Economí­a / ENERO 21 DE 2022 / 8 meses antes

9.000 empleos generados en Armenia, pero todos informales

Autor : José Alejandro Castillo Jaramillo

9.000 empleos generados en Armenia, pero todos informales

Foto : John Jolmes Cardona Núñez, la crónica digital

De acuerdo con Juan Daniel Oviedo Arango, director del Dane, la ciudad ha tenido una importante recuperación de puestos laborales tras la pandemia de la Covid, pero tiene un problema crónico de informalidad.

En entrevista con LA CRÓNICA, Juan Daniel Oviedo Arango, director del Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane, dijo que Armenia tiene un problema crónico en cuanto a informalidad laboral, pues, según las cifras del mercado laboral para el trimestre septiembre-noviembre de 2021 —58 % de informalidad—, en la ciudad se generaron 9.000 empleos nuevos, pero ninguno en la formalidad.

Dijo que sin tener estadísticas precisas, lo que se evidencia en lo macro es que los incentivos en materia de estabilidad de la nómina y de otros programas como las Zonas Económicas y Sociales Especiales, Zese, de las que hace parte la capital quindiana, sí generan un entorno positivo para la recuperación de empleo, “pero pensar que ha sido determinante en Armenia o el Quindío, no sería correcto, porque la vinculación de personas al mercado laboral ha sido desde la informalidad en sectores como comercio, turismo y belleza”.

Aumento del salario mínimo aumentaría informalidad

Oviedo Arango señaló que los expertos en la materia han dado a conocer que el aumento del 10.07 % del salario mínimo para este año aumentaría, aún más, la informalidad.

Recordemos que, si yo clasifico a todas las personas ocupadas en el total nacional, según el número de salarios mínimos que ganan, tengo que el 48 % devenga menos de un mínimo y el 16.1 % aproximadamente un mínimo y, al subir el salario mínimo 10.07 %, la probabilidad de que el aumento en ese mismo porcentaje se dé en la informalidad es de cero. Así mismo, es difícil que en la zona rural se incremente en esa misma medida. La diferencia cada vez será más alta, por lo que ese incremento puede tener un efecto en la informalidad.

Recomendado: Impuesto de industria y comercio, los cambios con el nuevo estatuto tributario

Así está el mercado laboral en Quindío

“Por la pandemia, el mercado laboral en el departamento del Quindío se vio muy afectado, no solo en la zona urbana, sino en la rural, porque allí también la dependencia del comercio es muy importante. De esta manera en el último trimestre evaluado en 2021 —septiembre-noviembre—, estaba presentando una tasa de desocupación del 12.9 %, mientras que en ese mismo periodo de 2020, la cifra fue de 17.5% y antes de la pandemia era del 13.2 %. Esto significa que como el comercio fue el primero en reactivarse, estamos viendo una tasa de desempleo por debajo de los niveles de pandemia”, dijo el director del Dane.

Relató que cuando se hace ese análisis para Armenia, también hay un balance positivo. “13.8 % la tasa de desempleo en el último trimestre de estudio, mientras que en el mismo periodo de 2020 llegó a ser del 19.6% y fue del 14.4 % antes de pandemia. Por esa razón la capital quindiana ha sido la segunda ciudad del país que más ha reducido el volumen de personas desempleadas, pero el costo ha sido que esa recuperación ha sido más marcada en la informalidad que como se ha dicho antes se ubica por encima del 58 %, cuando hace un año de alrededores de 55%”.

Aseguró que esta recuperación se ha visto marcada en alojamiento, servicios de comida, turismo y actividades artísticas y de entretenimiento. “Así mismo, estamos viendo en el último trimestre una reactivación de las actividades de servicios administrativos y de limpieza, gracias al retorno de las empresas, las cuales han vuelto a llamar al personal para limpiar, brindar seguridad, entre otras labores. Finalmente, está el sector de la construcción, que en este último trimestre recuperó en Armenia 3.000 nuevos puestos de trabajo, generando en total cerca de 13.000 empleos.

Apuntó que la reactivación del sector constructor se refleja en el aumento del área licenciada, pero más asociada a proyectos no residenciales. “En el Quindío estamos viendo crecimiento de áreas licenciadas para locales, bodegas, oficinas, algo que en otras ciudades se contrae porque ya hay sobreoferta”.

Sobre el aporte de las industrias manufactureras, Oviedo Arango manifestó que se han recuperado cerca de 2.000 puestos de trabajo. “Armenia es muy fuerte en elaboración de alimentos y, a lo largo del año, ha tenido una demanda muy importante, pero en noviembre vimos la reducción de la venta de alimentos, pues sabemos que la inflación ha sido fuerte y los hogares han comenzado a buscar sustitutos de algunos productos como la papa y la carne o están comprando menos”.

En relación con el mercado laboral por sexo, el funcionario aseveró que Armenia no tiene brechas tan marcadas como a nivel nacional, generando un beneficio, pero también un costo. “Hemos dicho que la ciudad se mueve con comercio, restaurantes, y peluquerías, en estos las mujeres son mayoría, por lo que reactivar estos sectores, le da más probabilidad a este género. En el país la brecha es de 7 u 8 puntos, mientras que en Armenia es de 5 puntos. Ese sería el beneficio, pero el costo es que hay más propensión a la informalidad, todas estas mujeres al estar trabajando en la informalidad tienen una vulnerabilidad en el presente e incluso a futuro porque tendrán que seguir laborando en su vejez, por no cotizar pensión”.

En cuanto a la población joven, dijo que en las mujeres, Armenia ha tenido un desempleo más representativo. “Cuando me concentro en la población joven, la brecha entre hombres y mujeres se agrande a casi 9 puntos, esto debido a que muchas jóvenes han dejado de estudiar y ahora hacen parte del mercado laboral, pero no se han ubicado”.

Reactivación económica

El director del Departamento Administrativo Nacional de Estadística aseguró que cuando se habla de lo relacionado con la reactivación económica del país hay un panorama mixto que el Dane, de una forma muy precisa, ha descrito a lo largo de los últimos meses. 

“En donde en primer lugar, si queremos ver que le ha pasado al Producto Interno Bruto, PIB, podemos decir que Colombia ya logró superar el retroceso que tuvo en 2020 —año de mayor afectación por la pandemia de la Covid-19—, en donde el PIB tuvo una caída del 6.8 %”, dijo Oviedo Arango.

Agregó “El PIB, que se mide trimestralmente, tiene una variable que se llama indicador de seguimiento a la economía, que es el valor agregado solo de su producto interno bruto, el cual en noviembre pasado el valor agregado de la economía fue 9.6 puntos porcentuales superior al que tuvimos en noviembre de 2020, pero, a su vez, fue un 5.4 % superior al que generó la economía colombiana en noviembre de 2019”. 

Apuntó que lo anterior significa que sumando lo que sucedió en 11 meses en la economía colombiana, el crecimiento de este indicador, que es muy cercano al PIB, fue de 9.9 % comparado con el mismo periodo de 2020 y del 1.9 % comparado 2019. “Podemos asegurar que la actividad económica ya se encuentra por encima de los niveles prepandemia, pero la mixtura de ese panorama se debe al empleo, que es lo que está detrás de la actividad económica y la forma en la que se traduce en ingresos y bienestar a la sociedad y en materia de generación de puestos laborales hay un rezago muy importante, donde todavía la población ocupada es el 94 o 95 % de lo que había antes de la pandemia”. 

De esta manera se estima que el coronavirus generó la pérdida de 2.5 millones de empleos, de los que se han recuperado aproximadamente 1.4 millones, resta recuperar entre 1.1 y 1.2 millones.

“En términos generales de recuperación económica, en la comparación incluso con el grupo de países que hacen parte de parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, Ocde, Colombia destaca dentro de los indicadores de reactivación y a veces estamos superando, en América Latina, a Chile, pero en recuperación de puestos laborales no estamos al nivel de los otros países como México”.

El optimismo en Armenia 

Aunque en Armenia cerca del 59 % de la población asegura que su situación económica empeoró con la pandemia, también hay un alto porcentaje optimista que considera que en los próximos 12 meses esa situación mejorará y de acuerdo con Oviedo Arango esto confirma que la destrucción de empleo por la pandemia en la ciudad fue fuerte, porque muchos puestos laborales dependen de la venta de comida en la calle, del comercio, del turismo, de actividades de limpieza y servicio doméstico, que fueron las que primero se detuvieron debido a la Covid-19, pero una vez comenzó la reactivación, también fueron las actividades que primero se autorizaron para iniciar de nuevo y de esa manera, la recuperación de sectores como el turístico, que mueve otros renglones, ha permitido reactivar muchos empleos y eso lo que genera es un optimismo hacia el futuro.

Aumentó la pobreza extrema

Juan Daniel Oviedo Arango mencionó que la pobreza extrema es no tener la posibilidad de consumir alimentos que brinden 2.100 calorías y esta se ha aumentado en el país y Armenia no fue la excepción. 

“En la capital quindiana, el promedio de ciudadanos en pobreza extrema antes de las afectaciones por la Covid-19, era 6 de cada 100 personas, pero ahora casi 15 de cada 100 personas pasaron a esa situación”, subrayó el director del Dane.

Informó que lo que afectó la fuente de generación de ingresos no fue una debacle económica, sino ‘bajar los tacos de la economía’. “Los sectores dejaron de trabajar para no aumentar los contagios de coronavirus y la mitad de la población vive en las ciudades donde la mayoría de renglones económicos se detuvieron, por eso las capitales fueron las más afectadas con la pobreza”.

Resaltó que antes de la pandemia entre el 90 y 92 % de las personas en Armenia tenía la posibilidad de consumir 3 comidas al día, pero con la llegada de la enfermedad, con corte a noviembre de 2021, solo el 75 % de los hogares lo podían hacer. “Sin embargo las estadísticas las podemos poner en perspectiva, si hacemos la comparación con otras ciudades, la ‘Ciudad Milagro’ está mejor que el promedio de las 23 principales ciudades del país y está por encima de localidades como Barranquilla, donde solo una tercera parte de los hogares puede consumir 3 comidas al día”.

Manifestó que la diferencia con Barranquilla, se debe a que existe una mayor afectación en capacidad de seguridad alimentaria en el Caribe, ya que su exposición a la informalidad es mayor a la de Armenia, pero además, los oficios en la ciudad costera generan ingresos promedio por debajo de los que se generan en la capital quindiana.

Proyectos y planes

Juan Daniel Oviedo Arango señaló: “Tenemos que seguir tomándole el pulso social a las ciudades, seguir ampliando fronteras del pulso empresarial, tomarle el pulso a la población venezolana, medir la investigación y el desarrollo y el peso que tiene esa inversión en el PIB. Esperamos que el censo económico se realice en 2023, pues estamos dejando material y herramientas para ello, ya que es importante que la gente sepa la radiografía, aún lejana pero precisa, que le estamos tomando a la informalidad”.

“Por la pandemia, el mercado laboral en el departamento del Quindío se vio muy afectado, no solo en la zona urbana, sino en la rural, porque allí también la dependencia del comercio es muy importante”.



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net