l
Opinión / AGOSTO 10 DE 2009

La aldea

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Se celebra el sexto aniversario de La Aldea del Artesano en Quimbaya, un sitio lleno de magia y tradición ubicado en el kilómetro dos en la vía que conduce a PANACA.
Cuarenta y cuatro artesanos de diversas tendencias y variados estilos, ofrecen en dicho lugar productos de óptima calidad, como bisutería, artefactos en guadua, camisetas precolombinas, objetos en cuero, cestería, recuerdos típicos, muestras espectaculares de orfebrería Quimbaya, bordados, cerámica, joyas elaboradas con semillas y piedras semipreciosas, hamacas, en fin… El Arte en la más rica y amplia expresión y lo mejor: Todo elaborado a mano, directamente por artesanos productores, que en unión de su familia, viven de la obra de su talento y de su fe y confianza en la cultura que le da sentido a sus realizaciones.
Este lugar se consolida como una muestra de proyectos productivos sostenibles, de esos que necesitamos para generar empleo y empresa, de aquellos que deben permanecer en el tiempo pues no solo generan la manutención para un número importante de familias quindianas, sino que se convierten además en un atractivo valioso para los visitantes del municipio cívico de Colombia, que encuentra en este lugar, artesanías de las procedencias más exóticas, como aquellas que son elaboradas por la tribu Kuna, mundialmente conocidas como la mola, una aplicación de varios trozos de tela superpuesta, con muchos colores, que recortados y cosidos forman preciosos dibujos geométricos, zoomorfos y de simbología tribal, entre otros. Cada diseño es único, original y guarda una mística identidad. Esta es solo una de las muchas maravillas que pueden encontrarse allí.
La Aldea del Artesano es un sitio que vale la pena conocer y destacar, porque quienes allí trabajan, han hecho de la asociatividad y la construcción de la unidad y la solidaridad una forma de vida, y porque han aprendido que son sus propias manos las que pueden prodigarles el éxito y que vale la pena dedicar la existencia a preservar la cultura y conservar las tradiciones que dan identidad a los pueblos.
Ojala los valiosos hombres, mujeres, adolescentes, niños y niñas, que habitan este espacio perseveren en su tarea, y sigan haciendo de la Aldea un lugar de visita obligatoria en Quimbaya, un espacio donde la magia de la guadua, la hermosura de la orfebrería, los aires de la música latinoamericana y los aromas del sándalo y la citronella, flotan en la atmósfera llenando los sentidos de placer y armonía. Y ojala los gobiernos en todos los niveles, comprendan la importancia de proyectos económicos, culturales y turísticos como este, para que les brinden el apoyo necesario para mantenerse y lo más importante: Para hacer de esta experiencia exitosa un modelo replicable en otros municipios quindianos y colombianos, donde también existe talento y sensibilidad por la belleza, pero abundan igualmente el desempleo y la falta de oportunidades.
Felicitaciones a los artesanos reunidos en La Aldea, en Quimbaya, en este su sexto aniversario, y que sean muchos más los años en los que generen empleo, belleza, calidad y desarrollo y sigan siendo un sitio privilegiado para ser visitado por todos y así, que quien venga al Quindío tenga un motivo más para enamorarse de él. angelaquindio@hotmail.com


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net