l
Opinión / JULIO 24 DE 2023

Verde que te quiero verde

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

En mis tiempos de estudiante rufinista, uno de mis poemas favoritos para declamar, era el de García Lorca ‘Verde que te quiero verde’. Muchos años después ese color lo captó el partido surgido de la alianza entre el partido verde y el progresismo de Petro. Como fundador de esa alianza en el Quindío, tuve el honor de dirigirla. Convencido de sus principios y sus banderas fundacionales me tocó con el PTC, defender la Alianza Verde Quindío, de la invasión fucsia con su alfil Orlando Mosquera, el nefasto traficante de votos. Como en la canción de Pablo Milanés, Años, el tiempo pasa, y con el paso del tiempo el verde de la Alianza se destiñó y sus dirigentes ignoraron el clamor social, y permanecieron como en la canción del inolvidable Víctor Jara Ni chicha ni limoná, en un centro insulso, tirado a la derecha.

El estallido social fue el escenario en que la Alianza le dio la espalda al grito nacional que clamaba por el cambio. Esa Alianza no se inmutó ni por los muertos, ni por los ojos extirpados, ni por los jóvenes enjaulados, ni por las lágrimas lloradas, ni por los sueños cercenados, esa Alianza desteñida prefirió irse a manteles con el presidente victimario, a estar con el clamor social, como dice García Márquez en Crónica de una muerte anunciada, hay que estar del lado de la víctima. En el Quindío, la Alianza debiera aprender a leer, para leer el momento actual y con el Pacto histórico, aunque en algunas regiones el verde decoloró en fucsia, aprovechar esta oportunidad única e irrepetible de ganar las elecciones regionales. La Alianza en el Quindío no quiere tener sentido común.

Es inconcebible lo que le hacen al comité de Circasia, el único municipio que en el Quindío tenía un comité municipal constituido, porque ni siquiera hay un comité departamental legítimo. Violentaron al comité de Circasia que trabaja con alma de hormiga y corazón de Quijote, y que como en el poema de García Lorca, el verde es su razón de ser. El club de amigos, autodenominado comité departamental Verde, impuso a Luisa Fernanda López como cabeza, desconociendo el trabajo de las hormigas verdes de Circasia, en una lista donde nadie quiere a la concejal, esto obligó a que la lista verde de Circasia en pleno girara hacia Independientes del muy buen alcalde de Medellín, Daniel Quintero, renunciando al verde de su corazón. Los cálculos que hacen los nuevos independientes de Circasia les indican que van a lograr dos concejales. 

El verde de la Alianza se destiñó tanto, que derivó en un fucsia que muy bien le sienta en algunas regiones, como en Boyacá a Carlos Amaya, y hacia el uribismo, como los ocho años que lleva el concejal verde de Filandia,  haciéndole creer a los parroquianos que lleva el verde en su corazón uribista. Las indecentes Alianzas del Verde con el Uribismo y Cambio Radical me hacen pensar que están muy de acuerdo con la maléfica propuesta de Vargas Lleras. 
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net