Región / ENERO 23 DE 2022 / 4 meses antes

Rodar por el Quindío: una actividad de pasión y vísceras

Autor : Mayra Alejandra Ovalle Peñuela

Rodar por el Quindío: una actividad de pasión y vísceras

Hay varias ramas en el ciclismo: BMX, pista, montaña, son algunos de los practicados en el Quindío.

El Quindío es un destino turístico muy atractivo para ciclistas y deportistas de este departamento y de otras regiones del país. 

En las calles aún se mantiene la calma de la jornada que aún no comienza, se respira el olor de las descerezadoras y el primer café de la mañana. El viento frío golpea sutil el rostro de Andrés Uribe Mora, comunicador social, periodista y ciclista apasionado desde hace nueve años, quien pedalea hacia La Tebaida con ruta hacia Montenegro, Quimbaya y Filandia. Los rayos del sol aparecen tímidos en el horizonte —por encima de las montañas—. Cada segundo que pasa hace más verdes los paisajes y más azul el cielo. Lentamente, la luz empieza a trazar los contornos de las plantas de plátano y café. 

En el camino aparece alguno que otro campesino en bicicleta o a pie: “Buenos días, joven”, saludan los hombres al muchacho de traje naranja con negro, ceñido al cuerpo. En medio de las piernas, el ciclista percibe la ligereza de la bicicleta. Se fusionan. Las fronteras entre uno y otro se disuelven, son uno mientras amanece en el Quindío

Este es un territorio apetecido para muchos ciclistas, quienes como Uribe Mora salen a rodar y eligen este departamento no solo por la variedad de paisajes que se pueden contemplar, sino porque hay distintos tipos de terrenos, alturas y climas. Además, por la ubicación, desde el Quindío se puede hacer con facilidad, en un mismo entrenamiento, conexiones con otros departamentos del país como Risaralda, Valle del Cauca, Caldas y Tolima. 

Algunos ciclistas hicieron recomendaciones a quienes exploran el departamento en dos ruedas y pedales. Por aquí las sugerencias.

Elementos básicos necesarios

Importante las ganas de salir a rodar. Ya luego, hay que ocuparse de otras cosas como verificar que, independientemente del tipo de bicicleta que se tenga, esta esté en óptimas condiciones. Es decir, que lo fundamental como el equipo de arrastre: piñones, cadena y plato estén en buen funcionamiento. Tras chequear esto, el casco y las gafas —para evitar mugre, polvo o arena en los ojos— son imprescindibles. 

Uribe Mora señaló que es fundamental que el ciclista aprenda lo esencial sobre su bicicleta para que pueda resolver pequeños y frecuentes accidentes que se presentan durante los entrenamientos. Por ejemplo, el ciclista debe saber despincharse para lo cual debe llevar siempre el kit de desvare que incluye: neumático, parche, pegante, palancas e inflador. 

Esos son los elementos básicos con los que todo ciclista debe salir a rodar. Hay otros que se van adquiriendo como las zapatillas, cuenta kilómetros —que puede reemplazarse con la aplicación en el teléfono móvil que permita medir rutas y tiempos—, o el uniforme —que da mayor flexibilidad, frescura y comodidad—. Los ciclistas coinciden en que: “Para muchos es un vicio, uno se encuentra a un ciclista principiante y tiene un par de cositas. A los dos meses cuando lo vuelve a ver, ha sufrido una metamorfosis total y ya tienen de todo.” 

Salud: preparación física

Este punto varía dependiendo de los intereses del ciclista. En términos generales, los entrenadores recomiendan hacerse chequeos médicos para conocer el estado de salud del cuerpo, no sobreexigirse y contar con el acompañamiento de un profesional. Es importante realizar ejercicios completos (no solo debe ejercitar las piernas); una buena alimentación (no debe salir a rodar sin haber comido); hidratación constante; y tras culminar la ruta, hacer rutina de estiramientos.

Ya si el objetivo es llegar a instancias profesionales o competitivas, Jairo Hernández Montoya, exciclista profesional quien corrió en Europa, hizo un breve panorama sobre el proceso de formación que debe cursar el interesado:

“Para la preparación de un corredor competitivo, que sale de las escuelas de formación de los 15 en adelante, lo primero que hay que hacer es una evaluación antropométrica. Lo ideal también sería hacer una prueba de fuerza con electrocardiograma para saber el estado de su sistema cardiovascular, su capacidad aeróbica y con base en ello, se empieza a instaurar unas zonas de entrenamiento. Se detecta umbral aeróbico, umbral anaeróbico y se sacan 7 zonas de entrenamiento dependiendo bajo qué ayuda tecnológica se va a entrenar. Ahora se entrena con frecuencia cardiaca o con potencia. Asimismo, se le personaliza el entrenamiento. Lo ideal es que cada mes se realicen pruebas médicas y de esfuerzo. Este es un deporte muy complejo, apasionante y visceral.”

Seguridad

Hasta el momento no hay ninguna línea de atención a emergencias para ciclistas. De hecho, Uribe Mora contó que “muchas veces las ambulancias no van porque usted no tiene ningún tipo de seguro que le cubra ese accidente, si no es que lo atropelló un carro, si se cayó usted solo, es muy difícil que a veces lo atiendan en la carretera porque las ambulancias, por lo general, corren es por el seguro que tienen los carros o las motos.”

En materia de hurto de bicicletas y señalización para ciclistas Hernández Montoya dijo: “Falta mucho en el Quindío, empezando porque la ciclorruta que se hizo en Armenia es un peligro en varias zonas. Por otro lado, no hay señalización y el acompañamiento de la policía no existe. Yo he tenido dos reuniones con ellos solicitándoles que pongan un ‘pare y siga’ en el sector de Oro Negro, al menos los fines de semana que hay alrededor de 5.000 corredores, y nada. Respecto al hurto de bicicletas, esa es una problemática a nivel nacional, se las roban las desarman y venden los repuestos. Por eso yo invito a que todos los que practicamos no compremos repuestos usados.”

Se intentó contactar a la policía para conocer sobre las denuncias realizadas por los ciudadanos y las medidas preventivas y de acompañamiento que se han iniciado, pero no hubo respuesta oficial.

Recomendado: En una semana, 43 personas murieron de Covid

Rutas

Si lo que le interesa es el ciclismo de ruta, Uribe Mora recomienda algunas dependiendo del nivel en el que se encuentra el ciclista.

Para principiantes, lo ideal es que puedan salir tres veces por semana y hagan recorridos de 1 hora a hora y media. Por ejemplo, pueden tomar saliendo de Armenia, la avenida Centenario y subir hacia Circasia hasta donde marque el tiempo y dé el cuerpo. Hay también rutas muy cómodas y bellas que son para personas que pueden resistir 2 horas o 2 horas y media en la bicicleta. La ruta hacia La Tebaida: ir hasta la glorieta del aeropuerto por toda la ciclovía, dura alrededor de 2 horas y media, no es exigente y el clima es templado. Por estos lados, también se puede hacer desde Armenia hasta La Tebaida y luego hacia Pueblo Tapao, desde donde se regresa a Armenia. Esta última es una ruta de la misma duración de la anterior, no es muy exigente y hay varias paradas en las que el ciclista puede descansar y disfrutar del paisaje. Otra ruta muy bella es hacia Barcelona, la conocen los ciclistas como Calle Larga. Es una vereda pavimentada muy tranquila, de aproximadamente 5 km y saliendo de Armenia puede llevar alrededor de 2 horas y media.

Para intermedios, hay rutas un poco más severas porque implican pasar más tiempo sobre la bicicleta. Recomendada la vuelta al alambrado que es salir de Armenia hacia La Tebaida, de allí al puente del Río De la Vieja, luego hacia Caicedonia y el regreso por Calarcá. Es una ruta que puede durar alrededor de 3 horas y 20 minutos. Es de cuidado porque hay mucho tráfico por la vía Panamericana.

Con este nivel, hay una ruta —quizás la más popular del Quindío— emblemática: la Autopista del Café. Es exigente, difícil, por eso debe ser una persona que tenga un poco más de nivel. Puede ser subir hasta el Alto del Roble —aproximadamente 13 kilómetros—. Lo que llevaría 2 horas y media o si aún hay resistencia, el ciclista puede ir hasta El Manzano que va poco después del peaje de Filandia. Así sería una ruta de poco más de 3 horas. Por allí en cualquier horario se encontrarán ciclistas y como es amplia, y hay buena señalización para los ciclistas es una vía relativamente segura. Por último, el camino de Río Verde a Córdoba requiere de más resistencia, puede llevar alrededor de 4 horas dependiendo del ciclista, es subida tendida y pedaleable.

Para avanzados, se sugiere una combinación de las rutas mencionadas antes. Por ejemplo, hasta Génova, ida y regreso desde Armenia, son alrededor de 120 kilómetros y lleva de 5 a 6 horas, de manera que requiere de un excelente estado físico. Otra ruta es ir de Buenavista a Pijao y bajar por Córdoba —con frecuencia la hacen quienes entrenan para competir—.  

La llamada Vuelta el Café es otra que va desde Armenia hasta Montenegro, pasa por Quimbaya, Filandia, el Alto del Roble y baja hasta Armenia o Calarcá. Puede durar 5 horas. Es una ruta muy compleja en algunos puntos por la altura. También ir hasta El Valle de Cocora, tiene la misma duración de la anterior. 

Y otra muy aconsejable —que dura 6 horas— es desde Armenia ir a La Paila y regresar por Cartago, Pereira, Alto del Roble para llegar a Armenia. Es una ruta en la que se experimentan distintos tipos de terrenos, climas y varios paisajes. Ya alejándose más del departamento, hay rutas como Armenia a Manizales, con unos 190 kilómetros. Desde hace muchos años, todos los jueves santos, por ley, muchos ciclistas se encuentran para ir a Buga, es un trayecto que dura alrededor de 7 horas y son entre 230 y 240 kilómetros. 

Antes de la apertura del túnel era muy frecuentada la ida hasta el Alto de La Línea, ahora perdió popularidad porque solo se puede llegar hasta el peaje y posterior a este trayecto era la parte exigente que gustaba tanto. Es una vía poco recomendable y además peligrosa por el flujo de vehículos pesados. 

Biciturismo

En el último tiempo, con el fortalecimiento del ciclismo en el Quindío, han surgido diversas rutas y circuitos por el departamento promovidos por agencias turísticas o colectivos de ciclistas, en los que se puede rodar y detenerse en estaciones específicas en las que los ciclistas pueden descansar, hacer paisajismo y avistamiento de aves, asistir a procesos de producción del café e incluso realizar otras actividades como balsaje en el Río De la Vieja, pueblear y nadar en cascadas y ríos. Para la comunidad de ciclistas, siempre y cuando haya responsabilidad ambiental, apoyan esta manera de disfrutar la belleza del departamento.

También, con frecuencia, se organizan retos, leñeros o chequeos, en los que los ciclistas pueden competir en diversas rutas.



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net