l
Opinión / JUNIO 16 DE 2020

Se arrienda, se vende

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Poco a poco vemos cómo el mundo regresa a una seminormalidad y los países comienzan a reducir los contagios y muertes a niveles mínimos. Para el caso de Europa, la mayoría de países han levantado sus restricciones fronterizas y han reabierto sus fronteras a pasajeros de la zona Schengen en especial en países como Reino Unido, Suiza, Noruega, Islandia y Liechtenstein.

 

Otros como Grecia han eliminado la mayoría de restricciones a los vuelos internacionales con la intención de atraer turistas, aunque con salvedades para algunas regiones y viajeros procedentes de los aeropuertos de la lista de la agencia de la UE de seguridad aérea, Easa, que tienen riesgo de transmisión. En Colombia se han decretado medidas que van permitiendo poco a poco volver a la seminormalidad, como el regreso a clases en agosto, para 10 millones de estudiantes de preescolar, primaria y secundaria. Así como el inicio en las diferentes universidades y sitios técnicos. 90 municipios que no han presentado casos de coronavirus inician su proceso de desconfinamiento y dejan el aislamiento preventivo obligatorio y en las próximas semanas el resto del país, a excepción de las zonas con indisciplina donde hay los mayores focos. Hasta que se reduzcan los contagios. En las principales ciudades se han comenzado a abrir la mayoría de centros comerciales. Se han reabierto 15 reglones productivos, generando empleo e insuflando dinero a la economía regional, aunque en forma muy lenta. Ya se viene trabajando en la apertura de los vuelos nacionales e internacionales, lo cual permitirá poco a poco generar negocios y tráfico de turistas. 

El Estado y los ciudadanos debemos darnos cuenta cómo convivir con este virus y el mundo lo viene haciendo muy bien. Pero la tempestad generada por la naturaleza poco a poco nos deja ver los estragos que han quedado después de tres meses. Según la Andi la producción industrial tuvo una caída del 35 %, la peor en 30 años y se requiere un esfuerzo del Estado para mantener la sostenibilidad de las empresas. Mientras las ventas reales descendieron a -35.9 % y el personal ocupado a -7.8 %, lo cual muestra un gran golpe al aparato productivo de Colombia. Según la Superintendencia de Sociedades, por culpa de la pandemia 68 sociedades han cerrado o usaron el proceso exprés de insolvencia, 25 % del sector de servicio, 33 % del comercio y 17 % del manufacturero. Hoy, al menos 50.000 bares y más de 44.000 restaurantes legales que emplean a unas 850.000 personas están a la deriva y un buen número ha tenido que cerrar. 

Es el momento del liderazgo y del impulso del desarrollo industrial, agroindustrial, turístico y comercial de nuestra región. El reto de los gobernadores y alcaldes es la generación de empleo y el desarrollo industrial del campo, los cuales serán el medidor de su labor.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net