Salud / JULIO 03 DE 2021 / 6 meses antes

La Misericordia, por ahora, solo presta servicios de primer nivel de complejidad

Autor : Andrés Felipe Ramos Gámez

La Misericordia, por ahora, solo presta servicios de primer nivel de complejidad

Hace unos días se confirmaron despidos masivos, pero denunciaron funcionarios persecución por protestar debido a los meses que no han recibido sueldo.

El gerente Bernardo Gutiérrez Montoya indicó que no están disponibles alternativas como ginecología, ortopedia, urología y quirófanos. 

Solo los servicios de primer nivel de complejidad se prestan en la actualidad en el hospital La Misericordia, de Calarcá, debido a que sigue hundido en la crisis financiera.

La situación se agudizó en la institución clínica. Debieron clausurar algunos servicios debido al despido de 80 de sus funcionarios de parte de la cooperativa Soluciones Efectivas, además no se han saldado los sueldos atrasados de varios profesionales de la salud.

Las alternativas de primer nivel se relacionan con consulta externa y urgencias. Se suspendieron servicios como ortopedia, urología, ginecología y los quirófanos.

Aunque la situación pareciera sin soluciones a corto y mediano plazo, el directivo insistió en que el centro clínico tiene que ser de segundo nivel: “Si el hospital no vende servicios, no va a salir nunca de esta crisis”. 

 

Despido de funcionarios

Unos 80 funcionarios de La Misericordia fueron despedidos por parte de la cooperativa Soluciones Efectivas en las últimas semanas.

Sin embargo, funcionarios de la entidad, que no dieron nombres por miedo a represalias, advirtieron: “Nos sentimos perseguidos por manifestarnos al no recibir los sueldos atrasados, ya que los que se salieron fueron los que ganaban menos”.

El gerente Gutiérrez Montoya se refirió al asunto: “Nadie ha salido por haber participado en el paro, eso no está demostrado en ninguna parte. En este momento no puedo tener más gente, dicen que salieron los del salario mínimo, a mí me tocó sacar especialistas que ganaban millones, se fueron porque les dijimos que ya no había más trabajo”.

Agregó que salieron 22 personas del área administrativa y cerca de 50 del área asistencial.

“Yo tengo que tener una disponibilidad presupuestal para poderle decir a la empresa contratemos y tener cierto número de personas en la institución. En estos momentos no tenemos ni la disponibilidad ni la reserva presupuestal porque no han llegado los recursos que estábamos esperando”.

Agregó en este aspecto que incluso no conoce los nombres de los que dejaron el establecimiento médico: “Me pueden preguntar los nombres de las personas que se fueron y tengo que pedir el listado, no los tengo presente”.

Dio a conocer que a todos los funcionarios, incluso los que salieron, se les debe dinero: “Se les adeuda a los especialistas hasta 9 meses, así mismo sucede con los de menor salario”. 

 

No nos han llegado iniciativas

El gobernador del Quindío, Roberto Jairo Jaramillo Cárdenas, quien en reiteradas ocasiones ha criticado el proceder de la gerencia actual de La Misericordia, indicó que aún esperan propuestas de parte de la mencionada para buscarle salidas al hospital.

“No hemos recibido propuestas que lleven a soluciones en favor de La Misericordia. Estamos hablando con la Superintendencia de Salud para que intervengan porque no entendemos muchas de las situaciones que están pasando y los informes no nos complacen”, dijo Jaramillo Cárdenas. 

Al ser indagado sobre la alternativa de efectuar un préstamo a través de tesorería ante una entidad bancaria para saldar los sueldos atrasados de los funcionarios —a punto de cumplir 4 meses sin recibir el salario—, el ejecutivo sostuvo que no se ha podido avanzar.

“Precisamente por no contar con una propuesta de solución no se ha podido proceder. Es una alternativa que se entregó de parte de la secretaría de Hacienda, pero hasta el momento no tenemos respuesta, no hemos podido desarrollar el acompañamiento contundente porque no tenemos información”, señaló el mandatario.

Sobre esa consideración, el gerente Gutiérrez Montoya indicó que desde su entidad y con su equipo de colaboradores sí se ha trabajado en la búsqueda de un préstamo.

“Desde abril se han tenido contactos con el Banco de Bogotá, nos hicieron una propuesta y la estamos analizando. Además, ya empezamos a hacer acercamientos con Davivienda, nosotros trabajamos desde antes del anuncio de la secretaría departamental de Hacienda”.  

 

Llamado desde la alcaldía

Luis Alberto Balsero Contreras, alcalde de Calarcá, no ocultó su preocupación por la situación actual de La Misericordia, tras conocerse el despido de algunos de sus trabajadores.

“El hospital La Misericordia de Calarcá atraviesa una gran crisis y no se debe cerrar. No podemos dejar que se convierta en un puesto de salud”, advirtió el burgomaestre.

En ese sentido, hizo un llamado a la secretaría departamental de Salud, a la administración territorial y demás actores para buscar soluciones inmediatas.

“Esta situación no la podemos permitir. Estoy convocando a la ciudadanía, a todos los entes, a la asamblea, a los concejales y miremos cómo salvar este establecimiento. Aquí hay que tomar decisiones fundamentales y hacer un requerimiento a la secretaría departamental de Salud para que miremos las acciones que vienen adelantando para fortalecer al hospital. No podemos permitir que la única acción sea cerrarlo o despedir funcionarios. El tema de la salud es un derecho conexo al de la vida y desde ahí debemos enfocar la defensa del hospital”.

 

Vacunación no se detiene

El gerente Bernardo Gutiérrez Montoya aseguró que a pesar de la crisis, la vacunación contra la Covid-19 no ha parado ni se ha visto afectada.

“La inmunización continua por supuesto, estamos siendo muy responsables con ese compromiso y seguimos adelante atendiendo la población apta de acuerdo con los lineamientos del ministerio de Salud y Protección Social”.

También leer: Por ocupación UCI del 85 %, en Calarcá decretan nuevas medidas restrictivas



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net