Opinión / JULIO 27 DE 2022

Colegio Santísima Trinidad

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

En Filandia, municipio agrícola, pecuario, artesanal y turístico, visible por su legado humano, arquitectónico, ambiental, arqueológico y cultural, existía una antigua edificación, modelo representativo de la herencia de la arquitectura de las colonizaciones. Construcción fundada por el padre Antonio José Valencia, José María Herrera, Ernesto Vargas y  Francisco Hernández, en  febrero 1 de 1937, con el nombre de la Santísima Trinidad.

La indolencia institucional y el paso del tiempo llevaron al deterioro del inmueble, que,  a pesar de la  insistencia de un grupo de ciudadanos que conformaron un frente común, encaminado a concientizar sobre la significación e importancia del inmueble, quienes solicitaron a la administración municipal la búsqueda de mecanismos para la recuperación de la icónica  edificación, vieron como fue en vano toda solicitud. En abril de 2005 la municipalidad determinó la salida facilista, su demolición, rehusando la alternativa de restauración.

La ambigua visión del “progreso arquitectónico”, ha propiciado la muerte del legado arquitectónico de las colonizaciones, como se manifiesta en el pasado reciente con la pérdida de edificaciones como: la casa consistorial, casa de la cultura, el campanario de la capilla de la comunidad bethlemita y el cambio de fachadas, balcones, y otros elementos originales como: portones, cornisas, calados, cielos rasos, zócalos, etc.

Preocupa el olvido y pérdida acelerada del patrimonio arquitectónico, sin que las autoridades responsables busquen estrategias y gestiones en pro del reconocimiento, sensibilización y apropiación comunitaria que presente la importancia de su conservación. La institucionalidad debe legislar y conceder  espacios necesarios, para llevar a cabo la actividad propuesta

Inmuebles  representativos del patrimonio arquitectónico de las colonizaciones que aún perduran, deben ser protegidas en consecuencia a lo establecido en el Esquema de Ordenamiento Territorial (Acuerdo 74 del año 2000,  expedido por el  Concejo Municipal de Filandia),  que en su artículo 5 señala: “Filandia como municipio agropecuario con tendencia agroindustrial y eco turística y en su casco urbano, como poblado de interés patrimonial con actividades culturales y artesanales y un sector comunitario comprometido y participativo en la dinámica local”.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net