l
Opinión / MARZO 03 DE 2023

Mutis en los Andes del Quindío

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Durante la permanencia de Mutis en Mariquita visitó las minas de oro y plata de esas regiones, y entre ellas el Real del Sapo, y descubrió al pie de los Andes del Quindío la mina de sulfuro de mercurio, situada en el tajo de un torrente que desde entonces se llama quebrada del Bermellón, que corre cerca de Ibagué viejo, entre el nevado del Tolima y el río Saldaña.

El Camino del Quindío circundado por territorios de extraordinaria biodiversidad, (flora y fauna), y asiento de minas de oro y plata, fue de ingente interés desde la Conquista, la Colonia, la Independencia y la Republica.  Su ubicación y concurrencia de caminos desde la época prehispánica, lo hicieron de indiscutible importancia.

Fue transitado por militares, expedicionarios, y sabios como José Celestino Mutis, quien estuvo en el río Bermellón buscando sulfuro de mercurio y clasificando su flora y fauna, antes de instalarse en la población de Mariquita, como director de la Real Expedición Botánica (el río Bermellón, llamado así por los españoles a causa de la gruesa pinta de cinabrio que dejaba en la batea proveniente de la erosión de las aguas sobre los ricos yacimientos que existen en sus cabeceras).

En el año de 1777, Mutis se había dedicado a la minería en el Real del Sapo, ubicado cerca a la población de San Luis, en la provincia de Mariquita. En ese lugar fue contactado por el virrey para el encargo de la dirección de la Real Expedición Botánica, motivo que lo llevó a trasladarse a Mariquita, población designada como eje de actividades de la expedición, y elegida por su privilegiada situación geográfica (limitada por el remate de los Andes del Quindío, y el valle del río Magdalena), zona de inmenso potencial biodiverso, suscitado en su variedad de pisos térmicos.

Durante siete años, enfocó a sus correrías examinando la vegetación de los Andes del Quindío y del río Magdalena y sus tributarios, hasta 1790, en que dejó de residir en Mariquita y se trasladó a Bogotá.

Fuente: Por Florentino Vezga. La Expedición Botánica. Biblioteca Aldeana de Colombia. Publicaciones del Ministerio de Educación Nacional. Editorial Minerva, S. A. 1936. Pág. 36


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net