Opinión / ABRIL 03 DE 2022

El problema no es de régimen

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

No es para nada la intención de quien esto escribe, generar terrorismo alguno con los comentarios que hago sobre lo que pudiese suceder en caso de que empiecen a cristalizarse algunas de las propuestas que ha planteado el candidato del llamado Pacto Histórico, Gustavo Petro, si es elegido, sino la de contribuir al debate que generan y se busque claridad sobre la mayor conveniencia para los intereses del país.

Por fortuna, aún disfrutamos de plena libertad de opinión y al menos este servidor hasta el momento jamás ha sido limitado en su libertad de expresar lo que piensa, así sea diferente al pensamiento de muchos otros. Es uno de los grandes valores que nos ofrece una democracia que, insisto, se encuentra en estos momentos en serio riesgo, si nos atenemos a lo sucedido en otros países, donde se han elegido personajes de perfil similar al que hoy se encuentra en Colombia abanderando las encuestas de preferencia electoral. Son personajes que han llegado a la presidencia para quedarse, acudiendo a los mecanismos necesarios, incluyendo la persecución y demás estrategias de la dictadura para asegurar su permanencia, así las mayorías, después de darse cuenta de su error original, no estén de acuerdo con quienes en un mal momento eligieron.

El martes pasado concluyó el plazo para que las personas inscribieran su cédula en los sitios que les facilitara acudir a las urnas en el sitio más cercano a sus actuales residencias y tal como nos acostumbramos los colombianos, cuando están a punto de cerrarse inscripciones para lo que sea de importancia para cada quien, fueron largas las filas que se observaban para llenar este requisito, pese que desde tiempo atrás la registraduría y los medios de comunicación, incluidas las redes sociales, venían anunciando este hecho. La esperanza es que quienes se sometieron a esas tediosas filas, lo estuviesen haciendo porque tienen claridad plena, amplia y suficiente de la gran trascendencia que estas elecciones tienen para el inmediato futuro de nuestro país, como nunca antes lo habían sentido. No dudo un momento que la gran responsabilidad de lo que viene sucediendo, se centra en quienes a lo largo de los años, han estado al frente del poder, con sus prácticas corruptas, con su inadecuado y mal manejo de los destinos del país, pero debemos ser conscientes de que el problema no es del régimen, pues contamos con una Constitución que en términos generales ofrece plenas garantías a todos y que en lo que se ha fallado en su aplicación para que efectivamente les  brinde a todas las mejores garantías. No se trata de que se llegue a cambiarlo todo y a generar caos y conveniencias para quienes lleguen. El asunto como lo he planteado con insistencia es impedir que lleguen personajes de oscuro pasado, que pongan en peligro la estabilidad institucional, su economía y que espante a los potenciales inversionistas generadores de empleo. Desde luego, que nosotros como ciudadanos asumamos nuestra responsabilidad en lo que nos corresponde, acudiendo a las urnas, constituyéndonos en veedores, denunciando permanentemente las malas actuaciones, a los corruptos y aprovechando los mecanismos que se nos ofrecen como ciudadanos dentro de la Constitución, que además debemos cuidar para no perderlos.
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net