Inicio / Cultura / ABR 12 2020 / 3 meses antes

El periodismo regional en la actualidad

Favorito

Autor : María Camila Hernández Toro

El periodismo regional en la actualidad

"Se abre un debate sobre la conveniencia de ingresar a una carrera que no tiene tanta demanda en el mundo laboral, pero sí una buena oferta para estudiar en ella".

En la actualidad, el periodismo y los medios de información evolucionan. En el Quindío la oferta laboral para los comunicadores sociales y periodistas no es igual que la demanda. Una de las posibles soluciones que pueden encontrar los profesionales en este oficio es la virtualidad, que atrae a gran número de espectadores gracias a la diversificación de temáticas que surgen dentro de ella. Diferentes medios de comunicación han creado plataformas y contenidos audiovisuales para no quedarse atrás en la carrera de la era digital; esto ha generado problemáticas como las noticias falsas, el dilema de la poca credibilidad y la pérdida de la ética profesional.  

Al aventurarse en el periodismo, algunos lectores son sorprendidos por las historias de Doce cuentos peregrinos, los retratos fotográficos de Federico Ríos en Verde tierra calcinada o la permanencia en la memoria de las letras afiladas de María Jimena Duzán y la voz profunda de Diana Uribe. Motivados por las distintas formas e inclinaciones del periodismo, varios individuos deciden iniciar el recorrido de más o menos 5 años en alguna universidad, trayecto constituido por asignaturas teóricas o prácticas, llenas de entrevistas, tipos de fuentes y planos fotográficos. En cierto punto del camino se experimentan dudas: ¿lo que se está estudiando será útil en el futuro?

En el departamento existen 2 universidades que ofertan el programa de Comunicación Social-Periodismo: la Universidad del Quindío y la universidad La Gran Colombia, ambas con mallas curriculares diferentes. La primera hace énfasis en comunicación organizacional, para desarrollo y medios; la segunda está enfocada en la creación de contenidos digitales y de empresas. En la Universidad del Quindío, cada semestre, se inscriben 166 personas en promedio y solo ingresan 50. En vista de ello, este fue uno de los motivos que impulsó a La Gran Colombia a ofertar el programa.

Cabe señalar que, según investigaciones realizadas por la Universidad del Quindío para el proceso de acreditación 2019, cada año se gradúan de Comunicación Social-Periodismo aproximadamente 30 y 35 estudiantes, de los cuales 10 ejercen dicha profesión y en su mayoría en el sector educativo. Según Lina María León Cárdenas, directora del programa de la Universidad del Quindío, “una de las causas de la poca productividad de los egresados es que no encuentran formación posgradual”, pero parece que los motivos sobre la productividad de los egresados no están relacionados directamente con sus estudios adicionales.

Por otro lado, en la consideración de muchos periodistas el paso a la virtualidad es una opción para no depender de la publicidad y obtener ganancias de las suscripciones y el contenido visualizado en línea. Entonces, distintos medios de comunicación crearon diferentes piezas audiovisuales en canales de YouTube, códigos QR, podcast, entre otros, para así atraer diversas audiencias. Por ejemplo, medios como LA CRÓNICA DEL QUINDÍO han elaborado secciones digitales para asumir el cambio, mientras que El Quindiano y 180 Grados Quindío son portales web nacidos en este boom tecnológico. Ciertamente, el carácter del periodismo conserva su importancia en la virtualidad, idea que Rubiela Tapazco Arenas, periodista regional con más de 40 años de experiencia, comparte y amplía así: “Los medios virtuales enriquecen el periodismo mientras no se pierdan los valores y principios que lo rigen (la objetividad y la ética profesional). Las noticias, sin un periodista que haga un filtro, contextualice la información, la elabore y finalmente la emita, no son nada”. Aún con todo, no es seguro si los medios virtuales serán una solución a la poca oferta laboral de los egresados en el departamento, dado que las personas aún no están acostumbradas a pagar por el contenido en línea; en consecuencia, se observan las limitadas vacantes y contrataciones en una empresa informativa.

Por su parte, Miguel Ángel Rojas Arias, periodista de larga trayectoria, considera que “los medios de comunicación cada día emplean menos periodistas, pero cada vez hacen más relaciones públicas y menos periodismo”. Mirándolo así, la poca demanda de estos profesionales en términos generales y especialmente de aquellos distanciados de las relaciones públicas, como lo podrían ser los periodistas de investigación, son algunas razones de la escasa o nula vinculación a un trabajo estable, lo cual pone en duda si la virtualidad o los criterios de selección de nuevos profesionales son los factores que afectan la oferta laboral.

De todo lo anterior, se abre un debate sobre la conveniencia de ingresar a una carrera que no tiene tanta demanda en el mundo laboral, pero sí una buena oferta para estudiar en ella. En resumidas cuentas, Nathalia Baena, egresada del programa uniquindiano, comparte qué desafíos tienen las universidades en la actualidad: “a medida que van pasando los años todo va evolucionando: la tecnología, la forma en que contamos y recibimos historias. Las universidades deben ir evolucionando e ir mutando de la misma manera en que lo hace la tecnología y la sociedad. Los docentes deben transformar los conocimientos que van a dar a sus estudiantes para así motivar su aprendizaje”.

Con el auge de la virtualidad surgen las noticias falsas o fake news. El dilema de muchas redes sociales y páginas web es su bajo grado de credibilidad, debida a la sobredosis de información posteada y compartida, en su mayoría, sin tener en cuenta el emisor o el análisis de los datos. Por consiguiente, algunos miran con escepticismo la calidad de la información, mientras que otros se suman al declive en el número de espectadores. En estos tiempos, parece que muchas personas pudieran ser periodistas sin tener un recorrido profesional y un sentido ético.

El consejo dado por Rojas Arias es invertir en un buen equipo de trabajo para combatir las mencionadas problemáticas, pero ¿cómo se va invertir en ello cuando no se tienen las ganancias para la contratación de personal? Los medios de comunicación regionales han intentado estar a la par con otras empresas informativas, estableciendo un valor por sus contenidos. No obstante, aún no se sabe si las personas se muestran dispuestas a pagar por ello, cuando hay miles de plataformas que brindan su información sin ningún costo. Conociendo lo anterior, es incierto el panorama que enfrenta el periodismo. Existe un gran grupo de estudiantes que aspira verse en el presente o en un futuro no lejano ejerciendo la carrera por la cual pagaron y dedicaron tiempo, es por esto que tal vez la esperanza para esta profesión, llena de letras y rigurosidad, sea evolucionar y reconocer otros campos de acción.



Cuarentena y algunas canciones

Por Juan Felipe Gómez

Los días extraños de la cuarentena se suceden y a estas alturas ya todos habremos librado batallas inconfesables con el tiempo. Ahora que lo tenemos sin restricciones, paradójicamente nos cuesta saber qué hacer con él. Ahora el tiempo pesa, es como una presencia densa que acentúa al agobio del confinamiento. Lo miramos a la cara y nos devuelve una mueca de incertidumbre. En estas cotidianidades sin tregua cada quien adoptará o retomará rutinas y rituales que le permitan lidiar con el tiempo y reconciliarse con la vida, que de repente se nos muestra tan frágil. Lectura, escritura de un diario o poemas pandémicos, clases virtuales, parchís, aeróbicos, Tik Tok, Netflix, o simplemente mirar al cielo por la ventana: todas son opciones válidas. Y entre ellas la más noble y omnipresente: la música.

El tiempo y la música se llevan muy bien. El trío perfecto lo completa el oído ansioso de un melómano en cuarentena. Escuchar —con atención y deleite— canciones, álbumes y discografías completas es una de las maneras más gozosas de ganarle partidas al tiempo y sus aliadas tóxicas: la angustia y la desesperanza.

Aquí una breve lista de algunas de las novedades, clásicos y pasiones que han servido para burlar al reloj durante la cuarentena.

El 13 de marzo Fito Páez presentó su álbum La conquista del espacio. Muy en la onda de sus mejores trabajos de los noventa, en estas nueve canciones alterna lo más íntimo de sus letras y su sonido con miradas críticas a su entorno inmediato y las realidades del amor y el desamor. En La canción de las bestias, de las mejores del álbum, nos dice Páez: “La pregunta es: ¿cómo creen que se puede arreglar / un mundo donde todos llevan la razón?”.

También lanzado en pleno inicio de la cuarentena, I Am Not A Dog On A Chain, el nuevo álbum de Morrissey, exlíder de The Smiths, lo encumbra como una leyenda viva que a los 60 años puede ponernos a pensar y bailar con un pop ambicioso, de sonidos progresivos y letras inteligentes. Sabrosísima What Kind of People Live in These Houses?

Una sola y torrentosa balada nos ha entregado Bob Dylan en plena cuarentena. El asesinato de JF Kennedy en el 63, su contexto y repercusiones son el motivo de esta pieza de 17 minutos que también incluye valiosas referencias musicales.

Cualquier álbum al azar de Rubén Blades, quien por cierto lleva un “Diario de la peste” desde su confinamiento en Nueva York, nos dará ratos de gozo salsero y deleite narrativo. Si de sentimiento se trata, el recientemente fallecido Luis Eduardo Aute nos dejó algunas de las más bellas canciones de amor de la música en castellano.

Un bonus track amoroso que seguramente muchos han recuperado tras el inicio de la cuarta temporada de La casa de papel es la versión que hace Berlín en su boda de Ti amo, de Umberto Tozzi. También hay placeres culposos en la cuarentena.


 



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net