Editorial / AGOSTO 11 DE 2022

Avance

Detrás de las lonas verdes, dispuestas a un costado de la glorieta Malibú, se construye en Armenia una obra de infraestructura de gran calado con la que se solucionarán varios problemas al mismo tiempo. Buen ejemplo de obra pública. 

Avance

La obra que actualmente ejecutan la alcaldía de Armenia y Empresas Públicas de Armenia, EPA, entre el barrio Portal de Pinares y la glorieta Malibú, en el sur de la ciudad, es un buen ejemplo de responsabilidad con el manejo de los recursos públicos y de bienestar comunitario. La que deberá ser puesta en servicio a comienzos del próximo año constituye la obra de infraestructura de mayor envergadura que se desarrolla por estos días en la capital quindiana. Alienta ver que el dinero de los contribuyentes se reinvierte en proyectos que, como este, no solo mejorará la movilidad por el sector, sino que se realiza pensando en el futuro de la ciudad. Esa es la ruta correcta. 

Después de varios años de estar cerrada esta importante vía, le corresponderá a la actual alcaldía entregarla en funcionamiento. Se obró con diligencia, visión y responsabilidad en este tramo. Lo que inicialmente estaba contemplado como la reconstrucción de un puente por una socavación del carreteable y que requería excavar trescientos metros cúbicos de tierra e invertir quinientos millones de pesos, se terminó convirtiendo en una excavación de quince mil metros cúbicos de tierra y el valor total de la obra se estima en tres mil seiscientos millones de pesos. El área intervenida equivale a la de un estadio de fútbol.

La ruta corta era tapar el hueco y habilitar el paso peatonal y vehicular por el sector. Lo que se pensó en su momento fue estabilizar un muro de trece por siete metros, pero, con buen sentido de responsabilidad, la obra final requirió bajar hasta el lecho de la quebrada Cristales, construir allí un box culvert (uno de los más grandes que hay en la ciudad), para luego levantar un muro de tierra armada y posteriormente hacer la vía. A pocos metros de esta obra, cuyo avance supera ya el sesenta por ciento, está la inconclusa obra prometida por el gobierno Valencia Franco, que deberá construirse con recursos del cobro de valorización, denominada Montecarlo II y que une las comunas 1 y 2. Por eso es que hay que resaltar lo hecho por el gobierno local, la solución por la que optaron los profesionales de Infraestructura del municipio de Armenia y EPA, se anticipa al pesado y masivo tráfico que tendrá este sector una vez se construya, no se sabe cuándo, la esperada obra de valorización.

Puede tener certeza la comunidad de Pinares, Portal de Pinares y demás barrios aledaños, que una vez concluida la obra será una solución definitiva, no solo de movilidad sino de protección del recurso hídrico. Allí no se realizaba mantenimiento alguno, aseguran desde la alcaldía de Armenia, desde hace medio siglo. La tubería de treinta y seis pulgadas fue reemplazada; ha sido larga la espera y muchas las incomodidades soportadas por los habitantes de esta parte de Armenia, pero, por la dimensión de lo que allí se realiza, en condiciones tan adversas como las que ofrece ese terreno, habrá valido la pena tener cerrada la vía. Falta poco para que la ciudad cuente con una moderna y segura vía que ayudará a descongestionar el tráfico vehicular en el sur.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net