l
Editorial / MAYO 19 DE 2024

Preparación y prevención

Es tiempo de actuar, de unir esfuerzos y de construir un Quindío más seguro y resiliente para todos.

Preparación y prevención

El llamado a la acción es claro: debemos estar preparados. La convocatoria de la Corporación Autónoma Regional del Quindío, CRQ, para la creación de redes de alertas tempranas en los doce municipios del departamento es un paso en la gestión de riesgos frente a la temporada invernal que está iniciando. En una época en que el cambio climático aumenta la frecuencia y severidad de fenómenos naturales como La Niña, la preparación y prevención se vuelven urgentes.

La CRQ, junto a la Unidad Departamental de Gestión del Riesgo y las unidades municipales, deben mostrar un compromiso claro: anticiparse a las emergencias. La creación de la red se fundamenta en datos del Ideam, que señalan un 60 % de probabilidad de ocurrencia del fenómeno de La Niña. Ante esta predicción, las autoridades locales deben pasar de una actitud reactiva a una proactiva.

La implementación de estas redes de alerta temprana es esencial para que las comunidades se conviertan en las primeras respondientes. La experiencia ha demostrado que la respuesta inmediata y local es decisiva en la mitigación de desastres. Las estaciones hidrometeorológicas y los boletines diarios emitidos por la CRQ son herramientas valiosas que deben integrarse en un sistema de monitoreo comunitario robusto.

Sin embargo, la eficacia de estas medidas depende de la articulación y coordinación entre todas las entidades involucradas. Como señaló Édgar Ancízar García Hincapié, subdirector de Gestión Ambiental de la CRQ, es necesario que cada institución tenga claro su rol y responsabilidades. Este es un llamado a la unidad y al trabajo conjunto.

Las limitaciones técnicas y económicas mencionadas por Jorge Augusto Llano, ingeniero de la CRQ, no deben convertirse en excusas, sino en motivaciones para innovar y buscar soluciones colaborativas. La capacitación y el fortalecimiento de los Consejos Municipales de Gestión del Riesgo son pasos necesarios para asegurar que las decisiones locales estén informadas y respaldadas por datos técnicos sólidos. 

El departamento ya ha sufrido los estragos de La Niña, como en 2010, cuando todos los municipios se vieron afectados, por lo tanto, la generación de una estrategia departamental articulada, como lo expresó Jaider Alexánder Hidalgo, director técnico Departamental de Gestión del Riesgo, es fundamental. Esta estrategia debe ser un plan adaptable y respaldado por todos los actores, desde las autoridades municipales hasta la comunidad misma.

Los ciudadanos del Quindío tienen el derecho y la responsabilidad de ser las primeras líneas de defensa ante las emergencias. La construcción de redes de alerta temprana es más que una medida técnica; es un compromiso ético y social con el bienestar de todos los habitantes.

La participación activa de la ciudadanía es indispensable. La educación y sensibilización sobre la gestión de riesgos deben ser continuas y accesibles para todos. Las experiencias y conocimientos locales deben ser valorados y utilizados en la planificación y ejecución de estrategias de prevención.

La sostenibilidad de estas redes de alerta temprana dependerá de un esfuerzo conjunto y continuo. Las instituciones deben asegurar no solo la implementación, sino también el mantenimiento y mejora constante de estos sistemas. Solo a través de una colaboración efectiva y un compromiso real podremos enfrentar los desafíos que la naturaleza nos impone.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net