l
Opinión / FEBRERO 26 DE 2024

Con cultura...Sí

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Como en los tiempos que corren, me encontré entre muchos mensajes una invitación que cursaba (gratuita), para asistir a un concierto dentro de la temporada nacional de conciertos 2024, a mi entender promovida por el Banco de La República, y en nuestro entorno organizada por El Museo de oro Quimbaya apoyado por la alianza francesa y la Universidad del Quindío entre otras instituciones.

Me emocionó ver como el auditorio quedó pequeño para los asistentes, y hubo de duplicarse el numero de sillas y espacio. El centro de convenciones albergaba, según mi reconteo, más de cuatrocientas personas que concurrían a escuchar la música del cuarteto Agate de Francia. Cuarteto de cuerdas que deleitó el espíritu y el alma de los asistentes, que hizo evocar sensaciones y sentimientos al ritmo de las notas de unos espectaculares ejecutantes. Como se agradece que en medio de la violencia, las balas y las muertes, llegue ese mensaje de la existencia de sensaciones y realidades más sublimes que el enfrentamiento entre los hombres.

Muchos dirán que la música clásica, o una corchea no resuelve los problemas, y otros dirán que una bala en la construcción sociedad es menos que esa nota. Pero para efectos de esta nota sin importar la “mascada” de crispetas de alguno o algunos, la “comida” de papas o simplemente el paseo de la gaseosa por el auditorio como si fuera un trofeo, fue una noche que llena de esperanza al saber que muchos ciudadanos en el Quindío le apuestan y les “gusta” lo culto, el arte y las expresiones de una sociedad de paz y convivencia.

Recuerdo los años ochenta y noventa, cuando todos se encontraban las exposiciones de autores propios o extraños, sin importar ni distinguir partidos ni clases. Nos tocó vivir el nacimiento artístico de Abiezer, el homenaje a los autores quindianos. Y los líderes políticos dejaban huella desde donde se encontraran. Esto del sábado me hizo recordar cómo Hugo Palacios Mejía nos dejó de herencia el Museo Quimbaya para mostrarnos al mundo.

Que épocas aquellas en que unidos se pudo lograr la creación el Departamento, y el desarrollo de obras con las diferentes variantes, hoy con urgencia de recambio, cuando conseguimos a declaratoria de Zona Franca, o el establecimiento del Terminal Férreo. Aquellas épocas en que la clase política exigía a nivel central unidad para desarrollar la región. 

En épocas de dificultades todos se unían. Cuando llegó la reforma constitucional no se creía que pudiésemos tener un senador porque era por circunscripción nacional, y nos unimos todos para lograr el cometido: El Quindío tuvo su senador. Mas adelante ante la ausencia de muchos liderazgos, pero unidos, logramos que la reconstrucción de nuestra tierra se hiciera desde aquí, y se inició y terminó.

Esto del concierto, nos vuelve a decir, que es hora de reunirnos para concitar un desarrollo del departamento desde lo humano, desde la cultura, como fuente neutral de encuentro y expresión de la vida sublime que espera todo ser humano, nos obliga a pensar que sí podemos cambiar una sociedad violenta y metalizada.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net