l

Historia / ABRIL 01 DE 2022 / 2 años antes

El centenario municipal de Quimbaya y su importancia histórica

Autor : Roberto Restrepo Ramírez

El centenario municipal de Quimbaya y su importancia histórica

No es frecuente -dentro del panorama de los pueblos del Quindío- celebrar un centenario de su erección como municipios ante la instancia correspondiente, en este caso, la Asamblea Departamental. Pues las conmemoraciones son generalmente las de las fechas de fundación histórica. En abril de 2022, en Quimbaya, se llevará a cabo la celebración del centenario, en su condición de municipio.  

Como lo menciona, en su obra escrita, el economista e historiador Gonzalo Alberto Valencia Barrera, con respecto al departamento del Quindío, “las primeras cinco poblaciones alcanzaron su condición municipal en tiempos del Estado Soberano del Cauca, en tanto que Montenegro fue la primera localidad quindiana en alcanzar esa condición recién comenzada la vida jurisdiccional del departamento de Caldas” (1).  

En efecto, y tal cual reseña el citado autor en un cuadro explicativo, titulado “La jurisdiccionalidad caucana de las fundaciones”, la siguiente es la relación de las disposiciones que elevaron a municipios a los corregimientos de entonces:  

Salento obtuvo su categoría como municipio mediante decreto 995 del gobierno nacional el 11 de septiembre de 1908.  

Filandia fue elevado a municipio a través del acuerdo 42 del concejo de Salento de agosto 25 de 1892 y refrendado por la asamblea del Cauca mediante ordenanza número 31 del 24 de julio de 1894.  

Circasia logró su erección como municipio mediante la ordenanza de la asamblea del Cauca número 31 del 24 de julio de 1894 y el decreto 1477 firmado por el presidente Rafael Reyes, el 8 de diciembre de 1906.  

La asamblea del Cauca, mediante la ordenanza 36 de 1904, creó el municipio de Calarcá.  

Armenia fue municipio mediante ordenanza 6 de mayo 9 de 1903 de la asamblea del Cauca y el decreto 340 del gobierno nacional de abril 16 de 1910.  

Ya creado el departamento de Caldas, Montenegro obtuvo su condición de municipio a partir de la ordenanza número 14 del 4 de abril de 1911.  

Quimbaya había crecido como caserío, desde la primera década del siglo XX, con el nombre de La Soledad, perteneciendo al municipio de Filandia. En 1914 varios concejales, en unión de otros pobladores, elaboraron los estatutos de la “Junta Pobladora de Alejandría” e impulsaron la creación de un corregimiento. Estableciéndose la fecha del 1 de agosto como la del inicio de vida administrativa, el municipio de Filandia lo erigió como tal en la sesión del concejo municipal del 27 de julio de ese año 2014. El escritor Hernando Alberto Gómez Londoño, citando en su primer libro a otros dos autores de Quimbaya -Hugo Galvis Valenzuela y Bernardo Pareja- anota lo siguiente:  

“... Por allá en el año de 1914 se reúnen 38 vecinos con la cuota que eran cinco pesos oro y empiezan la fundación de Quimbaya.... Entonces a esa población se le dio el nombre de Alejandría, que sugirió uno de los fundadores llamado Guillermo González de Greiff, para recordar la gran biblioteca de Alejandría, que tenía según la historia más de 800.000 volúmenes, donde reposaba toda la cultura antigua, que después fue quemada para calentar baños a los soldados árabes” (2).  

Los años siguientes fueron definitivos para el próspero corregimiento, a tal punto de propiciarse un ambiente de autonomía, dirigido a su pretensión de separarse de Filandia. El historiador Jesús Alberto Alzate Villegas, en su obra escrita, se refiere al año 1922 como muy “halagador” para Alejandría, pero el de “inicio de la decadencia de Filandia”(3).  

En efecto, el 5 de abril de ese año 1922 fue erigido municipio el corregimiento, al expedirse la ordenanza número 26, emanada de la asamblea de Caldas.  

En la obra escrita de Alzate se detallan los pormenores históricos que desembocaron en esa “separación de Alejandría y su municipalización”. Entre otras, estaban la pérdida del otro corregimiento que tenía Filandia, llamado Pueblo Rico, y que había mostrado también ánimos separatistas, pidiendo ser anexado al distrito de Montenegro. La inmensa insatisfacción de los pobladores, pues un acuerdo del Concejo Municipal del mes de enero había cambiado el mercado municipal de Filandia al día sábado, lo que convocó a la presencia del gobernador de Caldas para tratar la solución al malestar ciudadano. También sucedían enfrentamientos entre el polémico alcalde Cosme Martínez y los concejales, además de existir una onerosa deuda, que se había establecido con un empresario local, don Jenaro Mejía, para la construcción del moderno acueducto con tubería metálica importada. Esto habría exacerbado aún más los ánimos de todos los pobladores.  

El cronista Carlos Aurelio González Restrepo, en una de sus obras escritas, menciona otra fecha importante en este proceso. Dos días antes de la promulgación de la ordenanza, el 3 de abril de 1922, el nombre de Quimbaya aparece en el tercer debate de la asamblea de Caldas, con el objetivo de nombrar al nuevo municipio. “Surge como homenaje a la civilización indígena que estuvo asentada en esas tierras y que fue propuesto por el diputado Carlos Jaramillo Gómez”(4).  

No era la primera vez que se tenía en cuenta el término Quimbaya para la asignación de nombre. El escritor Valencia Barrera también menciona en su libro que la gobernación de la Provincia del Cauca, en 1844, había mencionado ese nombre para denominar la viceparroquia, compuesta por la población Cabal (hoy Santa Rosa de Cabal), recién fundada, con la de Pindaná de los Cerrillos.  

A partir del 1 de julio de 1922, y como lo había establecido la ordenanza, comenzó la vida municipal de Quimbaya. Su primer alcalde fue el señor Antonio María Cifuentes, quien también había sido uno de los peticionarios ante el concejo municipal de Filandia, el 26 de junio de 1914, para crear el corregimiento de Alejandría.  

Un interesante detalle histórico es mencionado por González Restrepo, citando a otro cronista del Quindío, don Alfonso Valencia Zapata. En 1927, el concejo municipal acordó solicitarle a la Asamblea de Caldas que fuera cambiado el nombre de Quimbaya por el de Bolivia, lo que fue negado por la duma de Caldas. Hay que recordar, a propósito de esto que, en 1922, otros ciudadanos también se habían molestado por el nombre indígena, pensado en recordación de los antiguos pobladores del territorio.  

Bibliografía. 

(1) Valencia Barrera, Gonzalo Alberto. “Relatos, fundaciones y primeras descripciones de los pueblos del Quindío”. Biblioteca de Autores Quindianos. Armenia. Editorial Torre de Palabras. Armenia. 2019.  
(2) Gómez Londoño, Hernando Alberto. “De la calle al andén”. Universidad del Quindío.Armenia.2007.  
(3) Alzate Villegas, Jesús Alberto. “Fundación de Quimbaya”. Impresora Comercial.Armenia.1985.  
(4). González Restrepo, Carlos Aurelio. “Quimbaya ciudad farol”. Tipografía Montenegro. Montenegro. 2013.

Lea también: Historia de poporos y una acuarela del siglo XIX


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net