l
Opinión / NOVIEMBRE 23 DE 2023

El camino de la cultura

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La llegada de Juan David Correa al Ministerio de Cultura del gobierno Petro, después del tiempo de incertidumbre e interinidad que se vivió en esta cartera tras la salida de la dramaturga Patricia Ariza, ha permitido redimensionar la visión que de este sector  el de las culturas, las artes y lo saberes   propone el gobierno para una sociedad que busca reencontrarse con la paz y poner la mirada en otros horizontes donde el diálogo y el respeto desplacen al odio y la mezquindad. 

No es una tarea fácil, por supuesto, y es que, a pesar de la oportunidad alcanzada por el gobierno de llegar con una propuesta progresista en la que la cultura tenga un protagonismo central, ha cometido muchos errores en otros frentes, además de tener que sortear los embates de las mafias criminales de la derecha, enquistadas en el Congreso y amancebadas con los grandes grupos empresariales; y el abrumador poder de manipulación y desinformación de los medios de comunicación. 

Proveniente del sector literario y editorial, Correa cumplió una notable tarea como director literario del grupo Planeta para Colombia, construyendo un catalogo en el que logró ampliar el espectro de temáticas y voces en los diferentes sellos, impulsando autores jóvenes y rescatando obras de gran valor dentro de la literatura nacional como la prosa del director de cine Víctor Gaviria, el pensamiento de Estanislao Zuleta y las novelas de Arnoldo Palacios.   

Desde su posesión como ministro, la mirada de Correa ha estado puesta en las regiones y, sin desconocer el reto que representa descentralizar la gestión cultural y darle un lugar preponderante en la construcción de un relato de país diferente, su discurso da cuenta de una agenda clara en ese sentido: «El Ministerio de las Culturas, las Artes y los Saberes ha creado la estrategia Cultura de Paz para poder establecer hojas de ruta con las comunidades y ofrecer herramientas institucionales para que sean los colectivos culturales, las y los artistas, las y los sabedores, quienes sean dueños de su destino. No tenemos una receta mágica para proponer una transformación real, sino que ofrecemos una mano y un reconocimiento, unas capacidades institucionales, una manera de entender el mundo para ponerlo a disposición de cada una y cada uno de ustedes y así comenzar una andadura que no será inmediata, sino que tendrá costos y será parte de un proceso en el que la imaginación sobre el futuro, y la lucha contra el relato de la derrota, será fundamental para todas y todos como punto de partida.» 

En esa agenda va a ser determinante la disposición y compromiso de los mandatarios locales y regionales electos, con quienes Correa ya tiene previsto reunirse. En ese contexto, ha recordado que «La responsabilidad del cambio cultural en el país no es exclusiva del Ministerio. Las alcaldías están obligadas, por gobernanza, a atender el tema cultural, a incluir en sus presupuestos la cultura, fortalecer las casas de la cultura, dotar las bibliotecas y proteger a los líderes sociales y culturales.»
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net