Opinión / JUNIO 05 DE 2022

Cachetada a la corrupción

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

En esta sencilla, pero contundente frase se podría resumir lo acontecido el domingo pasado en la trascendental jornada electoral, cuando el pueblo se pronunció referente al cambio fundamental que requiere para el país en el inmediato futuro y que constituyó lema de campaña del candidato Rodolfo Hernández, alejado de todo tipo de apoyo que comprometiera su lucha contra este cáncer de la corrupción.

Es de esperarse que la clase política imperante interprete este mensaje como clara advertencia que las cosas no pueden continuar como hasta ahora y que la población cada vez va despertando más de su letargo, observando cómo año a año la cifra de dineros embolatados crece, mientras los bolsillos de los políticos se van enriqueciendo y la miseria dentro de la población es mayor, sin acceso a los más elementales servicios para una vida digna. Celebro si, que las cifras electorales de los candidatos identificados con nuestro sistema democrático y con la necesidad de defenderlo a toda costa, sean significativamente superiores a las del candidato Petro, basado en ideologías comunistas que han fracasado en otros países latinoamericanos, sembrando hambre, miseria, carestía, inflación, inseguridad, escasez de alimentos y productos básicos, desempleo, estancamiento de su economía, entre tantos otros factores antidemocráticos. 

Enfrentamos semanas cruciales en esta recta final para la segunda vuelta, en las cuales esperamos escuchar las propuestas concretas sobre la forma como el candidato Rodolfo habrá de enfrentar la corrupción en la implementación de las reformas urgentes requeridas y en la forma como se atenderán las necesidades más sentidas de la población. Fundamental que se analicen los equipos de trabajo que acompañarían el plan de gobierno de Hernández, en caso de resultar elegido, como lo esperamos quienes confiamos en el sistema de la democracia, que permita hacerle ajustes orientados a corregir sus deficiencias en nuestro país. Un equipo que sea determinante con personas de reconocida transparencia en el ejercicio público, muchos también seguramente procedentes del sector privado, con reconocida capacidad profesional y ante todo de conducta intachable.  Esto sobre la base lógica que quien se sabe rodear de personas idóneas con excelente perfil y experiencia, será prenda de garantía para una gestión exitosa, además que habrá de brindar la mejor confiabilidad al electorado para el cumplimiento del plan  propuesto. No es necesario sabérselas todas, pero sí, saber quiénes se las pueden inspirar.

De nuestra parte como electores, nos queda la responsabilidad de analizar claramente lo que estos dos candidatos están proponiendo, pero la viabilidad para hacerlo realidad y que la implementación no genere daños irreparables en el futuro sobre todo a la democracia. Igualmente, la coherencia de los planteamientos, pues no genera confianza una persona que hoy plantea una cosa y al día siguiente la reversa o le busca interpretación acomodada, como en tantas ocasiones ha acontecido con el candidato Petro. Hoy ya no podemos hablar de candidatos de maquinaria o comprometidos con “los mismos y con las mismas”, si nos atenemos a lo expuesto por los dos candidatos, aunque si genera dudas al respecto, quien a lo largo de su campaña ha estado acompañado de personajes de no muy limpia trayectoria como es el caso del llamado Pacto Histórico. El electorado bien ilustrado sabrá interpretar muy bien este planteamiento.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net