l
Opinión / ABRIL 25 DE 2018

La fuerza de las ganas

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Cuando salimos del colegio o estamos próximos a terminar, nuestro mundo se llena de expectativas que se convierten en crisis, siempre he dicho que la crisis son la diferencia entre la expectativa y la realidad, esa pequeña o grande brecha que se puede llamar crisis, donde experimentamos temor, estrés, ansiedad e incluso en algunos casos depresión.

Pero ¿cuál será la dificultad en la actualidad para afrontar estos cambios y estas etapas?

En los jóvenes de hoy se pueden ver muchos fenómenos psicológicos que afectan sus actitudes frente a la vida, tal vez estamos ante la generación que podría ser la más brillante en la historia de la humanidad, sin embargo, no está ocurriendo y desafortunadamente es la generación con mayores problemas de salud mental.

Cuando realizamos un análisis de lo que puede estar ocurriendo con nuestros jóvenes y cómo se hace más difícil la consecución de un proyecto de vida productivo, llegamos a conclusiones que tienen que ver con los cambios generacionales, con la estimulación en la misma niñez y tal vez con el mismo proceso de crianza.

Recordemos que los niños que hoy están saliendo del colegio, tienen alrededor de 15 y 16 años, nacieron después del año 2000, son personas que han habitado toda su vida en este siglo, esto es algo que cambia el paradigma ya que son hijos de padres ‘nobles’, sus padres fueron la primera generación que se volcó a llenarlos de elementos, estímulos y tal vez los primeros que dijeron que eran amigos de sus hijos; además ha sido la generación de familias trabajadoras o de padres separados, donde la mamá ya no está en la casa y trata de suplir las necesidades de tiempo con elementos materiales y permisividad. 

Situaciones que pueden ser causantes de problemáticas:

Las múltiples opciones.

Inmediatez de la información.

Creencia de diversión constante.

Tendencia creciente a seguir modelos inexistentes que solo existen en las redes sociales.

Tendencia a la vida pública.

No comprensión del síndrome de la felicidad en un segundo o en una foto.

Cada una de estas situaciones o fenómenos debemos tenerlos en cuenta porque son un factor debilitante a la hora de tomar una decisión, podemos contrarrestarlo con un mecanismo de pensamiento que es el de las ganas, y digo que es un pensamiento porque nuestras actitudes parten en gran medida desde la voz interna. 
Necesitamos disminuir en esta etapa las creencias irracionales, aumentar el afrontamiento de las situaciones y generar la posibilidad de tener ganas de hacerlo, tener ganas de seguir a pesar de las dificultades que encontremos en el camino, tener ganas de ser feliz sin importar lo que hagamos en el futuro o cual sea la carrera que elegimos.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net