l
Opinión / FEBRERO 05 DE 2024

Animales escriben a los alcaldes 

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Esta semana al ver un perro atropellado con una camioneta de alta gama por un chofer sin corazón, encontré al pie suyo una carta dirigida a los alcaldes y concejales del país. Por su importancia, la reproduzco en esta columna. 

Señores alcaldes y concejales, después de la fallida gestión de ustedes, en el cuatrienio que terminó; nosotros los animales no humanos, sentimos una frustración tan grande como pequeño es el corazón de los alcaldes y concejales que nos ignoran. Los animales teníamos la esperanza de que los alcaldes al terminar su des gestión, hubieran puesto un momento, su mirada en nosotros, no fue así, fuimos tan ignorados, que, si por ellos hubiera sido, nos habrían montado en un barco negrero y arrojado al mar, como los negreros hacían con los negros en los barcos de la esclavitud. Esperamos de los alcaldes y concejos que inician su mandato, su mirada humana sobre nosotros, somos naturales y habitantes de la ciudad, por lo tanto, somos ciudadanos, por lo que requerimos su atención. 

Somos maltratados y asesinados en las calles, en las mal llamadas tiendas de mascotas y en espectáculos públicos. Sobre calles de cemento, los caballos tenemos que hacer largas y antinaturales caminatas arrastrando carretillas con pesadas cargas, asistir a cabalgatas soportando insoportables ruidos de pólvora y descomunales equipos de sonido, en medio de borrachos que nos hacen beber cerveza. Irresponsablemente algunos alcaldes permiten corridas públicas y privadas, por fuera de la sentencia de la corte constitucional. Unos señores que se ganan hasta cuarenta millones, dizque representantes del pueblo, no han querido legislar en nuestro favor, favoreciendo a unas minorías hematófagas y descorazonadas, que disfrutan con la tortura y muerte de unos toros mal llamados de raza, con peleas de perros y riñas de gallos. En el peor mes para nosotros, diciembre, todo el mundo sabe dónde venden la pólvora, menos la Policía; ojalá quienes la queman tuvieran como nosotros la misma sensibilidad en sus oídos, ya hubieran acabado con su uso. 

Señores alcaldes, señores concejales, con toda nuestra inocencia, depositamos en ustedes la esperanza de que nos traten como lo que somos, ciudadanos desprotegidos, merecedores de la misma dignidad de los animales humanos, así no nos lo reconozcan, somos, al igual que ustedes, sujetos de derecho, respeto y cariño. 

En la asociación colombiana de animales, con nuestro grito le exigimos a los alcaldes y concejales la implementación de una política pública animal, que nos incluya, especialmente a los callejeros, que no tenemos nada para comer, ni dónde dormir, y lo único seguro que tenemos, es la muerte bajo las llantas de un carro conducido por un chofer sin corazón. 

Los alcaldes y concejales que terminaron su desanimalizada gestión, se van como llegaron, con nuestra esperanza y sin ninguna solución. Esperamos que ustedes sean la excepción, que para ustedes existamos, ya que no existimos para los que se fueron. Hagan que su ciudad, que es la nuestra, responda a la famosa frase de Mahatma Gandhi. Gobernando también para nosotros, ustedes le dan estatura moral a la ciudad. 

Cordialmente 

Animales no humanos


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net