l
Opinión / DICIEMBRE 07 DE 2023

Cambio climático 1 / vida o muerte

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El Gueto de Varsovia en su momento (1940), y hoy el Covid-19 (Col. 2020), han constituido campanazos de intentos de la destrucción de la humanidad, pero el gueto, fue una masacre nazi contra los judíos, mientras el Covid-19, es una alarma dirigida a la extinción de la humanidad, ya no por causas políticas o sociales, sino, por culpa exclusiva del cambio climático, que el capitalismo fósil, no quiere entender y se hace el de oídos sordos; es la apocalipsis que no requiere como en el pasaje bíblico, de siete trompetas para anunciar el fin de la humanidad. Sabemos que la lógica del capital es la acumulación de fortuna, a través del consumo de energías fósiles (petróleo y carbón esencialmente), que conlleva la acumulación de enormes cantidades de CO2 en la atmosfera, lo que científicamente está demostrado, acaba con las fuentes de riqueza, el ser humano y la naturaleza, es decir, acaba con la vida. A eso le sumamos a “Herodes matando niños en Palestina” y el fentanilo – la muerte, en los E.U. de Norteamérica, son indicadores de estar viviendo la cultura de la extinción. Estudios científicos nos informan que 250 millones de personas serán migrantes para el año 2050; los habitantes de Estados Insulares, se están viendo obligados a desplazarse debido a los efectos del aumento del nivel del mar, lo que constituye la extinción de su cultura (etnocidio), convirtiéndose en apátridas. Ejemplos de ello nos arrojan informes de las Naciones Unidas, mencionando los datos de elevación de algunos Estados insulares vulnerables, tales como: En las Maldivas el punto más elevado es de 2,4 metros, mientras que en Tuvalu es de 5 metros y en las Islas Marshall de 10 metros. Según algunos cálculos, Tuvalu podría desaparecer en los próximos 50 años. No estamos frente a una simple crisis ambiental que se hablaba en 1960, ni el simple reciclaje de un vaso plástico, o la apagada de un interruptor; esto no es una lucha de clases ni de partidos políticos, estamos frente a la extinción de la vida para nuestras futuras generaciones. De hecho, Colombia a través del actual gobierno, viene proponiendo el desmonte gradual de la economía fósil, y por ello, el presidente ha venido insistiendo en cuanto congreso internacional relacionado deba asistir o sea invitado, en la suscripción de un tratado de no proliferación de combustibles fósiles y del tratado de más allá de petróleo y del gas. Su última intervención la hizo en la COP28 Cumbre del clima 2023 - EAU – Dubái, que giró alrededor de cuatro ejes temáticos: Acelerar la transición energética y reducir las emisiones a 2030; la financiación climática; situar en el centro de la acción climática a la naturaleza, las personas, las vidas y los medios de vida; y movilizar a todos los actores para organizar la COP más inclusiva de la historia. Esta transición no puede hacerse por unos pocos países, debe hacerse mediante un acuerdo y financiación multilateral.  


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net