l
Opinión / ABRIL 25 DE 2024

En pensiones, los errores del pasado enseñan

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El apoyo que recibió la reforma a las pensiones de unos congresistas y partidos políticos que decidieron dar un paso aprobando unos puntos interesantes y valiosos de la reforma del gobierno, se recibe con alegría a pesar de que su estudio sigue mientras que en otros existe gran preocupación por los efectos que puedan tener millones de trabajadores aportantes y activos en su pensión y ahorro a futuro, en especial jóvenes y los que el acumulado de sus semanas, no alcanzan o quedaron por fuera del límite de la transición acordada.

El apoyo a los más necesitados es en cada ciudadano, un compromiso voluntario que se aprende en el hogar, como es el dar la mano en la medida de sus capacidades y respeto a los demás. Siendo Colombia un estado social de derecho fundada en el respeto de la dignidad humana, en el trabajo y la solidaridad de las personas, obliga atender a los más necesitados, cumplir la constitución como debe ser sin crear divisiones y preferencias que existen y no seguir con ellas y peor como se ve, con una desigualdad inmensa que benefician con los escasos dineros públicos, a pocos.

Las críticas o rechazos, es cuando gobierno, congreso y partidos más cuidado deben tener con lo que aprueban. Se aplaude el aprobar puntos valiosos que beneficiará a miles de trabajadores, quedando otros que merecen mucho cuidado por el alto peligro a las finanzas y riesgo futuro de una inestabilidad por un simple interés político y personal. El no revisar y estudiar como debe ser puntos críticos y costosos, privilegios, beneficios, sistema presidencial de pensiones, regímenes especiales entre otros, sigue el daño al país y a los futuros pensionados, donde los pocos recursos serán para el pago de los intocables o privilegiados, dejando inmensos pasivos que no han querido ajustar gobiernos anteriores y el presente como si a los futuros pensionados los obliguen a recibir menos recursos en su pensión, quedando ellos obligados al pago de más u otros tributos y así evitar dejar de pagar las pensiones a futuro. Los errores del pasado enseñan, que lo correcto, ético e ideal, es no repetirlos. 

Mientras no corrijan lo que daña al sistema de pensiones, el riesgo será mayor. De pasar la reforma los traslados de los fondos a Colpensiones más el ingreso de recursos por el desmonte de subsidios, los peligros al sistema no es a largo plazo como dice la ministra, ya están, con la caída de la tasa de natalidad y el pasivo existente, los harán insuficientes, se agoten y se acuda otra vez al presupuesto del país. Para presionar los ajustes que no han querido realizar en años, con el pago de los 2,3 salarios incluir en la reforma un % de los aportes y trasladar esos dineros a una cuenta no manejada por Colpensiones. 

No sé que pasará con la reforma, esperando que el tiempo que queda, piensen en el futuro del país y millones de trabajadores, pues esta reforma más que de genios, exige es visión y respeto al país.
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net