l

Por Ejemplo / FEBRERO 14 DE 2024 / 2 meses antes

11 años de Carteros de la Noche, donde el arte integra y transforma

Autor : Laura María Espinosa Estrada

11 años de Carteros de la Noche, donde el arte integra y transforma

Esta fundación es una vitrina cultural para visitantes nacionales y extranjeros, también es una alternativa para la intervención social en comunidades donde se incluyen zonas vulnerables, generando espacios de convivencia e inclusión.

Desde el 9 y hasta el 21 de febrero la programación artística y cultural por su aniversario se hace notar en diferentes escenarios, con muestras artísticas que engalanan estos años de paciencia, pasión, arte y cultura.

La historia comenzó un 14 de febrero del año 2013, cuando una iniciativa colectiva se constituyó legalmente como fundación, con el objetivo de promover el reconocimiento de la diversidad cultural y el fortalecimiento de las tradiciones en el Quindío. Fue entonces cuando se consolidó la fundación Carteros de la Noche como un proceso de creación colectiva que se manifiesta a través del teatro, la música, las artes audiovisuales y la narración oral, con el fin de incidir en la transformación cultural de la comunidad del municipio de Quimbaya.

Desde este mismo año, la fundación desarrolló proyectos culturales y alianzas a través de convenios, con el programa de Concertación Nacional del ministerio de Cultura y con diferentes entidades públicas y privadas del departamento; así mismo, y hasta el día en la sede funciona una escuela de artes con ciclos de formación en artes plásticas, teatro, música, literatura, club de apreciación cinematográfica, sala de exposiciones de arte y auditorio para conferencias, biblioteca y sala de lectura infantil, conversatorios y talleres.

La actividad cultural realizada por Carteros de la Noche ha sido una ruta entre lo pedagógico y lo artístico, donde cada propuesta que emerge de esta organización está guiada por una visión reflexiva e integral entre el arte y la vida, donde la comunidad también participa, generando dinámicas de inclusión y formación de públicos. 

Durante estos años, se ha propuesto generar posibilidades para los visitantes y turistas que logran tener una visión más completa del municipio de Quimbaya y la región del Paisaje Cultural Cafetero, pero sobre todo, de las artes como bien cultural y turístico; esto con un enfoque hacia la formación de públicos y escenarios para expresiones estéticas y pedagógicas, donde además de su sede, la fundación también opera en salones y auditorios, plazas públicas y entornos campestres presentando diferentes manifestaciones artísticas entre las que se encuentran la fotografía, poesía, literatura, teatro, performance, cuentería, música, cine y exposiciones de artes visuales. NCQ habló con Nini Ospina, directora de la fundación, sobre estos 11 años. 

Leer: Ilustración y ciencia: el proyecto profesional de María Camila Sánchez

¿Partiendo de con qué necesidad se creó Carteros de la Noche y cuál fue esa apuesta inicial?

La necesidad por la que se creó Carteros de la Noche y su apuesta inicial era el arte en colectivo, hacer arte un poco por amor a esta, porque creemos que sí, que absolutamente transforma vidas y vemos que esto se puede hacer en colectivo, que hay mucho talento y que en el municipio de Quimbaya juntos podíamos hacer mejor las cosas. 

¿Cómo fue el proceso de construcción de Carteros? 

El proceso de construcción se da precisamente por esa necesidad de que ese esfuerzo colectivo, tanto talento, pudiera verse mejor compensado; la gestión cultural de manera independiente es bastante compleja y mucho más si no somos instituciones, si no estamos formalizados, entonces Carteros llevaba muchos años, alrededor de 15 años atrás en creación, haciendo parte de la fuerza cultural y artística del municipio de Quimbaya, pero necesitaba constituirse formalmente para poder darle más garantías a todas estas ideas y poblaciones que estaban viendo en nosotros la posibilidad de mantener viva la cultura y el arte en el municipio. 

¿Cuáles han sido los retos y transformaciones por las que ha pasado Carteros de la Noche? 

Un poco los retos que hemos tenido que asumir es el sostenernos, crear, pensar e ir por el arte que es una idea muy romántica, pero sostenernos con sede, con persona jurídica, legalmente, es muy complicado. Los retos iniciales fueron formarnos, aprender mucho más sobre qué es esto de ser persona jurídica, ser una ONG sin ánimo de lucro, qué es gestionar recursos y más allá de hacer una actividad o crear un bono de apoyo, saber cómo plasmar ideas que así mismo pudieran patrocinarse y sostuvieran los procesos creativos, formativos e investigativos que tiene Carteros de la Noche. Esta fue una transformación importante, y fue como pasar del romanticismo un poco, a una gestión del arte más aterrizada. 

¿Cómo se ha modificado y mejorado esta apuesta social, cultural y artística a través del tiempo?

La idea inicial con la que iniciamos fue que se entendiera la importancia de las artes y de la cultura en un municipio, donde en cierta medida se le diera a entender a las entidades públicas que el arte integra y transforma a los seres humanos y creo que esa idea no se ha ido nunca, nos mantiene fuertes, pero sí ha habido transformaciones en el ejercicio, hemos ya fortalecido procesos de escuela de artes, hemos identificado ideas que estaban sueltas y las hemos plasmado en una revista, en un festival, así mismo vamos organizando eventos con más lógica, con más detalle, con mucho amor y eso nos ha permitido una de las transformaciones que ha sido vincularnos a un grupo muy grande de gestores culturales y artistas en el Quindío. 

¿Qué representa este aniversario y cuáles son esas nuevas apuestas para seguir trabajando? 

Este aniversario nos representa el amor por el arte, pero sobre todo, el entender que esto no se hace solo, que esto se hace con otros y otras. Ha sido muy bonito desde hace dos años en adelante que esos chicos y chicas que se venían formando con nosotros ahora son parte de Carteros, ellos con sus ideas son los que han armado toda esta programación de esta celebración de los 11 años que sabemos que más allá de que luego carguen o no la bandera de la fundación, por lo menos sabemos que van a cargar sus propias banderas porque se han motivado y han creído en que sí se puede hacer arte. Una de las cosas más bellas de estos años es que se le puede dar esperanzas y a los artistas de Quimbaya de que sí se puede sostener una fundación, sí se puede hacer gestión cultural, sí se vale aprender a escribir proyectos, sí se vale hacer gestión en otros lados y sí se vale la amistad; nosotros hemos logrado consolidar un buen equipo y no solo aquí, sino en el Quindío, región y a nivel nacional gracias a que valoramos sus trabajos, a que nosotros nos enriquecemos de todo su talento y creo que esto es lo que celebramos con este aniversario. 

Si usted conoce historias de quindianos que merecen ser resaltados,escríbanos al correo sociales@cronicadelquindio.com 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net