l
Opinión / ENERO 11 DE 2022

Café orgánico 

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El café orgánico es cultivado sin el uso de sustancias químicas fertilizantes, utiliza solo métodos naturales y contamina menos que el cultivo convencional de café. Una buena alternativa para mitigar la contaminación desde el campo. Hace énfasis en el uso de recursos renovables y en la conservación del suelo y agua para mejorar la calidad del medio ambiente. 

El árbol de café convencional se fertiliza aproximadamente con unos 80 o 100 gramos de abono químico, mientras que el de café orgánico con unos 3.000 gramos de abono natural. La diferencia es alta. Por eso, promover el cultivo del café orgánico en el territorio es de gran importancia para reducir la contaminación y exportar café de calidad y libre de químicos para los consumidores. En cuanto al control de plagas, en el cultivo del café orgánico no se hace uso de insecticidas, como en el caso del café convencional, sino que se hace un control biológico de estas, utilizando hongos y enemigos naturales para protegerlo. 

Carlos Alberto Amariles Arango, especialista en gestión de agronegocios e integrante de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia, señala que: “En el municipio de Génova hay aproximadamente 760 fincas cafeteras y solamente 2 están produciendo de manera orgánica en su totalidad”. Esto debido a que en el mercado no están recibiendo el pago adecuado por sus cosechas. Ocasionando así que la mayoría de los productores continúen sembrando y cultivando café convencional, el cual les genera más ingresos, razón por la que muchos de los caficultores, a pesar de tener conciencia sobre los beneficios que trae el cultivar su producto de manera orgánica, no lo hacen. El mercado orgánico ofrece una calidad superior, pero requiere la garantía de los métodos de producción a través de un proceso de certificación. 

El sobreprecio pagado por la categoría de orgánico oscila de 25 a 30 % más en comparación con el café convencional. Los organismos que certifican el café orgánico inspeccionan las tierras del cultivo, bodegas, documentación de acopio; las áreas de transporte, de procesamiento y comercialización para verificar el cumplimiento de las normas de producción. 

Para que el cultivo del café orgánico resulte rentable para los caficultores es necesario que las personas promuevan la compra del producto que además tiene un gran impacto en la contribución para la conservación del medio ambiente con beneficios ecológicos. La lealtad del fabricante al consumidor está garantizada por el certificado que asegura el correcto procesamiento del producto. También se debería tratar de dejar a un lado esa mentalidad de que si no se abona con fertilizantes químicos no se cosecha. Existe una variedad de abonos orgánicos como la lombricultura, el humus y hasta la misma pulpa del café, que son amigables con el medio ambiente. Es momento de pensar y direccionarse aún más hacia los cultivos orgánicos para la conservación de la tierra. 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net