Inicio / Cultura / ABR 19 2020 / 2 meses antes

El Patrimonio Cultural de Armenia, desde la lente de su POT 2009 – 2023

Favorito

Autor : Por Roberto Restrepo Ramírez

El Patrimonio Cultural de Armenia, desde la lente de su POT 2009 – 2023

La apropiación, valoración y recuperación de la cultura sólo será referente de transformación, cuando las fuerzas cultura estén al alcance de todos los gestores y creadores.

Cuando en la ciudad, en su ordenamiento administrativo, existe una entidad descentralizada encargada de regir lo que tiene que ver con políticas culturales para la inversión de los recursos públicos, los lineamientos de dicha cartera deben ser pensados con responsabilidad social, y a través de estas políticas, generar procesos que permitan el desarrollo de la ciudad.

Una entidad como la Corporación de Cultura y Turismo en Armenia, Corpocultura, debe tener una ruta que vea con respeto todo el patrimonio con el que cuenta la ciudad y tiene la obligación, por lo menos moral, de propender por la protección del mismo. Vendría la pregunta de qué podemos llamar patrimonio, y en ese caso se puede acudir al Plan de Ordenamiento de Ordenamiento, POT, de Armenia 2009-2023, donde efectivamente se da cuenta de un listado de lugares y entidades que la ciudad ha validado como patrimoniales, y que ha enlistado después de muchos procesos realizados desde el mismo concejo municipal.

Recomendado: Municipios podrán dar subsidios de hasta el 80 % a estratos 1, 2 y 3 en servicio del agua

En este listado se tiene un primer argumento que permite una ruta para una parte de lo que Corpocultura debe proteger, una ruta que genera argumentos en equidad para invertir en cultura, partiendo de lo más relevante, hasta llegar a todos los niveles posibles. Es que por algo y para algo se hacen estos ejercicios, en los que se concluye qué es importante para una ciudad, qué le apunta al desarrollo de la misma y es evidente que durante su realización aparecen planes de ordenamiento territorial, hojas de ruta en todos los temas que determinan el mapa para la construcción de una mejor ciudad.

Se habla en el POT 2009 – 2023 “Armenia una ciudad de oportunidades para la vida”, de un componente estructurante de Patrimonio Cultural, a partir de “tres puntos más importantes, a la luz del desarrollo territorial”, que son arquitectura, historia y arte.

También se refiere el POT a “las particularidades, tanto locales como del municipio y la ciudad en su conjunto” y además se sugieren “avances significativos en el campo de la organización y el desarrollo de la cultura denominada popular”.

Todo lo escrito y mencionado, así como lo sugerido hacia futuro, como una “Armenia vista desde la ingeniería y el urbanismo, desde la topografía y la arquitectura, desde la economía y la cultura”, se presenta en un documento que puede ser esperanzador. Pero no es el referente de la realidad democrática. Porque falta un elemento destacable, el del Patrimonio Vivo y no sólo el del patrimonio material o inmaterial, tangible o intangible, o como se quiera denominar.

El Patrimonio Vivo es la llama de la cultura. Es la expresión de las manifestaciones y los procesos del arte y la cultura. Es la partida y la llegada al conocimiento de la arquitectura, la historia y el arte de un conglomerado. Es la voz del pueblo, desde la dinámica del Consejo de Cultura. Es el verdadero desarrollo de la cultura popular.

Armenia debe verse no sólo desde su Patrimonio Urbano, también debe verse desde su alma rural y campesina. Cuando se habla de transformación, se refiere ello a verse desde su pasado arqueológico y desde el proceso de colonización que no es sólo de “arquitectura antioqueña”, como lo consigna el POT, sino que ella y sus variaciones son el producto de interacciones sociales e históricas desde lo caucano, lo caldense y de otras regionaes de Colombia.

El patrimonio cultural de Armenia debe ser protagonista de un escenario participativo. Por eso no se ve bien que completemos – desde el año 2000 del posterremoto – una repetitiva presentación de propuestas o de presuntas acciones de reconocimiento de los bienes y manifestaciones culturales, sin que se vean resultados transformadores.

Ver también: A los indígenas los está matando el olvido

Invito a la directora de Corpocultura, quien a través de sus intervenciones públicas ha demostrado sus ansias de trabajar en pro del sector artístico y cultural, a que se distancie de asesores de regular calidad interesados en la inmediatez, no en la proyección a largo plazo de la entidad, y por ende de la ciudad, en términos de desarrollo cultural. Le recomiendo que mejor adopte como hoja de ruta el POT 2009-2023 para su gestión de los próximos 4 años, y conozca aquellos lugares e instituciones que en este documento fueron enlistados como patrimonio de Armenia. Le aseguro que hacerlo le permitirá a usted y al alcalde darle un necesario giro a la entidad que dirige.

Las acciones de apropiación, valoración y recuperación del Patrimonio Cultural de la ciudad sólo serán referentes de transformación, cuando las fuerzas de la cultura – a través del proceso participativo de convocatorias dignas de concertación y estímulos – estén al alcance y a la altura de todos los gestores y creadores, con honestidad y transparencia.

 



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net