l
Opinión / NOVIEMBRE 23 DE 2022

La emancipación

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

En Colombia las personas se van de la casa de sus padres por algunas situaciones específicas que los llevan a tomar la decisión, puede ser porque consiguen un trabajo en otra ciudad, van a estudiar a otro sitio, deciden ir a buscar suerte en otro país o se casan. Es difícil encontrar procesos de emancipación decididos donde el joven a la mayoría de edad tome la decisión de salir de su casa para tener la oportunidad de fortalecer sus procesos de madurez e independencia.

Gran parte de este fenómeno es un proceso cultural donde en nuestras tradiciones familiares hemos consolidado la protección de nuestros hijos sin importar la edad, a veces incluso los padres piensan en su hijo dentro de su casa sin importar que ya tenga pareja o incluso otros hijos, creen que deben tener a sus hijos toda la vida y servirles, ayudarlos, hacer sus cosas o incluso cumplir responsabilidades de ellos. 

Si comparamos estos procesos culturales y aprendizajes familiares con algunos países desarrollados, nos daríamos cuenta que la dinámica es muy distinta, no solo desde la familia, sino que la sociedad posee elementos que empoderan al joven en la estructuración de una independencia, es decir hay posibilidades de trabajos parciales mientras están estudiando, hay mayores fuentes de ingreso, posibilidades de educación gratuita y facilidades para esa emancipación. 

Lo anterior podría plantear que esta independencia es producto de muchos fenómenos y que incluso a pesar de que queramos es más difícil a nivel social tener la emancipación, en algunos casos las personas terminan la universidad y la dificultad para conseguir un trabajo bien remunerado afectan sus planes y proyectos de vida quedándose a la merced de sus padres mucho tiempo y generando con ellos relaciones patológicas donde los padres siguen procesos de autoridad o protección. 

Lo ideal es que entendamos como familias que nuestros hijos deben tener la oportunidad de crecer en independencia y madurez antes de construir una familia, ojala todos pudiéramos tener esa experiencia de vivir solos antes de una relación y que no sea esta relación la que nos obligue a salir de la casa de nuestros padres, a veces incluso he recomendado a los padres de los muchachos que salen del colegio que permitan que vayan a un intercambio, estudien un idioma por fuera, o tengan una experiencia significativa de independencia para que construyan un parámetro propio, se fortalezcan y al mismo tiempo incluso puedan valorar lo que tenían en su familia consiguiendo una mejor relación con sus padres. 

Estas experiencias permiten que los jóvenes tengan más posibilidades de llevar una relación de pareja, se vuelvan más maduros y organizados y cambien el concepto de relación con sus padres a una relación de dos adultos que deciden verse, aportarse mutuamente y tener espacios de calidad.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net