l
Opinión / ENERO 22 DE 2024

Carta abierta a Juan Miguel Galvis 

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Espero que, en su labor como gobernador del Quindío, le vaya super bien, pues es mi ferviente deseo desde cuando tengo uso de razón, si es que alguna vez la he tenido, que mi departamento sea un departamento mejor, más humano e incluyente.  No soy del mundo de aquellos que tienen la bajeza de desearle mal al gobernante así le vaya mal a la región. 

Nuestro Quindío no es solo cafetales y fincas convertidas en hoteles, no es solo aguacate hass, ni un corazón verde, ni el paraíso que le queremos vender a los colombianos. Más allá de los hermosos pueblos quindianos, del verde de nuestras montañas y del hambre, la desigualdad y la corrupción que nos carcome burbujea un mundo intelectual, un mundo literario que expresa una visión regional, universalizada a través de una poesía y una narrativa de alta calidad. Nuestros escritores, hechos de plumas e ilusiones, viven y mueren con gloria y sin pena, acompañados por su propia soledad en el laberinto de sus letras. Euclides Jaramillo y Carmelina Soto, Luis Vidales y Adel López Gómez, Jaime Lopera y Elías Mejía, Gustavo Rubio y Umberto Senegal, Miguel Ángel Rojas, Jorge Hernando Delgado y Jhon Jairo Salinas, son nuestra chapa regional, son las letras de mostrar, ante el mundo que los reconoce más, que los propios quindianos. 

Señor gobernador, el sector cultural ha sido la cenicienta en la historia de nuestro departamento, especialmente el sector literario. El Quindío es uno de los pocos departamentos que brilla por su ausencia en la FILBO Feria Internacional del Libro de Bogotá. Sospecho que, para los gobernantes del Macondo quindiano, pronunció el sabio catalán su frase “El mundo habrá acabado de joderse, el día que los hombres viajen en primera clase y la literatura en vagón de carga”. Deseo que al final de su cuatrienio, los escritores quindianos puedan estar pensando diferente. Espero que se pueda revertir la frase del sabio catalán don Ramón Vinyes, en Cien años de soledad, y que, de su mano, señor gobernador la literatura quindiana viaje al igual que sus gobernantes, en vagón de primera clase 

En buena hora en nuestro departamento existe la Biblioteca de autores quindianos, cuya meritoria labor, es la de exaltar nuestra literatura, pero podría ser mucho mejor si tuviera un mayor presupuesto, motivo por el cual le propongo impulsar una ordenanza en la cual una parte de la estampilla Procultura tenga destinación específica dirigida a la BAQ. En segundo lugar, muy bueno sería para el Quindío, y para su sector cultural, que nuestro departamento hiciera presencia con un stand en la FILBO, para promocionar no solo la literatura quindiana, sino a todo el sector cultural y al departamento en general. En la FILBO hacen presencia las literaturas de otras regiones del país, mientras los escritores quindianos, deambulan en el laberinto de sus ilusiones, buscando un puesto en la historia literaria nacional. Cambie usted la historia señor gobernador. 
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net