Opinión / MARZO 20 DE 2020

Maltrato Animal

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

No facilitarle a la mascota el acceso a un sitio donde pueda satisfacer sus necesidades fisiológicas, poniendo en práctica la labor de dejar el sitio debidamente aseado. No proporcionarle el alimento adecuado y permitir que salga a la calle a obtenerlo.

Conocimos en días pasados, por información suministrada por LA CRÓNICA, que en virtud de la ley 1774 se ha creado a nivel nacional el Grupo Especial de Lucha contra el Maltrato Animal, Gelma, integrado por 38 fiscales a nivel nacional, 38 servidores del CTI y 44 agentes de la Policía Nacional. Con la materialización del control y castigo a la vieja y cruel práctica de maltrato a los animales, se tornen a cero los incidentes reportados, que para el caso del Quindío alcanzan 30 desde el año 2016.

Obviamente que en dicha cifra no están todos los que son, porque solamente refiriéndonos a las mascotas más comunes, perros y gatos, son múltiples los casos de maltrato que se observan a diario, por parte de sus dueños, así como por terceros.

Define la ley 1774 que los animales son “seres sintientes” y que como tales deben recibir especial protección contra el sufrimiento y el dolor, en especial los causados directa o indirectamente por los seres humanos. Por esta razón hemos considerado prudente puntualizar en algunos de sus apartes, para que nuestra querida ciudadanía adquiera la conciencia pertinente y enseñe a los niños sobre las prácticas que constituyen maltrato animal:

No facilitarle a la mascota el acceso a un sitio donde pueda satisfacer sus necesidades fisiológicas, poniendo en práctica la labor de dejar el sitio debidamente aseado. No proporcionarle el alimento adecuado y permitir que salga a la calle a obtenerlo. No tenerle al día su plan de vacunación contra enfermedades infectocontagiosas, control de parásitos internos y externos y las prácticas de aseo general como baños oportunos, cortes de uñas, peluqueada, etc. Encerrar una mascota por largos periodos en un lugar que por sus condiciones físicas de iluminación, ventilación, irradiación solar, frío o calor, falta de alimento y agua, afecten su estado de ánimo, su salud o su temperamento.

También constituye maltrato abandonar una mascota.

Yo llamaría maltrato ambiguo, aquel que comete el propietario de una mascota cuando la lleva a una guardería sin indagar por el trato que le van a dar, la comida y los cuidados que le van a proporcionar y, aquel que comete el dueño de la guardería, al comprometerse a tener la mascotica en óptimas condiciones pero no cumple.

Es también maltrato el hurto de mascotas para someterlas a reproducción por varias veces con fines de negocio y luego abandonarlas sin ninguna consideración.

Finalmente, someter las mascotas a escuchar el estruendo de los artefactos pirotécnicos, entrenarlos para que participen en riñas con sus semejantes, realizar rifas de mascotas sin conocer si el beneficiario del premio sabe, conoce y entiende lo que es una mascota y cómo se debe manejar, es y será siempre maltrato animal. 

 

Fernando Tafurt Ríos 

 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net