l
Opinión / JUNIO 11 DE 2023

Las alianzas peligrosas

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Más temprano que tarde van saliendo a flote las graves consecuencias de los pactos que se hacen entre personajes u organizaciones precedidos de dudosos y oscuros antecedentes en el ejercicio de la vida público-privada, cuando se busca alcanzar aspiraciones de carácter político, económico, social, profesional.  

Cuando tales alianzas se cocinan entre personajes con rabo de paja sin consideración a los valores y principios fundamentales, se convierten en bombas de tiempo susceptibles de explotar ante cualquier chispa incendiaria, como acaba de suceder con los casos Benedetti Sarabia dentro del gobierno Petro.   Sobre Benedetti salta el interrogante cómo es que el Canciller designa en un cargo diplomático tan importante, a un drogadicto, como según él, ya se había auto declarado. 

Muy a propósito estas citas bíblicas: “No introduzcas en tu casa toda suerte de personas, pues son muchas las asechanzas de los maliciosos” (Ecl. 11; 31. “Por una chispa se levanta un incendio y por un hombre doloso se vierte mucha sangre”, (Ecl. 11;34.) 

Entre nosotros como electores, crece el desconcierto e incredulidad hacia nuestra institucionalidad orientada desde tiempo atrás, no solo ahora, por personajes solo motivados por ansias de poder al costo que sea y sin los más elementales requerimientos éticos y sobre todo con tantas mañas que los triunfantes de turno tuvieron la esperanza de erradicar apoyando la supuesta propuesta del cambio. Eso de estar dispuestos a “venderle el alma al diablo” pareciera estar dentro de las intenciones de muchos y así se observa en los planos regional y nacional. Cuando las partes involucradas en tales alianzas peligrosas coinciden con sendos antecedentes nada recomendables, los resultados sí que son funestos. Colombia lo está viviendo con una polarización cada vez más aguda y compleja que nadie sabe a donde finalmente nos llevará, pues las advertencias de Petro en manifestación popular esta semana, no vaticinan nada bueno. Solo queda pedir a Dios que finalmente logremos enrutarnos por la vía de la sensatez y el buen juicio. Treinta y ocho meses más de enfrentamientos, de desacuerdos, de ataques,   de discordias, serían el peor panorama para un país que todos queremos ver en paz, con progreso, con calidad de vida, de oportunidades, para lo  cual se requiere armonía, estímulo a la creación de riqueza que genere empleo, seguridad en todos los frentes, con una justicia firme, eficaz y pronta, un gobierno eficiente que atienda los requerimientos e intereses colectivos  y que escuche atentamente e implemente no solo lo que quiere, sino lo que efectivamente necesita el país. Las mejores reformas son las que se concilian entre todos los directamente involucrados, no las que se imponen para unos pocos sectores y en perjuicio de otros. 

Ahora que se avecinan las elecciones regionales, ojalá los aspirantes tengan en cuenta esas experiencias nada buenas. El Quindío, gravemente afectado por   castas políticas que todos conocen ampliamente por sus prácticas corruptas y siguen buscando incautos candidatos de bolsillo que les acojan sus mañas. Al parecer la triste experiencia vivida por el exalcalde y educador Carlos Mario Álvarez (qepd) poco ha servido para evitar su posible repetición.  


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net