Opinión / NOVIEMBRE 21 DE 2022

Grancolombianos

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.


En 1971 se fundó en Armenia una seccional de la Universidad La Gran Colombia, institución de educación superior de Bogotá. Fue creada por Julio César García Valencia, nacido en Fredonia, Antioquia; cuya vida fue una construcción del humanismo, más que una búsqueda de la riqueza material o del éxito. Escritor y periodista; historiador y ante todo, un maestro que creía en la educación como antídoto para muchos males y respuesta a interrogantes de la humanidad.

Se trata de una institución reconocida que ha formado con idoneidad a hombres y mujeres que se han desenvuelto en distintos ámbitos, públicos y privados, en áreas del conocimiento como: derecho, economía, ingeniería agroindustrial, administración de empresas y arquitectura, entre otras de más reciente apertura y aprobación por parte de las autoridades educativas. El sábado se llevó a cabo el encuentro de egresados, con la presencia de 300 profesionales de distintas promociones y áreas. Desde jueces, fiscales y magistrados pensionados, que aportaron con su conocimiento a la judicatura y diversas instituciones, hasta nuevas generaciones, colmadas de entusiasmo, vitalidad e iniciativa.

Es una institución, que aunque tiene sede principal en Bogotá, ha sido relevante en las dinámicas del desarrollo regional.
Impecable el evento, con presencias valiosas y la entrega de reconocimientos a hombres y mujeres que han marcado huella, no solo en la región, sino también en otras latitudes. Desde un egresado que fue designado como viceministro, hasta un economista investigador en países del Medio Oriente. Brillantes juristas, gerentes, consultores, políticos, líderes, empresarios, magistrados, litigantes; personas que han hecho de sus profesiones una oportunidad para construir país.

Existen muchos motivos que evidencian la importancia de la UGCA en el Quindío. Primero, ha sido formadora por excelencia de quienes han luchado por la justicia. La tradición jurídica del departamento sin duda le corresponde a la universidad, aunque es valioso el aporte que hoy brinda la von Humboldt en la formación de abogados.

Segundo, ha educado a hombres y mujeres que se han proyectado en diversas latitudes, algunos conocidos, otros no tanto; todos llevando la huella de la formación a muchos rincones del planeta.

Tercero, se ha distinguido por la formación ética y humana, acatando la voluntad de José Galat Noumer. En todos los programas hay una columna humanista que debe mantenerse, como trinchera de resistencia en un contexto de creciente corrupción y deshumanización.

Cuarto. Ha sido pionera en programas como ingeniería agroindustrial (que ha generado muchos empresarios e investigadores).
Quinto. Ha sido forjadora indiscutible de líderes, dando a la tierra profesionales que en ámbitos políticos, institucionales y gremiales; han tenido buen desempeño. Para la muestra, el exgobernador Henry Gómez Tabares.

La Grancolombia ha dejado huella en la región y muchos grancolombianos lo han hecho y lo siguen haciendo.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net