l
Opinión / OCTUBRE 03 DE 2018

Mi hijo perdió materias en el colegio

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Estamos finalizando el año. En la mayoría de colegios del departamento llegaron al último periodo académico. Los padres y los maestros están muy preocupados por las pérdidas y por las dificultades de los niños, hay algunos que han perdido varias materias y no saben si lograrán pasar.

Cuando un paciente tiene un problema de aprendizaje es importante indagar sobre el origen del mismo, ya que puede ser: 

1. Malestar en la conducta o las emociones.
2. En el proceso motivacional.
3. Desarrollo de las funciones mentales.
4. Desarrollo de las funciones de rendimiento académico —lectura, escritura y aritmética—.

De los casos que se atienden con este tipo de problemáticas, la mayoría tienen que ver con malestar en la conducta que afecta la respuesta del niño y por ende su proceso motivacional intrínseco, en este tipo de casos encontramos que la familia aporta parte del proceso y reorganizando algunas funciones normativas familiares se logra compensar las dificultades, en algunos casos se requiere intervención psicológica individual con el niño.

Desde los casos que tienen que ver con el proceso motivacional encontramos que se dan problemáticas por acoso en el colegio, dificultades en la relación con los compañeros y pares o rechazos frente al contexto escolar, en estos casos se debe tener en cuenta la importancia del manejo en el mismo colegio y asesoría frente a las estrategias de afrontamiento de las situaciones y la inteligencia emocional para contrarrestar los pensamientos negativistas.

Cuando las problemáticas tienen que ver con procesos funcionales —atención, memoria, percepción, motricidad o espacialidad­— es recomendable un proceso terapéutico encaminado en el desarrollo y fortalecimiento de estas bases funcionales e incluso puede llegar a requerirse adaptaciones curriculares en el colegio para ayudar al paciente a compensar las posibles dificultades.

Por otro lado, si la problemática tiene que ver con dificultades en las funciones de rendimiento académico, estas deben ser evaluadas e intervenidas con refuerzos según las puntuaciones objetivas.

Cuando nuestros hijos empiezan a perder materias en repetidas ocasiones debemos plantear evaluaciones objetivas con pruebas neuropsicológicas que permitan la identificación de las causas para generar programas especializados de intervención y permitir el avance adecuado y el desarrollo esperado.
 

www.davidcubillos.com.co


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net