Deportes / JUNIO 17 DE 2022 / 3 meses antes

Cerca de la gloria: Quindío hoy puede gritar campeón

Autor : Redacción deportes

Cerca de la gloria: Quindío hoy puede gritar campeón

De imponerse esta noche, la escuadra cafetera daría un paso importante en busca de su regreso a la A, pues quedaría inscrito para la gran final del año, frente al campeón del segundo torneo.

El partido de vuelta de la gran final ante Boyacá Chicó se iniciará a las 7 de la noche. La ida concluyó con un 0-0.

Quindío está listo para dar la vuelta olímpica en el estadio Centenario. Nada sería más triste para su hinchada que dejar escapar esa alegría, pero venga lo que venga, ya está preparada para colmar las gradas del ‘Jardín de América’ hoy a las 7 p. m. Lo peor que le puede pasar a esa gente buena es que salga del escenario con una eliminación a cuestas, y de cargar esos lastres sí que sabe.

Las esperanzas están centradas en unos jóvenes que acaban de llegar a Armenia, pero ya quieren irse. Sonrieron al arribar a la ‘Ciudad Milagro’ porque experiencia les ha demostrado que el equipo de aquí es un trampolín en el que, por ejemplo, Hugo Rodallega se paró ganando escasos $700.000, para después de impulsarse un poquito caer en el Deportivo Cali para facturar $30 millones mensuales, por allá en el 2005.

Solo fue que el ‘Depredador’ despuntara en la selección Colombia sub-20 para que le coquetearan, y preciso ese es el sueño de todos los noveles deportistas que hoy visten la camiseta verdiamarilla: jugar, gustar y volar, y entre más lejos, mejor.

Pero sea con la motivación que sea, lo importante es que el grupo hoy salga con la firme intención de ganar, lo que, viendo los dos equipos, sería lo más normal. Y hay una realidad, qué más da si los jugadores se van apenas despuntan, siempre y cuando antes de hacer sus maletas dejen escritas acá páginas doradas.

El 0-0 en el partido de ida de la gran final del torneo del primer semestre de la B ante Boyacá Chicó era un resultado previsible. El ajedrezado no es que sea un equipo que meta miedo, es más bien limitado, y recordemos que el Quindío es el grande del ascenso o por lo menos el de más historia y más ingresos por derechos de televisión.

Eso lo ubica en los estratos altos, eso le da un plus que puede aprovechar, pero que, triste es decirlo, casi siempre desaprovecha. No obstante, hoy tiene en sus filas elementos serios que no quieren dar ninguna ventaja. Es el caso del portero uruguayo Mathías Cubero, que fue subcampeón del mundo con su país en el Mundial Sub-17 de 2011 y se llevó además el Guante de Oro.

Muchos creían que la suya era una gloria del pasado, pero con atajadas providenciales ha demostrado que está más vigente que nunca. Su suplente es Luis Estacio, otro estelar, que ya con más pinta de técnico, con el peso en quilates de su veteranía, cuando le toca se luce bajo los tres palos. 

Retos complicados ya ha afrontado la escuadra en lo que va de la competición, superando a rivales que sobre el papel eran los más difíciles, como es el caso de Fortaleza, frente al que pudo consolidar su clasificación a esta final, tras un empate providencial (1-1).

Las directivas de la institución deben consolidar un trabajo serio y bien estructurado pensado a corto plazo, pues de nada serviría un primer semestre brillante si este no se complementa con un segundo semestre de buenos resultados que le permitan llegar en buen momento a la gran final.

Ser campeón de las dos competencias le entregaría al Quindío su tiquete de regreso a la primera división del fútbol profesional colombiano, de donde nunca debió haberse ido, pero del que se marchó por las malas decisiones administrativas.

Por fortuna, siempre hay tiempo para recomponer el paso y este semestre le ha llegado la oportunidad a un equipo que cuando quiere es fuerte y que cuando lo desea es protagonista, sin ningún atenuante, de las competencias en las que participa.

No por nada este equipo completa 21 juegos sin perder, un invicto importante en el torneo conseguido gracias a la labor que ha desarrollado el técnico Óscar Héctor Quintabani, que aún con muchas precariedades ha logrado consolidar una campaña exitosa.

Elementos como Jairo Roy Castillo, volante de creación, y el goleador Luis Fabián Mina brillan con luz propia en el onceno. 

El artillero, que ya suena para el fútbol del exterior, específicamente de Ecuador, ya debe estar pensando en su nuevo destino, y la invitación a quienes como él defienden el uniforme del campeón del 56 es que cuando lleguen a la institución, si lo hacen pensando en que podrán catapultarse a un club donde tengan mejores oportunidades, trabajen fuerte y suden la camiseta para que cuando se marchen lo hagan dejándole a esa pasión llamada Deportes Quindío un poco de gloria. ¡Vayan por el título!

Le puede interesar: Tigres del Quindío pisa fuerte en fútbol y futsal



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net