l
Opinión / JUNIO 12 DE 2024

Tres puntos claves de la relación     

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

De las muchas facetas a tener en cuenta en una relación de pareja, hay 3 que son fundamentales y hacen parte del proceso constitucional, es decir si estos factores fallan es posible que la relación se quiebre y tienda a su terminación.  

El primer punto es el amor, sin duda alguna esta palabra enmarca la energía misma de la relación, la forma simbólica en la que me conecto con el otro y la fuerza invisible que ayuda a ver lo que es el otro. Cuando amamos no solo sentimos algo, no es solo emoción, es expansión de la energía para conectar con la energía del otro, es decisión, es madurez.  

El segundo punto es la sexualidad y la construcción de un proceso sexual acorde a cada pareja. La cultura nos ha hecho construir acuerdos monógamos donde hay una creencia irracional que prima: “mi pareja es mi propiedad y solo yo la puedo tocar”. Esto ha permitido que en la mayoría de los casos se de infidelidad, se den procesos de maltrato y se traicione el mismo acuerdo. No podemos seguir en una cultura monógama que busca engañar al otro porque el simple engaño acaba con lo más valioso que es el amor y la conexión.  

En este punto la pareja acuerda sus propias reglas desde la concepción de no hacerle al otro lo que no quieres que te hagan y de poner el amor primero. En este sentido es más fácil ser cómplices y comprender que todas las relaciones son diferentes y que podemos en algunos casos tener flexibilidad sexual si hemos logrado llegar a aceptarla y esto hace que estemos cómodos y disfrutemos.  

La sexualidad en la relación es tan importante, pero no es solo el acto penetrativo. La sexualidad implica morbo, ternura, caricias, besos, abrazos, es no dejar que los cuerpos se aíslen y pierdan el contacto. Muchas parejas a través del tiempo permiten que sus cuerpos tengan una distancia que realmente es muy negativa, dejan de tocarse y acariciarse, no vuelven a besarse y no vuelven a tener sexo. Tal vez esto si permite que esa distancia física rompa la energía del amor y dejemos de encontrar al otro como sujeto y al hacerlo dejemos de entender al otro como nuestro compañero de viaje.  

Sentémonos en pareja y hablemos de este tema sexual, entendamos más los gustos y fantasías del otro, hagamos juegos, seamos morbosos con nuestra pareja y sin importar la fase en la que estemos no dejemos perder el contacto físico.  

Algunas personas se enfocan en los hijos, en el trabajo, en el problema y dejan la sexualidad a un lado como si esto pudiera esperar, dejan de conectarse físicamente y simplemente un día se dan cuenta que el cuerpo de su pareja ya es desconocido, en olor, en forma, en percepción táctil.  

Es por esto que desde el tercer punto que es la comunicación podemos asumir una sexualidad acorde a las necesidades de los dos y hacer sin duda que se dé de la mejor forma para cada uno.  

Comunicar es entender, es escuchar, es no juzgar ni hacer chantaje emocional. Comunicar sin duda siendo empático con el otro.  
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net