Ciencia y Tecnologí­a / NOVIEMBRE 07 DE 2021 / 2 meses antes

Políticos, de espaldas al cambio climático

Autor : Diego Arias Serna

Políticos, de espaldas al cambio climático

Los miedos, las incertidumbres y la zozobra frente al futuro que les espera, ha convertido a las nuevas generaciones en los grandes protagonistas en la lucha por la defensa medioambiental.

La Cumbre Mundial del Clima de Glasgow, la COP26, la número 26 desde la de 1995 en Berlín, debió llevarse a cabo el año pasado, pero la pandemia lo impidió. La de este 2021 contó con la participación de unos 120 países. El retraso de un año sirvió para que se llegase a esta nueva cumbre con un mayor conocimiento científico sobre el calentamiento del planeta. La exploración de artículos sobre el tema corroboró que el cambio climático sí ha sido por la irresponsabilidad y negligencia de los humanos. Es decir, es antropogénico. 

Un aspecto positivo de estos certámenes es la participación de la juventud con su voz de protesta y sus carteles denunciando lo que está pasando con la Pachamama. La capital de Escocia, sede del evento desde el 1 de noviembre, ha sentido a miles de jóvenes denunciando la negligencia de gobernantes y líderes políticos asistentes. El viernes fue precisamente el día de los jóvenes, quienes en sus marchas exigieron más compromisos y que cumplan los acuerdos de esta reunión. 

Porque una cosa es lo que prometen y dicen hacer los líderes políticos, y otra lo que en realidad hacen para detener el calentamiento. Se podría afirmar que ellos están de espaldas al cambio climático, como lo evidencian las cifras que manejan los expertos. Alejandro I. López, en un artículo publicado el 28 de octubre en National Geographic, titulado: “Los compromisos climáticos son insuficientes y a este ritmo, la temperatura aumentará 2.7ºC: ONU”, manifestó que se está lejos del límite de 1.5ºC pactado en el Acuerdo de París, hace seis años. 

Luego agregó: “El Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente presentó su Informe sobre la Brecha de Emisiones 2021 con un mensaje claro: los compromisos climáticos nacionales son insuficientes. Si en estos años, las inundaciones o las sequías, las olas de calor y el deshielo, han sido tan pronunciados, y ha hecho tanto daño ¿qué se podrá esperar si la temperatura sigue subiendo?” 

 Pero no solo el planeta ha dado señales del desastre, también los científicos con sus indagaciones han señalado que el planeta azul está cambiando a un color turbio. En otro artículo publicado también en National Geographic el 19 de octubre, titulado por López: “99.9% de estudios científicos coinciden: los humanos provocamos el cambio climático”, escribió: “Después de analizar 88.000 estudios, la evidencia es contundente: el cambio climático es provocado por la humanidad. Ya no hay lugar a dudas”. 

El hombre, el gran culpable 

 Reiteró López que “a pesar de las teorías de conspiración, los sesgos de políticos y las explicaciones que intentan atribuir el aumento sostenido de la temperatura en el planeta a otros factores ajenos a la sociedad industrial, el cambio climático es un fenómeno provocado principalmente por la actividad humana de los últimos siglos”. 

 Recordó que “el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) fue creado en 1988 con el fin de conocer más a fondo sobre las causas, consecuencias y las respuestas de la humanidad ante lo que entonces era considerado como una interferencia antropogénica peligrosa en los sistemas climáticos”. 

De acuerdo con lo expuesto por él, “aunque hace tres décadas los fenómenos climáticos extremos no resultaban tan evidentes como en la actualidad, el aumento de incendios forestales incontrolables, sequías, inundaciones y olas de calor en los últimos años ha eliminado todo espacio para la duda: el cambio climático es real y según el último informe del IPCC publicado en agosto de 2021, sus efectos serán irreversibles por siglos y milenios”. 

Explicó que de todos los artículos científicos revisados por pares publicados de 1991 a 2012 a propósito del cambio climático, el 97% coincide en que se trataba de un fenómeno provocado por la acción de nuestra especie. Casi una década después, una nueva investigación de la Universidad de Cornell, EE. UU., examinó a detalle la literatura científica publicada desde 2012 hasta noviembre de 2020. 

El citato experto señaló que, de los 88,125 estudios relacionados con la crisis climática en el periodo más reciente, el 99.9% está de acuerdo en que el cambio climático es causado principalmente por la actividad humana. A su turno, Bejamin Houlton, decano de la Facultad de Ciencias de la Vida en Cornell y coautor del estudio dijo: “Es fundamental reconocer nuestro papel en las emisiones de gases de efecto invernadero para que podamos movilizar rápidamente nuevas soluciones, dado que ya estamos siendo testigos en tiempo real de los devastadores impactos de los desastres relacionados con el clima en las empresas, las personas y la economía”. 

Desinformación e ideas conspirativas 

El autor del artículo también relató lo siguiente: “La conclusión del estudio coincide con el último informe del IPCC, que responsabiliza de forma inequívoca a nuestra especie por la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera desde la Revolución Industrial y hasta la actualidad. En un comunicado, la Universidad de Cornell explica que, si bien existe un consenso científico a raíz de décadas de investigación, las encuestas demuestran que la opinión pública aún apunta a “creencias falsas” a propósito de la causa del cambio climático”.  

Mencionó que “el equipo cita una encuesta del Pew Research Center realizada en 2016, en la que sólo el 27 % de adultos en Estados Unidos creían que los científicos estaban de acuerdo en que el cambio climático se debe a la actividad humana. Además, la polarización política y los mensajes pseudocientíficos desde altos cargos públicos han sumado a la desinformación, alimentando teorías sin sustento o ideas conspiracionistas”. 

 La desinformación, como en la pandemia, contribuye a que la sociedad no adopte posiciones sanas frente al cambio climático, y a la contaminación de la gran industria se le suma el despilfarro de la población. La ONU también advierte sobre el desastre del planeta. El 3 de noviembre se conoció su último reporte sobre el particular. 

  Allí enfatizó que “el calentamiento global está sucediendo y rápidamente, la humanidad es la responsable y pese a que coexistimos con los efectos, aún estamos a tiempo de hacer algo”. Para los expertos, el hecho de que, en este verano, en la Unión Europea se hubiesen alcanzado temperaturas de 48ºC, como sucedió en Sicilia, es la confirmación y demostración de que los resultados del calentamiento de la Tierra no se encuentran muy lejos, está ocurriendo – ahora - y en este momento. Friederike Otto, investigadora de la universidad de Oxford, una de las autoras de dicho reporte, alertó además que esto está impactando a todas las regiones del planeta. 

Recomendado: Redes sociales: una nueva adicción

América latina, muy afectada 

El reporte de la ONU presentó los cambios de temperatura del planeta desde mediados del siglo XIX, hasta este siglo; cuando el promedio global fue de 1.09ºC más elevada entre el 2011-2020, es decir, en menos de una década, en comparación entre 1850-1900, medio siglo. Mientras que, la última media década fue la más calurosa registrada desde 1850. Para el caso de Turquía, de acuerdo con los datos más recientes, la temperatura promedio aumentó un 2.6ºC, posicionando al mes de mayo de este año como el más caluroso desde hace cinco décadas, alertando acerca de la severidad y el efecto de las sequías debido al calentamiento de la tierra. 

Otro de los reportes desarrollados por Mehmet Somuncu de la Universidad de Ankara, advirtió también acerca del impacto hacia el turismo, explicando cómo las altas temperaturas y las sequías afectarán los viajes a Turquía, provocando falta de agua tanto para sus habitantes como para los visitantes, e incrementando los costos de refrigeración ambiental. 

Por otra parte, el índice reciente de expansión del incremento del nivel de mar prácticamente se ha triplicado, si lo relacionamos conforme a cuánto creció de 1901 a 1971. Las olas de calor con las que nos estamos encontrando se han vuelto más habituales desde 1950, de acuerdo con dicho reporte. Sobre Latinoamérica, el informe consignó: “Esta se posiciona como una de las regiones más afectadas en el planeta por el incremento de la temperatura y el nivel del mal”. 

Sobre lo que nos espera acerca de esta preocupante situación vaticinó: “El pronóstico es que en los siguientes años la predilección de intensos aumentos en la temperatura continúe, inclusive a una cadencia más acelerada que en el resto de la Tierra, tanto en las naciones del norte, centro y sur del territorio. El reporte es alentador porque expresa que aún no está todo perdido, y que las autoridades y quienes cuentan con el poder de decisión comiencen a implementar estrategias para disminuir emisiones”. 



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net