Historia / AGOSTO 05 DE 2022 / 1 mes antes

Bernardo Pareja, poeta y mentor prosístico sobre la historia de Quimbaya

Autor : Roberto Restrepo Ramírez

Bernardo Pareja, poeta y mentor prosístico sobre la historia de Quimbaya

Con la celebración de los cien años de vida municipal de Quimbaya se recuerdan también a sus fundadores y primeros pobladores.

Con la celebración de los cien años de vida municipal de Quimbaya, cuyos últimos actos conmemorativos se llevan a cabo desde el primer día de agosto de 2022, se recuerdan también a sus fundadores y primeros pobladores. Y también a sus egregias personalidades, como el poeta Bernardo Pareja García, nacido en 1918 y fallecido en 2011. 

Fue Pareja el “último poeta heredero de una cultura que le rinde culto a la lengua”, como así lo señala la reseña publicada en la revista institucional Así somos de Comfenalco Quindío, de abril de 2011, sección que nos mostró aquella faceta y que igualmente posiciona a Pareja como el “adelantado de un refinado purismo, con visión estética superior”. 

El articulista añade una cualidad a la semblanza, que ubica al vate en el sitial de una literatura que “crea palabras”. Y para sustentar esto, cita una afirmación del poeta: 

“Mi encuentro con los clásicos me fue marcando un camino para abrillantar, darle lumbre, plasticidad y movilidad al idioma, Soy un musageta (poeta)”. 

Al emplear el término musageta (que traduce “conductor de las musas”, según la Real Academia Española), el escritor de Quimbaya también nos recuerda otra de sus autoasignaciones, la de ser también un agrómena, es decir, el “poeta que vive en el campo y frecuenta la ciudad “. 

En 1972, cuando el municipio celebró su cincuentenario, Pareja fue entrevistado por el parlamentario Marconi Sánchez Valencia, para el periódico Trinchera, que el dirigente montenegrino publicaba. Los apartes de dicha entrevista fueron nuevamente mostrados a la luz pública en la compilación lograda por Carlos Aurelio González Restrepo, en su libro titulado Quimbaya Ciudad Farol, de ediciones Cátedra Cultural, año 2013. Por su relevancia periodística y literaria -pues se trata de trozos de carácter prosístico de mucha finura- transcribo algunos contenidos. Y, también, en razón a la mención especial que hiciera Pareja García sobre los personajes de la historia de su pueblo natal. 

En primer lugar, se refiere a los pioneros que participaron en la gesta inicial: “...Los fundadores de mi tierra le dieron hondura visceral a nuestro destino histórico de avanzada auspiciosa, como Ignacio Gutiérrez y Ricardo Echeverri, los iniciadores de la fundación de este pueblo. 

...Ignacio Gutiérrez era un mulato de recia armadura, caballero andante del hacha y el machete, ese amigo y compañero de nuestros paisanos, con cuya punta acerada y firme se ha escrito la historia de la patria. 

...Ricardo Echeverri fue un vástago caballeresco de vieja estirpe de patricios campesinos, que iluminó con el fuego espiritual y elemental la realidad de su fundación. 

...Mateo Bernal, por otra parte, fue la conciencia vigilante de las funciones públicas y le imprimió rigor estatutario a la misión que se proponían los fundadores. 

...Francisco de Paula Montoya, encargado de la cura de las almas en ese tiempo en Filandia, fue el capellán de los fundadores. Prendió con su fe en ellos la hoguera que sazona de lumbre redentora el destino de los surcos. 

...Y le dieron claridades del amanecer a la hermosa realidad fundadora las estampas patriarcales de Evencio Arcila Salazar, Ricardo Chica y Luis Peláez”. 
No ahorró manejo elegante, prosaico y alegórico a las otras menciones de primeros pobladores y de algunos miembros de su familia, como en efecto se refiere a su padre, Juan Pablo Pareja Cifuentes, al mencionarlo como un “ácrata tormentoso como la arisca geografía de su clásica Antioquia”. De su abuelo Felix Pareja, fundador y cajero, lo cataloga como un “incansable caminante, que recorrió con sus bueyes trashumantes todos los caminos de la patria, impulsado por su genio de humor quevedesco”. Y de don Antonio Cifuentes Pareja, el primer alcalde en 1922, dice que es “tenaz forjador de entidad municipal de este pueblo”. 

Destacados e inolvidables calificativos, endilgados a otros habitantes, muestran su elevada esfera poética, en alusión a la historia, que hoy no se maneja tan comúnmente en el medio escrito. Las siguientes menciones son claras muestras de ello, porque además destacan condiciones, valores y hasta algún aspecto censurable de sus conciudadanos: “...Los mosqueteros de inalienables virtudes: Jaramillo, juez poblador de proverbial honestidad digna de los cánones patrísticos. Luis Ocampo, el cesionario consecuente de los terrenos donde hoy se levanta nuestro amado pueblo. 

...Eleazar Cardona, trabajador inveterado. Su enseña bautismal es la lumbre del tesón generador de genuinas cualidades humanas. 

...Gregorio Gallego, insaciable descuajador de montañas. 

...Jesús Uribe, reseña campechana de labriegos honestos. 

...Jesús Antonio Valencia, como fundador, como hombre, fue un ejemplar indomable de la raza antioqueña: bohemio y mujeriego, heroico y soñador. 

...Pablo Sostenes Valencia, calculador y metódico. 

...Felipe Velásquez, el de las pluviales barbas, de jocosos y elementales chascarrillos. 

...Guillermo González de Greiff, descendiente de inmigrantes nórdicos, con él podemos decir con el poeta de su raza: 

Danzó la danza del corazón. 

Danzó la danza. 

Borracho con alcoholes de ilusión. 

Alelado con opios de esperanza”. 

 No podían faltar las referencias a los oficios o a los personajes populares: “...Santiago Londoño, el médico eminente de raigambres nacionales, fortalecidas por sabias categorías universales. 

...Juan de Dios López, el popular “Juancho”. Bueno como el susurro de los guaduales nativos. 

...Alejandrino Moncada, clásico ejemplar de una dinastía de bravos camorristas. 

...Rafael Montoya, delegatario de la sencillez evangélica. 

...Juan Rodas, el veterano domador de potros bravíos y toros de poder. 

...Jesús María Benjumea, el avezado constructor de las máquinas de madera para despulpar el café. 

...Erasmo Piedrahita, original y conceptuoso. De alegría desbordante. 

...Joaquín Muñoz, de límpido corazón quindiano. 

...José Jesús Gutiérrez, caballeroso representante de linajudas familias de las vascongadas montañas antioqueñas. 

...José María González, el negro Pepe González, el boticario jacarandoso, forjador de su destino y que hizo de la vida una acuarela jubilosa y fructífera, de generosa madurez. 

...Demetrio Salazar, intuitivo y de serena hidalguía. Tuvo en sus manos de arqueólogo vernáculo parte del Tesoro Quimbaya, encontrado en las fabulosas guacas de La Soledad”. 

Por último, entre otras alusiones, una en especial es mencionada por el poeta: “Ramón Botero, de estirpe libertaria. Sobre sus hombros, en mi ya lejana niñez, recibí mis primeras lecciones de dignidad humana, porque su carácter tenía la fortaleza de los hitos perdurables”. 


Temas Relacionados: #Historia #Poeta

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net