l
Opinión / JUNIO 18 DE 2023

En el Día del Padre

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Este domingo Día del Padre, con puente incluido en homenaje al Sagrado Corazón de Jesús, quiero dedicarle este espacio a quienes han asumido este papel tan trascendental, con la seriedad, la responsabilidad, el compromiso, la dedicación y el respeto que merece, entregando a la sociedad en la compañía indispensable de la madre, personas de bien, auténticos y honorables seres humanos, respetuosos de la vida, del bien ajeno, de la dignidad y de la libertad, como dones esenciales del Creador del Universo.

En este orden se encuentra todo padre que puede presentar orgulloso a sus hijos ante el mundo como fruto de su formación, de su ejemplo, de su testimonio de vida, de los valores que en ellos ha cultivado, haciéndose artífice de lo que ahora son como hombres o mujeres de bien, conquistadores de éxito no necesariamente representado solo en patrimonio económico, en fama, en poder o en cosas superfluas. Que en toda instancia pueda sentirse orgulloso de la crianza que les dio y jamás tenga que lamentarse por fallas en contra de los principios inculcados.

Comparto estas reflexiones adaptadas de Alejandro Ojeda: “Ser padre es mucho más que tener un hijo. Es reencontrarte con el niño que fuiste, y revivir la inocencia pura y limpia del ser humano. Es apreciar lo que tus padres han hecho por ti.  Es aprender que toda evolución que merezca la pena se hace lenta y continuamente. Es comprender que el amor es mucho más de lo que se puede expresar con palabras. Es sacrificar mucho sin importar lo que pierdes, porque ganas siempre. Es lanzarte al vacío y nacer en la caída mucho más fuerte, y con alas. Es una ofrenda de lo más valioso que tenemos, el tiempo, a alguien que es más importante que todo lo demás. Es sentirte vulnerable, tener miedo, y confirmar que ya no importa el obstáculo porque no tienes más opción que hacerlo bien, y en ese momento descubrir que ya puedes con todo lo que venga. Es mirar a los ojos a la vida, sonreírle y aprender que el mundo es un espejo que refleja lo que tú le das. Es la entrega incondicional que condiciona el resto de tu vida llenándola de color, es la cadena que libera tu mente y tu alma. Es creerte maestro y aprender más que nunca, es matricularte en la más prestigiosa universidad, donde se olvida lo superfluo y el mundo se reduce al instante en que te mira. Es esperar una cosa y encontrarte otra, entender que la vida puede sorprenderte superando tus expectativas y cualquier cosa que llegaras a imaginar. Es el camino que no tiene mapa, el sendero sin retorno que te transforma, la aventura que sabes con certeza te cambiará el mágico punto de partida del resto de tu existencia. Ser padre es, en definitiva, un regalo personal que solo puedes comprender cuando lo abres,  sorprendente por lo irrepetible, fascinante por lo indescriptible. Es el amor viviendo en ti.”. Sinceras congratulaciones.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net