l
Opinión / OCTUBRE 09 DE 2011

Las tradiciones de octubre

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Acabamos de iniciar un nuevo mes, tradicionalmente dedicado a varias celebraciones de la cultura popular y religiosa, que bien vale la pena recordar, buscando obtener de ellas los máximos beneficios en nuestro proceso de crecimiento personal, familiar y comunitario.

Es un mes dedicado a honrar a la Santísima Virgen María, al incluir la fiesta de la Patrona de la Arquidiócesis de Manizales, a la cual pertenece la Diócesis de Armenia, Nuestra Señora del Rosario, que representa una devoción, la que a Ella más agrada, el rezo diario de esta oración, aparentemente repetitiva, pero que recuerda los pasos fundamentales de la vida de su hijo Jesús. Es por esta razón que ha prometido a todos quienes la practiquen gracias y bendiciones especiales como estas: Protección, arma poderosa para ir al cielo, destrucción de los vicios, disminución de los pecados, defensa de las herejías, piedad de Dios para las almas y su santificación. El alma que se encomiende a María en el Rosario no perecerá. Quien rece el Rosario devotamente, y lleve los misterios como testimonio de vida no conocerá la desdicha.

Dios no lo castigará en su justicia, no tendrá una muerte violenta. Si es justo, permanecerá en la gracia de Dios, y tendrá la recompensa de la vida eterna. Aquel que sea verdadero devoto del Rosario no perecerá sin los Sagrados Sacramentos. Aquellos que recen con mucha fe el Santo Rosario en vida y en la hora de su muerte encontrarán la luz de Dios y la plenitud de su gracia, en la hora de la muerte participarán en el paraíso por los méritos de los Santos.

Paradójicamente, en el argot popular, en particular en el mundo de los jóvenes se califica a este como el mes de las brujas, en otros medios familiares e institucionales, se le clasifica como el mes de los niños o incluso de los brujitos, por aquello de los disfraces a los cuales acuden también los primeros el último día del mes. Bien sabemos que en el mundo se dan las dos situaciones contradictorias del bien y del mal.

Muchas sectas de carácter satánico, aprovechan la tradición para sus prácticas de “Idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas, acerca de las cuales, el apóstol San Pablo nos amonesta, como ya lo ha dicho antes a los Gálatas, que quienes practican tales cosas no heredarán el reino de Dios”: Octubre es un mes en el que se dice ‘las brujas’ hacen hechicerías; los grupos satánicos realizan cultos, a través de elementos como la ‘tabla ouija’ se obtienen posesiones y mediante la actuación de un sacerdote o pastor exorcista, se sacan espíritus que llegaron a algunos cuerpos a atormentar. Esto es una realidad indiscutible, así para muchos sea increíble.

Quedan entonces dos situaciones de la tradición cultural que pueden ser adoptadas para el bien en el primer caso sin exclusión, pero también para el segundo caso, ofreciendo a los niños una celebración sana con disfraces, elementos y prácticas que les permita cultivar sus mejores valores, antes que enfocarlos hacia la segunda de la brujería que solo podría procurar a la larga su propia destrucción. En esta elección, los padres de familia desempeñan un papel fundamental, en coordinación con sus formadores en el Colegio. ¿Rendir culto a Dios, nuestro Creador o al demonio, el destructor?


alarce_4@hotmail.com
alarce_5@yahoo.com

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net