Cine / FEBRERO 26 DE 2023 / 3 meses antes

La esencia Lasso

Autor : Camila Caicedo / cinemaredrum@gmail.com

La esencia Lasso

 Ted Lasso cuenta la historia de un entrenador de fútbol americano universitario de Kansas, que acepta dirigir un equipo de fútbol profesional inglés, a pesar de no tener idea de ese deporte.

Justo cuando me repetía la primera temporada de Ted Lasso, para recordar algunos detalles y, nuevamente, llenarme de ánimo, mis amigas enviaron un meme sobre lo tedioso del coaching en sus trabajos. Mi comentario de inmediato fue salir a la defensiva, aunque nunca he tenido una sesión de coaching laboral, y recomendarles el coach que en ese momento me estaba haciendo reír, y quien ya me había salvado en una de mis crisis más grandes, el entrenador Lasso, personaje principal de la serie de Apple TV. Y es que finalizando el 2020, con una pandemia mortal cada vez más cercana, mi vida laboral incierta y un miedo constante a que algo malo les pasara a mis seres queridos o a que todo se pusiera peor, esta serie fue como un abrazo fuerte y motivador que me permitió tener un poquito de esperanza o, al menos, afrontar ciertos momentos de soledad. 

Al principio me costó decidirme a verla, tal vez por lo “poco problemática” que luce en su póster, que básicamente es solo un hombre prolijo y sonriente, sosteniendo un balón. Creo que la subestimaba, pensando que era una comedia ligera que no me haría gracia, o porque sentía que necesitaba de algo mucho más dramático, que me hiciera sentir que había cosas peores que mi situación de estar encerrada, oyendo cómo se incrementaban los casos de muerte por coronavirus y lo espantoso que era respirar un poco de aire, sin un tapabocas de por medio. 

Por esos días volví a ver películas que me habían aterrorizado de niña, como The Exorcist, y había llorado con la serie Fleabag, que me hacía sentir identificada con su irreverencia. No obstante, al decidir darle play a Ted, y ver su contraste con los demás personajes, muchos de ellos insoportables, la experiencia se volvió regocijante. Ted nunca cae en lo empalagoso, sino que, con perseverancia y humor, va ablandando a sus compañeros, como al jugador al borde del retiro, Roy Kent, que siempre está enojado con el mundo, pero que se convierte en su aliado furioso para cumplir algunas de sus metas, o el narcisista goleador Jamie Tartt, que tiene una actitud detestable, pero que termina sonriendo en silencio cuando Lasso lo trata con dulzura, e incluso a aquella televidente que miraba con duda su afiche, para terminar enternecida y llorando de risa con cada nueva ocurrencia.

Con sus primeras escenas me sentí como en casa, gracias a sus diálogos sarcásticos que, al hablar de fútbol, me recordaron mis días de periodista deportiva, cubriendo a un equipo siempre al borde del colapso, al que llegué a animar mentalmente, pese a que no tuviera un líder tan carismático ni se disputara un cupo en la Premier League.

A su vez, la energía positiva que Jason Sudeikis logra imprimirle al personaje de Ted Lasso es tan genuina, que no solo era lindo de ver, sino que además llegaba a sentirse como una lección hecha a mi medida, como si él supiera que al otro lado había alguien que tenía tantas frustraciones y miedos como Rebecca, la dueña del club para el que trabaja, que, aunque suele mostrarse fuerte e imbatible, estaba cargada de dudas y de llanto fácil.

Y es que al principio de la serie, Rebecca es una mujer amargada y petulante, que tiene la firme intención de hundir al amado equipo de su exmarido, del que se divorció después de conocer sus múltiples infidelidades, por lo que la decisión de contratar a un gringo inexperto no es una coincidencia. Sin embargo, su nuevo coach empieza a confrontarla con una amabilidad que, pareciera, nunca había experimentado, al saludarla todos los días, hornear postres y consultarle decisiones, hechos que poco a poco empiezan a causarle remordimiento, pues más que un simple señuelo para la derrota, Ted se transforma en su amigo.

Con cada nuevo encuentro, la vulnerabilidad de Rebecca se hace evidente, convirtiéndose en un personaje mucho más humano de lo que parecía en los primeros capítulos y generando algunas de las situaciones más divertidas de la serie, debido a su temor de contagiarse de positivismo y de refugiarse en aquellos que llegó a mirar con desdén. 

Esto sucede especialmente con el personaje de Keeley Jones, una reconocida modelo, novia del jugador Jamie Tartt, que le ofrece su apoyo en los momentos más incómodos y devastadores que debe enfrentar. Keeley, que tiene una apariencia de jovencita superficial, termina siendo la sabia consejera de esa empresaria resentida, que adquiere nuevas perspectivas sobre el amor propio, la amistad femenina y su capacidad de liderazgo, mientras toman champaña en las calles de Londres o cuando se sonríen en el estadio.

Quizá por eso, porque sin duda la esencia de los amigos está en ella y, porque la amistad es como esa especie de coaching gratuito que nos damos cuando estamos derrotados, pensé en mis amigas, que aunque encuentren incómodos esos métodos de motivación, muchas veces han sido las Ted Lasso de mi vida, y seguramente, cuando tengan el placer de cruzárselo en un computador o un televisor, terminarán “poniéndose la camiseta” para apoyar los métodos de este entrenador.
 


Temas Relacionados: Cine Ted Lasso


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net