Ciudad / ENERO 19 DE 2022 / 4 meses antes

Carlos Mario Álvarez Morales, un alcalde diferente

Autor : Ernesto Acero Martinez

Carlos Mario Álvarez Morales, un alcalde diferente

Carlos Mario Álvarez Morales .

Desde su posesión, promovió el trabajo colaborativo e invitó a repensar el desarrollo de la ciudad, protegiendo las fuentes hídricas, el paisaje y la biodiversidad. 

Antes de que el reloj marcara las 9 p.m., el pasado lunes 17 de enero, en su cuarto de habitación, junto a su esposa Luz Patricia, respiró por última vez Carlos Mario Álvarez Morales. A la 1:35 a. m., ya del martes, después de los procedimientos de rigor y bajo un cielo de luna llena, el cuerpo cubierto de Carlos Mario pasó al lado de sus amigos y familiares, cargado por trabajadores de una funeraria, hasta una pequeña camioneta blanca, tipo van, con destino a un horno crematorio. 

Sollozos y llanto de no menos de veinte personas que hicieron presencia en la vivienda del exalcalde de Armenia tan pronto se enteraron de la luctuosa noticia, fue lo único que se escuchó antes de que el conductor del carro mortuorio encendiera el motor del vehículo para hacer tránsito al centro de Armenia, ciudad en la que nació, creció, estudió y trabajó el hijo del profesor Mario Álvarez y la distinguida dama Cielo Morales. 

La médica que certificó el deceso del licenciado en Educación Física, y filósofo egresado de la Universidad del Quindío, aseguró que Carlos Mario registró hipoxia. Eso explica el sudor y los minutos de desvarío del humanista antes de quedarse dormido, al lado de su compañera de sueños y batallas, minutos antes de que un paro cardiorrespiratorio pusiera fin a 55 años de vida terrenal. Hoy, ya con la presencia de su hija Juliana, que viajó desde Estados Unidos para despedir a quien la educó con tanto amor, los quindianos le dirán adiós a quien fue elegido alcalde de Armenia el 25 de octubre de 2015. 

Carlos Mario, el cuyabro 

En 1988, un paro cardíaco terminó prontamente con la vida del educador y comentarista taurino Mario Álvarez Hurtado. El ilustre profesor de matemáticas, gratamente recordado por los estudiantes del San Luis Rey, heredó a su hijo el gusto por la docencia. De ahí que Carlos Mario se hubiera desempeñado como instructor en el Sena. Antes de ser docente, dirigió en sus años juveniles el gimnasio de acondicionamiento físico Olimpia, ubicado en el norte de Armenia. 

Años más tarde, seducido por las preguntas fundamentales de la vida, Carlos Mario se matriculó en el programa de Filosofía de la Uniquindío, de donde egresó cumpliendo con el requisito de elaboración de un trabajo de grado titulado Disenso Creativo. Lo estudiado en el alma mater le marcó el actuar por el resto de su vida y fue el insumo principal de su gestión como primera autoridad del municipio de Armenia. 

A Carlos Mario siempre le gustó el deporte. Fue hábil con el balón de fútbol, disfrutaba las carreras de ciclismo y practicaba atletismo. Participó en varios cuartos de maratón en diferentes partes del país, pero le tuvo que cancelar el lunes en la mañana a Luis Carlos, uno de sus amigos de atletismo, la trotada programada para el martes en la mañana porque se sentía algo indispuesto. Asiduo lector, cinéfilo, buen conversador y siempre sonriente, así recuerdan a Carlos Mario sus allegados

Antes de ser alcalde, Carlos Mario Álvarez fue asesor en el Congreso de la República, luego fue asesor de despacho en la alcaldía de Armenia y después secretario de Desarrollo Social, cargo que le valió el reconocimiento de decenas de líderes barriales que terminaron por imponer su nombre como candidato a la alcaldía de Armenia, por encima de curtidos hombres de la actividad política en el Quindío. 

Carlos Mario, el alcalde 

El domingo 25 de octubre los armenios acudieron a las urnas para elegir a quien ellos creían era la persona idónea para dirigir la ciudad. La votación fue histórica, el educador Carlos Mario Álvarez, militante del partido Liberal, se convirtió en todo un fenómeno político. 70.741 votos le dieron al filósofo la alcaldía de Armenia. El uniquindiano duplicó la votación que obtuvo su entonces contendor, el hoy alcalde José Manuel Ríos Morales, a quien Álvarez Morales le remitió, desde La 40 de Pereira, un manuscrito deseándole suerte en la gestión como mandatario de los cuyabros. 

Una vez posesionado en su cargo como alcalde, el 1 de enero de 2016, Álvarez Morales puso en marcha un modelo de trabajo al que llamó liderazgo e inteligencia compartida, que rápidamente caló entre su equipo de gobierno, gremios, líderes comunales y ciudadanía. De su labor como alcalde se recuerda la lucha que dio, soportada en decretos, para frenar el crecimiento indiscriminado de la ciudad. Cuestionó e intervino el plan de ordenamiento zonal de la avenida Centenario y motivó al procurador general de la época, Fernando Carrillo Flórez, para que se librara una cruzada local y nacional para salvaguardar el territorio verde y su biodiversidad, del crecimiento descontrolado

Durante los 28 meses que despachó como alcalde, Carlos Mario logró que el contratista de las obras de valorización desistiera de realizar 2 de los proyectos, lo cual se convirtió en un alivio para las finanzas del municipio y el ya por esa época desfinanciado proyecto de valorización promovido por su antecesora Valencia Franco. Las denuncias y pruebas, aportadas por el entonces alcalde, permitieron desarticular la organización criminal que se había configurado para apropiarse de recursos públicos y, de paso, le significó quedar apartado tempranamente de su cargo como alcalde. En enero del año 2021, la Procuraduría General de la Nación revocó la sanción que pesaba sobre Álvarez Morales y lo absolvió de toda responsabilidad en el desfalco de las obras de valorización. 

En su balance como ejecutivo local también queda la habilitación de 8.4 kilómetros de bicicarril, la puesta en marcha de la Zounidad, la creación de una ruta de arte público compuesta de murales y esculturas de gran tamaño, la promoción de funcionarios de carrera administrativa a cargo directivos, la realización de la feria de los niños, la formulación del proyecto para la construcción de la avenida circunvalar del río (hoy llamada avenida Los Guayacanes), la dignificación y el reconocimiento del trabajo de los miembros de juntas de acción comunal, la terminación de las únicas tres obras de valorización que se han habilitado, la recuperación y modernización del centro de zoonosis, y la derogación del decreto que regulaba el aprovechamiento urbanístico adicional en Armenia porque impulsaba el crecimiento indiscriminado y desordenado en alturas en la capital quindiana. 

Ver también: Millonaria inversión en los barrios Porvenir y Popular para evitar inundaciones en el Milagro de Dios



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net