l
Opinión / JULIO 04 DE 2019

Maestro: ¡Actualícese!

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La columna de Guillermo Salazar del 22 de junio es un claro ejemplo de la necesidad de un pensamiento riguroso y crítico para valorar la información que se encuentra en los medios. 

En esta época de falsas noticias y desinformación, más que nunca se requiere evaluar las fuentes de información y que, quienes están en los medios de comunicación, ofrezcan datos que pasen por el tamiz de la confrontación de datos y fuentes. Desafortunadamente el profesor Salazar no leyó mi columna del 9 de mayo de 2019, en la cual expliqué detalladamente la situación de los ranking universitarios y cuales son los que la comunidad universitaria considera como válidos. El ranking Sapiens se encuentra muy desacreditado y sus clasificaciones no pasan los estándares de calidad internacional. El ranking Sapiens utiliza Publindex y la plataforma Scienti de Colciencias como fuente de información y esto equivale, en cuanto a la ciencia internacional, a mirarse al ombligo. Tanto es así que son muy escasas las revistas nacionales que aparecen en Publindex y que alcanzan un cuartil 1 en los índices internacionales como Scimago o Web of Science. Publindex se ha convertido, al fin de cuentas, en un objeto de batalla para la mejora salarial de nosotros, los docentes de universidades públicas, más que en un indicador riguroso de la calidad de las publicaciones o productividad científica. De hecho la comunidad universitaria tuvo críticas muy negativas cuando el rector de la UTP apareció publicitando su ranking de Sapiens —ver: https://www.universidad.edu.co/las-universidades-clientes-del-ranking-sapiens-research/—. Quiero invitar al profesor Salazar y a todos los quindianos para que conozcan y valoren lo que se hace como investigación en la universidad del Quindío. Más que los rankings —en los cuales nuestros resultados son más que sobresalientes, especialmente en los últimos años— lo que se le pide a la universidad hoy en día es que transformen la sociedad. A nivel mundial nuestros indicadores muestran que los grupos de informática de la facultad de Ingeniería se destacan y los grupos de física hacen investigación de punta en nanotecnología y nuevos materiales. Tal vez esto no es conocido suficientemente y en la vicerrectoría de investigaciones estamos por ello trabajando en apropiación social de conocimiento. Los trabajos de investigación de la universidad del Quindío han transformado los criterios de calidad del agua en el país, así como también han aportado a nuevas recomendaciones para diagnóstico y tratamiento y medidas de salud pública en toxoplasmosis, criptosporidiosis, polio e influenza. Parece que al profesor Salazar no le gusta leer nuestras columnas y tampoco leyó lo que ha pasado en el hospital universitario San Juan de Dios gracias a la Uniquindío, lo que ha salvado muchas vidas —ver mi columna del 23 de mayo de 2019— y transformado la atención en salud. Los estudiantes de la UQ no solo reciben la formación en investigación como componente curricular sino que participan directamente en ella, es así como cada vez más los estudiantes de pregrado llevan a cabo proyectos en semilleros, que han sido tremendamente exitosos, obteniendo premios en certámenes nacionales e internacionales y pasamos de 1.181 estudiantes en 2018 a 1.400 en 2019, la vicerrectoría de investigaciones apoyó con más de 34 millones los proyectos de estudiantes de pregrado de semilleros. 


Jorge E. Gomez M.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net