l
Opinión / JULIO 02 DE 2023

El difícil momento del café

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Mas agria que dulce fue la celebración del Día Nacional del Café en nuestro país, frente a las circunstancias que atraviesa el cultivo del grano, coincidiendo con la conmemoración de los 96 años de fundación de la Federación Nacional de Cafeteros.

Para el Eje Cafetero son difíciles las condiciones que hoy se  presentan con este producto que a lo largo de su historia ha marcado la pauta como líder por lo que le ha representado en la balanza comercial, en especial por su excelente calidad y aroma altamente valorado en el mercado internacional.

Después de haber iniciado este año con excelentes precios, acercándose a los $2.5 millones la carga de 125 kilos, ahora se ha reducido casi a la mitad, llegando hoy a $1.3 millones, entre otros factores de la economía por la considerable baja en el precio del dólar, más los altos costos de producción, la escasez de mano de obra, los factores climáticos, el mal estado de las vías terciarias agravadas por el poco interés que demuestran los organismos del gobierno regional que siempre aducen falta de presupuesto para atender tales requerimientos.

Cultivadores de Risaralda denunciaron importación de café de pésima calidad procedente de Ecuador, Brasil y Perú, con el agravante que tales mezclas se están re exportando como si fueran café colombiano, poniendo en peligro la calidad  excelsa que tiene nuestro grano en el mundo, según lo expuesto por el cafetero Duverney Galvis, representante del gremio en el vecino departamento. Según la misma denuncia, las importaciones de café en Colombia están creciendo masivamente y frente a ellos gremios de baristas se han negado a probar esos  cafés, en consideración a que es tanta su acidez y tan mala su calidad que deciden no pasarlos por los filtros, ni presentarlos como café. Esto agrava aún más la situación que afronta el café y debería ser motivo de investigación y de intervención por parte de las autoridades, frente a las serias afectaciones que ante el mercado internacional puede representar para la excelencia de nuestro producto.

No se debe olvidar el reciente incidente entre el presidente Petro y los miembros de la FNC ante la elección del nuevo gerente general de la Federación, en evidente intención del gobernante de llevar a ese cargo a una persona de su entera confianza y que luego como clara coincidencia le llevó a plantear la supuesta necesidad de revisar el funcionamiento del Fondo Nacional del Café que es alimentado por un impuesto propio de los cafeteros para atender los requerimientos de su actividad productiva, lo que ha sido interpretado como  indebida injerencia en los asuntos del gremio cafetero. No debería incidir en el cumplimiento del deber constitucional del gobierno hacia la defensa, protección y estímulo que debiera recibir en estos momentos, tan importante, tradicional y emblemático sector de nuestra economía, como es el gremio cafetero, frente a las dificultades y amenazas que sobre él se ciernen. No se debe olvidar todo lo que el café le ha reportado y le reporta a la economía del país.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net