Opinión / JUNIO 04 DE 2023

Brevedad en las redes

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Según el último Digital News Report, el porcentaje de gente escéptica ante las noticias de internet supera (39%) a los que creen en ellas (32%). La noticia está perdiendo efectividad. La sociedad vive en un modelo de brevedad informativa, que puede resultar de doble filo. Se vive un presente y se avanza a un futuro que procura tener todo tipo de información al alcance de un clic, pero parece ser que la desinformación toma un inesperado protagonismo.
 

El cambio en la manera de consumir contenido, propulsado por aplicaciones como Twitter o Tik Tok, popularizó el sintetizar la mayor cantidad de información en el menor tiempo posible, lo que ante una evidente sobresaturación informativa, supone un problema para el receptor. Mientras menos dura el contenido, más se puede crear, y mayor es la cantidad de opciones para elegir; y al grueso de la gente no se le enseña a tener un criterio de consumo. Caldo de cultivo para caer casi sin notarlo en fake news, títulos amarillistas o información no sustentada. 

No se nos enseña a consumir contenido y, por ende, a revisar las fuentes que sustenten aquello que vemos, tampoco. Todos estos detalles se escapan ante la velocidad de creación en internet, y una notable y reducida capacidad de atención que hay en la población. Se consume y no se opina más del tema, sino que se va al siguiente asunto con una inmediatez alarmante. Todo un problema que parece no tener solución y apunta a una era de consumo sin propósito, en la que solo recibimos información, equivocada o no, sin titubear. 

Pero esta simplicidad y brevedad a la hora de crear contenido no necesariamente es mala, como otra cara de la moneda, también puede servir de gancho para atraer nuevos consumidores. Decía Mauricio Cabrera, analista de medios “¿Es necesariamente malo el formato corto? Me parece que no. De hecho, considero que es una gran vía para intentar provocar que la gente se interese por temas que antes habían estado alejados del interés general, por decirlo de alguna manera”.  Parece una propuesta atractiva la utilización de estos formatos cortos, combinados con formatos de mayor duración; volverlo un paso a paso para la profundización de temas más densos por medio de un tipo de consumo más interactivo. 

Y es algo que comparto porque hay contenido que consumo de esta manera. Pongo el ejemplo de Ter y Jaime Altozano (arquitecta y músico), que crean contenido para sus canales en YouTube de esta forma. Aprovechando formatos breves para dar a conocer temas con un nivel de complejidad que podría requerir una mayor duración de video; ellos demuestran que sintetizar la información es un camino viable para hacer llegar un mensaje. Creo, además, que esta combinación de formatos, unida a un criterio de filtro en el consumidor, haría más rica no solo la exploración entre la información, sino una creación de contenido más amena e interactiva.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net