l
Opinión / ABRIL 20 DE 2024

Ciudad cementerio

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

“Aquí yace uno en contra de su voluntad”, apreció Juanita Lectora en una lápida a la entrada del cementerio y recordó a los niños, mujeres y ancianos muertos contra su voluntad de vivir. No es uno, dijo con rabia, son más de 33.000 los muertos contra su voluntad en Gaza con los ataques indiscriminados por Israel sobre la población civil. En Gaza no hay un cementerio, Gaza es un cementerio. Expuso que los fuegos de artillería pesada israelí, día y noche, niegan el silencio de los cementerios para hacer realidad los gritos de los vivos al abrazar sus muertos. Sin consideración, Israel está construyendo un cementerio de 45 km2, no cejará su tarea hasta matar a los habitantes de Gaza. La convertirá en una ciudad cementerio sin lápidas, porque no existirán vivos que las construyan.

Rusbel Caminante consideró triste la realidad vivida por Gaza cementerio, no existe el silencio que permita escuchar el sonido de la tierra al caer sobre los ataúdes, tradicional en los cementerios del mundo, para temblar con los estruendos de misiles y metralla de los francotiradores. Cuando cesan los bombardeos, agregó, la ciudad cementerio se puebla de muertos por el bloqueo israelí, que los agranda por falta de medicamentos y comida. Al final, todos son muertos para el mismo cementerio. Las lápidas son los escombros donde antes fueron apartamentos, escuelas, universidades, hospitales, parques o centros comerciales. Los familiares y amigos salen a verificar cuantos fueron muertos esa mañana por el genocida. Entre escombros, cubren con sábanas a los vecinos, entones recordó al poeta francés Charles Baudelaire, “Lejos de las sepulturas célebres/, camino de un cementerio aislado, / mi corazón como un tambor de crespones, /va redoblando una marcha fúnebre.” 

Resulta abrumador que la violencia prime sobre la vida, adicionó Rusbel Caminante, cuando la ciencia prolonga la vida de los ciudadanos del mundo, un país genocida decida, a pesar de los muertos por ataques suicidas, convertir a Gaza en ciudad cementerio. Una cosa es responder con ataques a los terroristas y otra matar a civiles inocentes. Porque Israel desea convertir a Gaza en cementerio, asimila a sus habitantes con Hamas.

Juanita Lectora lamentó la realidad de Colombia, unos asesinan a miles de compatriotas. Le pareció que, de alguna manera, nos parecemos a Gaza, porque hay pueblos nuestros que huelen a carne descompuesta y a tierra revuelta con formol, se convirtieron en cementerios. Adicionó que Gaza, como ciudad es un gran cementerio, los escombros son ataúdes y los trapos son mortajas, todo cumple el deseo israelí de matar sin necesidad de las capillas ardientes y las ceremonias de los entierros. En Gaza cementerio, el olor suspendido en el ambiente se convierte en densa niebla que se arrastra entre los escombros, convertidos en tumbas, para llegar a los ojos de los vivos que gritan aterrorizados. Entre los escombros hay niños héroes que graban el genocidio para mostrar la ciudad cementerio del mundo moderno, Juanita concluyó con Vargas Llosa en El sueño del Celta, “Lo principal no es la tumba sino la memoria.”   


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net