responsabilidad para actuar con urgencia”.

Las tres naciones que más CO2 emiten a la atmósfera, en toneladas son: China, con 9,9 mil millones; EE.UU. con 4,4 mil millones y La India con 2,3 mil millones, por lo que son esas naciones las que más deberían invertir en mitigación del cambio climático. Si se tiene en cuenta el número de habitantes, claramente EE.UU.  es el que más contamina, con unos 230 millones, mientras que China cuenta con cerca de 1.402 millones e India está cerca de 1.380 millones de habitantes. 

Pero el problema no es sólo de emisión de CO2, también cada año el mundo pierde 10 millones de hectáreas de bosques; cerca de un millón de especies animales y plantas se encuentran en peligro de extinción. Los ecosistemas, fuentes de vida, muchos de ellos están contaminados. Hay que tener en que si están sanos ayudan a proteger de las enfermedades, porque la variedad biológica hace más difícil la propagación de patógenos. Por eso se ha planteado, como hipótesis, que la Covid-19 surgió por la destrucción de ecosistemas.

Para cerrar el círculo de afectación de la Madre Tierra, el homo sapiens le hace la “guerra” al planeta y no ha sabido convivir con su misma especie. Los conflictos sociales abundan, las confrontaciones entre países no paran, las potencias se preocupan más en ensayar nuevas armas y venderlas, mientras que los medios de comunicación, con sus mentiras, azuzan los conflictos, al punto que la amenaza nuclear compite con la contaminación como formas de destruir la vida en la Tierra. 

Ralentizar la muerte del planeta

La Tierra, como todo sistema del universo, así como se formó y se modificó, tendrá su fin. Pero el ser humano con sus, más o menos, 300.000 años de existencia, ha perturbado la evolución de la vida y en unos 200 años ha deteriorado los ecosistemas. Sin embargo, la inteligencia expresada en creatividad e innovación podría contribuir a que la crisis medioambiental se vuelva lenta y se logre alargar la vida aquí. Hay que empezar por reflexionar sobre la existencia de la vida y convencerse de que la naturaleza y los humanos deben formar una unidad de cooperación. 

Sin pretender plantear qué es la creatividad, se esboza su significado a partir de la frase de Albert Einstein: “La creatividad es la inteligencia divirtiéndose”, así como la de Paulo Freire: “No hay creatividad sin la curiosidad que nos mueve y que nos pone pacientemente impacientes ante el mundo que no hicimos, al que acrecentamos con algo que hacemos”. Es decir, Einstein resalta el hecho de gozar pensando, algo que poco se da en la formación académica; por su parte, Freire destaca lo que está implícito en el ser humana desde el momento que nace: la curiosidad, pero, infortunadamente la escuela la destruye. 

Aunado a la imaginación está la creatividad, y con esta se puede llegar a la innovación. Este es un escalón que permita llegar al espíritu emprendedor. Con esas cuatro palabras se harían muchas cosas, entre ellas salvar a la Tierra de las garras de quienes la destruyen: el capitalismo criminal, que se alejó del capitalismo que creó ciencia y tecnología, dedicándose a contaminar la Tierra y el cuerpo de las personas con comida chatarra y entreteniéndolas con basura tecnológica que intoxica la mente. 

Si a finales del siglo XX se decía que la riqueza de un país estaba en el conocimiento, en el XXI se afirma que además del conocimiento, la creatividad y la innovación, tanto individual como colectiva, deberán convertirse en la riqueza de las naciones, así lo señala el informe sobre la economía creativa: “Ampliar los cauces del desarrollo local”, elaborado con la colaboración de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y la Oficina de las Naciones Unidas para la Cooperación Sur-Sur. Además, con solidaridad y respeto podría salvarse, de su muerte prematura, la Madre Tierra.   

Lea también: Guerras: macabro negocio. II parte


Temas Relacionados: Ciencia Planeta Planetas Guerra

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net