l

Por Ejemplo / JUNIO 21 DE 2024 / 4 semanas antes

Martha Cecilia Valencia Álvarez es ‘el cancionero mayor del Quindío’

Autor : Wilson Horacio Granados Moreno

Martha Cecilia Valencia Álvarez es ‘el cancionero mayor del Quindío’

Foto : María Paula Urbano Samper.

“Yo sin creerlo, sin creérmelo del todo, soy parte de todo este complejo cultural del Quindío: Aquí estoy, aquí estamos, y aquí los esperamos”, Martha Cecilia Valencia.

“Fui parte fundamental del ‘Cancionero Mayor del Quindío’, yo me recuerdo transcribiendo canciones de seis de la mañana a seis de la mañana. Era el tiempo que me la pasaba escribiendo, reescuchando para poder transcribir estas letras que fueron 2.500 poéticas de la música del Quindío, entonces, estar sentada allí, todo el día, haciendo esa tarea, yo comía sentada allí. Creo que allí se dio un descuido muy grande a la hora de señalar autorías de recopilación y de trabajo intenso. Fueron muchísimas salidas; es decir, fue una entrega de tiempo completo y permanente”, Martha Cecilia Valencia.

Martha Cecilia Valencia nació en Montenegro. Su padre, Aldemar Valencia Quintero, fue escultor —el cedro rosado y el cedro negro, supieron de “su mirada hacia los personajes de la política en el país”—. Su madre, recientemente fallecida, Rosalba Álvarez. Álvaro, “Compañero de vida, de trabajo; pero ante todo, ha sido un formador… me ha hecho incursionar en los espacios que traía desde niña, él me abre esas puertas mucho más hacia la cultura. Álvaro ha sido de una significación muy grande”.

Leer: Una influencer que siembra en las personas la magia del campo

¿Qué recuerda de su niñez, de los tiempos de ‘jovencita’?

Siempre estuve representando las artes, estuve en la parte de la actuación, como cantante. Participé en las artes escénicas: en la danza, en teatro. Siempre estuve encaminada hacia esa mirada cultural.

Estudió en la Escuela Córdoba de niñas, en el Instituto Montenegro y en el Colegio Santa María Goretti, en el Conservatorio de Música del Quindío, y en la Universidad del Cauca obtuvo el título de Pedagoga en Música.

 Fue docente de la Universidad del Quindío y de ‘Batuta’, “Yo tenía –recuerda- la parte infantil, la metodología ‘Orff’ con los xilófonos, los metalófonos, las flautas, los triángulos…formaba en lectura, en educación vocal”.

¿Qué fue ‘La pájara pinta’ en la ciudad de Armenia?

Yo fui una de las fundadoras de ‘La pájara pinta’ en 1983. Fue un colectivo de cultores en diferentes áreas del arte. Llegamos a conformar un espacio donde permanentemente desarrollábamos actividades culturales.  Nosotros fuimos pioneros por nuestra condición de músicos. Se conocía como ‘La pájara pinta’ el lugar; pero éramos todos los colectivos musicales, teatreros, poetas, escritores: ‘La cajita de música’, ‘El Cine Club El Mohán’, ‘Flor de raíz’, la misma ‘Pájara pinta’ que era el Teatro Callejero. Desarrollamos una programación de domingo a domingo. Lunes: música especial como el jazz. Martes: música andina colombiana. Miércoles y jueves: música de ‘Nueva Trova Cubana’. Viernes: ‘La Nueva Salsa’. Sábado y domingo: música renacentista. El ‘Nuevo Tango’, nosotros lo trajimos. Teníamos un ‘Cuarteto de Flauta Dulce Renacimiento’; yo tocaba ahí la flauta soprano. La gente llegaba por montones, era un lugar que permanecía lleno, era un público totalmente académico; profesores y estudiantes universitarios.

¿Cómo  recopilaron la documentación del ‘Cancionero Mayor del Quindío’?

Iniciamos el trabajo de campo en 1983. Nosotros salíamos los fines de semana. Teníamos como táctica algún referente que ya habíamos encontrado antes de la salida. Segundo, entrábamos a las cantinas o cafés de todos los municipios del Quindío que eran donde tenían discos. Esa era una metodología para llegar hacia las personas: El señor de la cantina, quien la administraba o su dueño,  los visitantes –campesinos- que nos ubicaban dentro del contexto musical del municipio. Encontrábamos parte de esa discografía que estaban oyendo los campesinos. Algunos tenían esos temas sin saber que eran quindianos.

Expresa  Martha Cecilia que “Al visitar a un músico  sus archivos los tenía guardados en canastos, en alguna cajita debajo de la cama. Encontramos partituras en costales. Donde yo pensaba que había en ese costal un racimo de plátanos, nos encontrábamos un costalado de partituras”.

Como diseñadora de las exposiciones de la ‘Casa Museo Musical del Quindío’, “Hemos tenido exposiciones fotográficas lindas. En Filandia la tuvimos organizada en las paredes de ‘La calle del tiempo detenido’. En un fin de semana las familias vieron a sus músicos. En una exposición el asombro está permanente, la gente pasa y dice: ‘¿Cómo?, ¿y este?, ¡este que fue vecino, pero cómo así que yo no sabía que era músico!’.

¿Personajes que “le han quedado sonando en el recordatorio”?

¡Momentos inolvidables! El paso de Óscar Agudelo por este espacio, que nos regaló un momento maravilloso alternando con Jorge Eliécer Orozco en una visita dominguera, ¡sólo oírlos cantar! Hemos tenido a un personaje muy importante en el mundo, al joven  cantante Kirlianit Cortés, que es el director de ‘El Coro de  Niños Cantores de Viena’. Lo tuvimos en un concierto interpretándonos música andina colombiana. 

Martha Cecilia Valencia Álvarez ya está anclada en la memoria musical quindiana. Que lo diga la Guabina: “La Casa De Álvaro y Martha”. Y ella misma: “Es un honor grandísimo, me da muchísima emoción, yo la escucho y a veces ni lo creo”.
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net