l
Opinión / ABRIL 13 DE 2024

¿Ser malo es bueno?

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Dicen que “La única diferencia entre un día bueno y un día malo está en la actitud con que se asuma la situación”. Contar con el apoyo de un buen amigo o de alguien en quien confiar es de absoluta motivación, pero realmente desde acá genero 2 preguntas que dan pie a esta columna. ¿Tienes en tu vida una persona de absoluta confianza? ¿Alguien en quien poner las manos en el fuego sabiendo que no tiene un guardado que pueda deteriorar la gran imagen que has creado? Es que últimamente he estado con demasiadas preguntas en mi cabeza y de alguna manera este espacio me ayuda a exorcizarlas y esperar de alguien la repuesta. Si ves una persona cometiendo un error o “ganándose” una infracción en la ciudad y haces algún comentario pasas a ser el malo o el sapo y quien falla el pobre maltratado  o sea “el bueno”. Si cualquier persona con un cargo visible en la sociedad hizo una promesa o un acuerdo, no lo cumple y con el derecho que tienes a aprovechar cualquier espacio se lo preguntas, pasas a ser el verdugo por poner en evidencia una mentira y este refugiado amigo entre sus masas protectoras se convierte en el cuestionado y eso lo hace el bueno porque quienes lo circundan te tratan como traidor y tu pierdes tu derecho por malo. Si eres educador y pones en evidencia la pésima educación de cualquier alumno que llega a tus clases y como está de moda hablar de los traumas o situaciones que trae la persona de su crianza entonces al tratar de corregirlo pasas a ser el malo por proponer de manera evidente la necesidad de cambio del estudiante y este proyectante a ser un desafío para la sociedad se convierte en el necesitado lo cual lo hace desafortunado y así pues el bueno de esta historia alcanzando hasta el despido del docente por ocupar su tiempo en ayudarlo entonces esto hace que; Cuando alguien está accidentado nadie lo ayude porque si te involucras puedes salir juzgado, si un niño está perdido y solo en la calle y lo quieres apoyar, sus padres pueden determinar que fuiste quien lo raptó y tenga su carcelazo así que mejor ni ayudarlo y así tantas y tantas historias donde ahora justificamos los actos, sus actores y desfalcos. 

Ralph el demoledor dice: “Soy malo y eso es bueno, yo jamás seré bueno y eso no es malo. No hay nadie quien quiera ser además de mi” y esto es suficiente para entender que son muchos los que son felices faltando a la real necesidad que se requiere para que las cosas funcionen mucho mejor. Matar a alguien es algo malo, pero para el sicario es cumplir su mandato y eso lo hace bueno en su “trabajo”. Cada momento tiene su realidad y perspectiva, cada cual justifica sus actos; Lo que tal vez puedo suponer es que se ha perdido la vergüenza y eso hace que deba entender que, conducir en estado de embriaguez y asesinar a alguien que estaba en ese momento cerca no es malo y que destruir una familia acabando con su ser amado tampoco porque nunca fue el objetivo sino un suceso desafortunado así mismo debe dejarse pasar y ya, porque es mejor así. Sin preocuparnos. Aunque yo si digo que la ley debe ser absolutamente contundente y quien hace daño merece el mismo pago. La ley de Talión exige: “Un castigo igual al crimen cometido” y considero que esa reciprocidad no devuelve y repara el verdadero daño causado pero el fresquito en el alma da una paz que pocas personas entenderán o tal vez solo suceda si es a ellos los que les sucede algo malo y otros lo hacen parecer bueno. ¿Será que, por escribir esta verdad, soy malo?


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net