Opinión / NOVIEMBRE 07 DE 2022

Tiempo para soñar

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Concluyó La Voz Senior, que realiza audiciones para identificar a cantantes adultos mayores, que interpretan diversos géneros. 

Son emotivos los momentos en los cuales reciben la invitación a participar. Se trata de hombres y mujeres con talento, que por situaciones de la vida tomaron otros caminos, algunos se dedicaron a trabajar para proveer a sus familias y cambiaron los micrófonos y escenarios, por cocinas, cabrillas, labores de cosecha y hornos para asar arepas en alguna esquina.  

Muchos renunciaron voluntariamente a la búsqueda de la gloria, por perseguir la subsistencia y guardaron sus anhelos en un cofre de silencio, para dedicarse a fortalecer las alas de los sueños de hijos y nietos. Detrás de cada voz, cada nombre, cada vida, hay una historia de amor, coraje, desafíos y renuncias. 

Y de pronto, a sus 70, 80 y ¡hasta 95 años!, como es el caso de Nubia Ibeth Cadavid, que fue una de las tres finalistas, de nuevo brilla la ilusión y surge la oportunidad. 

Resultó ganador José Inocencio Trejos González, con 72 años de edad, enfermo de parkinson y portador de una voz dulce, melodiosa y romántica. Con el entrenamiento de la artista Kanny García, superó las etapas del proceso hasta llegar a la final, acompañado por dos damas con talla para desenvolverse en los mejores escenarios del mundo. 

Fue Chencho (así llamado cariñosamente) quien conquistó el galardón, ganando primero el corazón de los colombianos, pues en la recta decisiva, era el voto del público el definitorio. 

Manifestó: “Pregoné mi condición de salud, no para causar dolor, sino para animar a quienes han desarrollado esta enfermedad y demostrarles que esta no es disculpa para desempeñarse en la vida”. Se ha convertido en referente y fuente de inspiración para muchos, que con hilos de plata en sus sienes y vivencias acumuladas en la memoria, tienen en él una prueba de posibilidad.  

Siempre es tiempo para soñar, no es tarde jamás… mientras exista vida, hay opciones. 

De muchas cosas hermosas que tiene el concurso, la más importante es esta: motivar a los que han acumulado décadas sobre la piel, para que al respirar profundo, retomen nuevas fuerzas y se animen: a levantar la voz para interpretar un bolero, abrazar ese instrumento que siempre quisieron interpretar, bailar esa melodía que quedó guardada, escribir esas páginas que llevan años escondidas en el pensamiento, realizar el viaje aplazado… A vivir, mientras el corazón palpite… 

Luis Ancízar Muñoz Henao, manizaleño con 80 años de edad, esposo, hermano, padre y abuelo, manifestó con entusiasmo en la mañana del domingo: “Recién estoy empezando a vivir”, tiene razón, pues cuando se tiene gratitud por existir, cuando se aprecia cada bocanada de aire y cada sorbo de café, cuando se experimenta el placer del agua acariciando la piel, cuando todavía se percibe la belleza… Cada amanecer es un comienzo y una oportunidad.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net