l

Por Ejemplo / FEBRERO 27 DE 2024 / 1 mes antes

Camila Tabares y el colorido universo de Animal Flotante, ilustradora quindiana

Autor : Laura María Espinosa Estrada

Camila Tabares y el colorido universo de Animal Flotante, ilustradora quindiana

Espacios sencillos como un club de dibujo, sentarse y poder ilustrar con sus amigos, se han convertido en su objetivo, dibujar y estar tranquila con ello.

El dibujo se convirtió en su voz y refugio ante las adversidades.  

Camila Tabares García, quien responde al seudónimo de Animal Flotante nació en la ciudad de Armenia. Creció en una familia grande con 2 hermanos. Este ambiente familiar y musical, creó en ella y sus hermanos una fuerte recordación. Su formación la hizo y la terminó en el CASD, posteriormente, decidió estudiar artes visuales en la Universidad del Quindío, de la cual se graduó en el 2022. 

Desde el colegio tuvo la opción de tener 4 horas a la semana de educación física o artes a elección, claramente, las artes primaron sobre sus gustos y desde pequeña empezó a descubrir naturalmente el mundo mágico detrás de las diversas formas de expresión que el dibujo le permitía. 

Fue entonces en una clase de dibujo, impulsada por la sugerencia de una profesora de estudiar artes, como Camila vio en este consejo una oportunidad, sin imaginar que esta carrera más adelante, enfocada especialmente en el dibujo y la ilustración, removió sus fibras y la hizo hacer de esta pasión su principal fuente de inspiración. Aunque se describe como no habilidosa naturalmente, su pasión por el dibujo, los colores, las sensaciones y sobre todo ese amor irracional por lo que hace, la han llevado a entrenar para intentar ser su mejor versión plasmada en cualquier lienzo, con cualquier excusa y con una sola motivación, dibujar. 

Empezó a dibujar desde niña, ¿cómo se ha ido transformando esa percepción del dibujo y la ilustración en su vida? 

Siento que esto ya hace parte de mí, de mi rutina diaria, para mí dibujar ya es como tomarme un café o hacer ejercicio, yo le dedico un espacio a esto porque me hace falta, siento que se ha convertido en una necesidad, además de que este ha sido un medio en el que puedo expresar lo que siento, ha sido una manera de desahogarme y de expresar si algo me molesta, me hace feliz, o si no entiendo algo, me gusta dibujarlo para entenderlo mejor, para poder sacarlo. 

¿Tiene algún lineamiento para poder dibujar, o dibuja solo lo que siente?

He tratado de construir la disciplina todos los días, pero siento que es una decisión en el momento de lo que quiero hacer. Algo que he implementado últimamente es hacer estudios sobre determinados temas, un ejemplo de ello es cómo se dibuja la ropa, el cabello, cómo se mueven las personas y cómo se representan en el dibujo y es esto, como ser muy intencional para hacerlo mejor, tener la habilidad para hacerlo más fácil, para poder expresar mis ideas, ya que si perfecciono la forma en que dibujo, las ideas van a poder mucho más rápido. 

¿Qué es característico de un dibujo suyo, qué detalle no puede faltar? 

Siento que en este momento es el color esa característica, últimamente me ha gustado mucho expresar lo que siento a través de este; si hay momentos donde me siento tranquila, quiero pintar en tonos rosados, cuando estoy triste quiero pintar azul, de hecho yo tengo una serie que se llama ‘Los huéspedes de mi casa’, una forma de expresar las emociones que habitaban mi casa entendido como mi cuerpo o mi cabeza, entonces más que todo pinté emociones negativas como la angustia, el miedo, y estas gamas dependen mucho de lo que quiero mostrar, esto es lo que hago a través del color. 

Leer: Un sueño que une generaciones y preserva los juegos y juguetes de madera

¿Qué proyectos suma a la trayectoria por la que se ha encaminado con el dibujo? 

A manera profesional inicié con un colectivo de chicas de la ciudad llamado ‘Severa Flor’, estuvimos activas dos años aproximadamente; allí hacía las ilustraciones y así fue como empecé a activar la ilustración digital y a fortalecerme. Así mismo he trabajado en ‘Lienzo en movimiento’, un homenaje al pintor quindiano Guillermo Vélez, donde estuve pintando en las tres ediciones que hicieron en vivo del proyecto; he hecho talleres en Casa Aparte. Ahora dentro de mis proyectos creé un club de dibujo, he dado clases personalizadas y talleres para lo que sé hacer, pintar y dibujar. También he trabajado para videos musicales. 

Cuéntenos un poco más sobre su ilustración en el nuevo libro El lobo inferoz, de Edward Bedoya…

El lobo inferoz llegó a mí porque conocía a una chica que es familiar de Edward, ella me recomendó y empezamos el proceso para que él me contara la historia sobre el lobo, sobre cuál era su personalidad, cómo hablaba, cómo se vestía; de ahí empecé a generar la creación del personaje, pensando en cómo creía que debía verse él en la historia. Este es un lobo que audiciona muchas veces para ser el lobo inferoz de las historias, pero él no es feroz, es el lobo inferoz. Entonces fue así como intenté plasmar un personaje que no encajaba en ningún lugar y que ya en el libro van a poder ver por medio del desenlace. Este fue un trabajo donde plasmé el deseo por poder encajar en un lugar siendo él mismo y no como los otros. Fue un proceso de aproximadamente 3 meses de construcción que junto a Edward hicimos los acuerdos para que aprobara el personaje y sintiera que si era la persona o el personaje que identificaba lo que quería contar. 

¿Qué dificultades ha encontrado a la hora de dibujar o ilustrar?

Siento que no nací muy habilidosa para la técnica y esta ha sido una dificultad que he encontrado desde que inicié, siempre me rodeé de gente que naturalmente eran muy hábiles para hacer las cosas y siento que esa ha sido mi dificultad, tal vez por querer hacer las cosas de cierta forma o en cierta técnica, me frustraba un poco, ha sido una dificultad para mí salirme de ese esquema de que las cosas tienen que ser de cierto modo. También una dificultad han sido algunos períodos de mi vida un poco tristes que me quitaban la fuerza de dibujar; sin embargo en el dibujo he encontrado la fuerza para seguir y es raro, no tengo ganas de dibujar, pero si dibujo, me siento mejor. Cuando me he sentido triste y no siento ganas de dibujar, ahí encuentro un refugio, porque puedo liberar mi sentimiento. 

Si usted conoce historias de quindianos que merecen ser resaltados,escríbanos al correo sociales@cronicadelquindio.com 
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net