l
Opinión / OCTUBRE 26 DE 2019

Reflexiones de alto vuelo

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Cuando una aerolínea decide aterrizar en un destino, sea cual fuere su vocación —turístico, de negocios o combinado como es el caso Quindío—, lo hace para perpetuarse o por lo menos quedarse unos años. 

Este, sin embargo, no ha sido el caso para el Quindío, en donde hemos visto llegar un sinfín de aerolíneas nacionales y foráneas, cada una con poco tiempo de permanencia. En los últimos diez años de operaciones aéreas desde y hacia el aeropuerto El Edén, hemos sido testigos de muchas operaciones que de la misma forma que han aterrizado, han levantado vuelo. 

Spirit Airlines ha mantenido una operación constante con su vuelo directo desde Armenia a Fort Lauderdale, teniendo niveles de ocupación bastante aceptables, al punto tal que al momento operan tres frecuencias semanales. Mi única observación es que estos vuelos en su gran mayoría transportan un turismo llamado ‘étnico’ —el que hacen los colombianos hacia su país de origen— y que a la postre no impactan mucho las ocupaciones de los alojamientos de nuestro destino, pues es bien sabido que los que vienen van para el ‘hotel mamá’ o ‘abuelita’. 

Este modelo se podría revertir si los manejadores del turismo local, de la mano de la división de marketing y comercialización de la aerolínea, llevasen a cabo acciones conjuntas para incrementar el volumen de viajeros extranjeros que demanden alojamiento; una forma de sacarle partido a estos vuelos. 

Cuando Tiara Airlines, de bandera arubeña, decidió volar desde la isla a Armenia, el vuelo inaugural fue recibido con bombos platillos y condecoraciones por parte de un mandatario de turno que sacaba pecho diciendo que, debido a su gestión, había logrado traer esta aerolínea. 

Una aerolínea, cualquiera que sea, decide volar a un destino si existe una demanda garantizada, la cual se corrobora con estudios de factibilidad hechos por ellos con la ayuda de los empresarios locales duchos en el tema. No hay de otra y por eso difícilmente podemos creer que sea por influencias de x o y persona (s). Hemos perdido oportunidades con Tiara, Air Panama y otras tantas por no haber hecho la tarea como ha debido ser. Perdemos opciones de generar multidestino para turistas que en este caso llegaban a Aruba y a Panamá, a esto le llamamos los que hemos trasegado por años en estos vericuetos del turismo: ‘inteligencia de destino’.

Regresa Easyfly, lo expreso en mayúscula: ¡bienvenidos de nuevo! Ojalá esta vez sea para quedarse. Estoy seguro que ellos ya han hecho su tarea de marketing, ahora hagamos la nuestra, que es mirar más opciones: viajeros de reuniones, grupos especiales, etc. Es hora de ir auscultando conjuntamente con los colegas de Cartagena la posibilidad de crear un multidestino con ellos; los viajes de incentivos con esta opción Cartagena/Eje Cafetero son más atractivos para los turistas internacionales que compran Cartagena . No olvidar que la comercialización/promoción tiene que generarse desde el mismo origen de los turistas.

Breves del Quindío: Mañana, que sean elegidos los mejores a ver si cambiamos este destino de una vez por todas.

Hasta la próxima, 

ivanres49@hotmail.com


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net